Contenido

Índice de Desarrollo Humano
ODM
Índice de Compromiso Cumplido
Participación Política
Economía y Pobreza
Salud
Educación
Violencia
Esfuerzos legales


Honduras


Índice de Desarrollo Humano (IDH)


Elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el IDH constituye una medida básica de comparación para evaluar los avances de todos los países del mundo en algunas dimensiones relevantes del desarrollo humano como son la esperanza de vida, la alfabetización de adultos, la matriculación combinada primaria, secundaria y terciaria y el PIB real per cápita.

El IDH se mide en una escala de 0 a 1, y a partir de esa escala se consideran tres rangos de desarrollo humano: a) desarrollo humano alto, cuando el valor del IDH en una región o país es mayor o igual a 0.80; b) desarrollo humano medio, cuando el valor del IDH está entre 0.50 y 0.79; c) desarrollo humano bajo, cuando el valor del IDH es menor a 0.50

Según el Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2006, Honduras se encuentra en la posición 117 entre 177 países (con un valor de 0,683) entre el grupo de países con desarrollo humano medio, siendo uno de los más bajos de la región junto a Guatemala.

Índice de Desarrollo Relativo al Género (IDG)

Éste considera la información desagregada por sexo y mide el logro en las mismas dimensiones y con las mismas variables que el IDH, pero tomando en cuenta la desigualdad de logro entre mujeres y hombres. Mientras mayor sea la disparidad de género en cuanto al desarrollo humