ponce hilton and casino ponce hilton and casino, making money online advertising making money online advertising, leo symbol tattoo leo symbol tattoo, network marketing business model network marketing business model, how to make cash money how to make cash money, tinnitus natural cures tinnitus natural cures, herpes skin disease herpes skin disease, directions to foxwood casino directions to foxwood casino, ringing in the ears tinnitus ringing in the ears tinnitus, airbrush temporary tattoo services airbrush temporary tattoo services

La reflexión que proponemos gira en torno a las  últimas  leyes contra la violencia hacia las mujeres  que se han aprobado en América Latina y El Caribe, específicamente aquellas que promueven el feminicidio como figura penal.

Se llama feminicidio al asesinato de las mujeres solo por el hecho de ser mujeres, por su condición de género. El término (feminicidio y femicido), aún no reconocido por la RAE, se ha venido usando desde hace años por los sectores sociales que promueven especialmente la lucha contra la violencia hacia las mujeres. Pero ¿Qué implica que esta figura aparezca en explícitamente como tipo penal  en las nuevas leyes de violencia?

Abrimos un espacio de diálogo que comenzaron algunas especialistas referentes en la región.

¿Es conveniente contar con una figura penal sobre femicidio/ feminicidio?

 

SUSANA CHIAROTTICreo que en el momento actual, lo que nos lleva a plantearnos una pregunta como esta son tres cuestiones:

Imagen de: http://radiouniversidad.wordpress.com/

Susana Chiarotti Imagen de: Radio Universidad – FM 90.5

La primera, la indignación frente a los femicidios; la manera en que son abordados por los medios (crímen pasional); la impunidad quesigue a muchos de ellos; o la compasión con que los jueces tratan a los femicidas, como si fueran prisioneros de sus pasiones o del amor, en lugar de ser controladores iracundos frente a la pérdida del control o la propiedad de la mujer, entre otras cosas.

 

La segunda, es la angustia frente a la falta de políticas de prevención de los femicidios por parte del Estado. Muchas de las mujeres que han muerto por esta causa, habían denunciado agresiones con anterioridad y no se tomaron las medidas adecuadas para evitar riesgos mayores.

 

La tercera, es nuestro deseo, como feministas, de sexualizar el código penal (y el derecho en general), evitar la pretendida y en todo caso falsa neutralidad de la que se recubre y nombrar a las mujeres, al menos cuando las matan.

 

El tema es ver si poniendo un tipo penal nuevo en el código logramos solucionar esos problemas. ¿Cómo debería ser esa figura penal? ¿Cómo debería estar diseñada? Los tipos penales creados en Guatemala y El Salvador son tan complejos, difusos y difíciles de aplicar que solo garantizan que no se apliquen nunca, o escasamente. ¿Cómo sancionar a alguien por haber matado por odio de género o por misoginia, cuando el asesino asegura que  mató a su mujer porque la amaba? Y enfrente hay un juez patriarcal que simpatiza con ese pobre hombre…

Las salidas son varias: Una sería encontrar el tipo penal perfecto, pero no creernos que esa es la solución para los femicidios. El derecho penal se aplica cuando la mujer ya se murió y lo que queremos es evitarlos. Para evitarlos se necesitan medidas preventivas, escuchar y creerles a las mujeres; tener indicadores de riesgo, aplicarlos; garantizar la seguridad humana de las mujeres y muchas otras…

 

GIULIA TAMAYONo reduzcamos la discusión a  “una figura penal” sobre femicidio/feminicidio. Preguntémonos por el medio legal más eficaz para combatir la violencia de género.  Introducir una figura penal exige rigor y no acarrear impactos adversos para las víctimas cuyos derechos se pretende proteger.

Giulia Tamayo

Giulia Tamayo Imagen de: XXI CANTO A LA VIDA

Bajo el derecho internacional, los Estados están obligados a prevenir y sancionar la violencia de género, lo que incluye, por un lado, remover de su legislación penal los obstáculos que propician impunidad de los crímenes cometidos contra aquellas por el hecho de ser mujeres, y de otro lado, incorporar en el derecho interno las definiciones en materia de crímenes internacionales con los alcances que mejor cumplan con proteger los derechos de mujeres y niñas, entre ellos, el derecho de las víctimas a contar con recursos efectivos y a obtener reparación.

 

Ante patrones de especial preocupación, los Estados deben reforzar su respuesta bajo criterios de razonabilidad, proporcionalidad, idoneidad y eficacia. La legislación penal no debe establecer en sus definiciones elementos que:

 

  • impongan exigencias/cargas desproporcionadas para la persecución penal que propicien impunidad,
  • conlleven distinciones arbitrarias constitutivas de discriminación prohibida incluso por resultados,
  • recorten las definiciones y tratamiento que el derecho internacional contempla para los reconocidos como crímenes internacionales.

 

ANA CARCEDOContar con una figura penal que castigue el femicidio/feminicidio permite, antes que nada, visibilizar la existencia de estas muertes violentas de mujeres, sacarlas del anonimato de las estadísticas sobre homicidios, y llamar la atención sobre el carácter sexista de estos delitos. Se trata de resaltar que en estas muertes no es casual que quien muere sea mujer ni que quienes matan sean uno o varios hombres.

En definitiva, nombrando y penalizando el femicidio se abre la posibilidad de que la sociedad conozca y rechace ese tipo de violencia

Ana Carcedo Imagen de: Picasaweb.com

especifica que las mujeres vivimos por el hecho de ser mujeres en sociedades que nos discriminan. Se presenta, además, la oportunidad de que los imaginarios colectivos vinculen estas muertes violentas de mujeres con los procesos de control, abuso y agresión que muchas veces las víctimas de femicidio viven a manos de quienes finalmente las matan, entre ellos compañeros, excompañeros, padres, padrastros, familiares, pretendientes, vecinos, hostigadores sexuales, compañeros de trabajo, estudio, organización o iglesia.

 

Penalizar el femicidio obliga a los cuerpos judiciales a especializar su forma de investigar, perseguir y castigar este delito. Y este es un avance estratégico en el camino hacia la erradicación de la violencia contra las mujeres, ya que la impunidad es el caldo de cultivo en el que prolifera la violencia contra las mujeres y el femicidio.

One Response

  • Cristina Dell'Inmagine

    Sería importante que la figura del femicidio estuviera penalizada, básicamente por lo que representa y por las consecuencias que conlleva. Si pensamos un poco el femicidio es una de las tenebrosas formas en las que puede culminar una extrema situación de violencia familiar. Hay señales previas. Y no se confundan, no es que un día el señor se levantó distinto y la mató; previo al femicidio ocurren distintos episodios en el tan estudiado”ciclo de la violencia”, en una espiral descendente de la que solo se sale perdiendo, a veces la vida en si misma. Antes delk femicidio hay muchas muchísimas advertencias. Muchas señales a las que no se les da atención.Pero además de legislar es fundamental educar para desnaturalizar la violencia. Desde todos los ámbitos porque la violencia es una conducta aprendida, por lo tanto puede desaprenderse. La familia es la base de la sociedad y si la violencia familiar fuera aceptada socialmente estaríamos creando futuros “violentos”. El femicidio o feminicidio es la culminación dramática de una situación de extrema violencia familiar. Y no por casualidad matan a la mujer, y no solo a la mujer, sino a la madre. Los femicidios vinculados, loa hijod de estas mujeres que o quiere decideir
    La ley es imprescindible pero también es absolutamente necesario educar, a los niños, a los docentes, a los funcionarios y a todos los agentes de salud…. tuve la triste experiencia por ejemplo: de que en una Dirección de la Mujer la abogada (que se supone acompaña y es especialista en víctimas de violencia familiar) diga: “pero la violencia conyugal no implica violencia a los hijos…” Yo creo que los hijos que son testigos de violencia son víctimas.
    Es importatntísima la sanción penal. Pero también es importante la sanción social. Con el fin de que la palabra de las indefensas víctimas empiece a circular y sea valorada. Y me refiero a que en el Código Penal el abuso a la integridad sexual está penado por la ley, sin embargo padres a los que se les probó el abuso perpetrado están libres, en la calle y siguen engañando a incautos que creen en su buena fe. Siguen creando perfiles en face y engañan a todo el mundo.La ley 26485 en Argentina ya está reglamentada, pero nadie la aplica. La ley 12569 en Pcia de Bs As. también está pero depende de quien la deba aplicar…. Hay mucho trabajo por hacer.



Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>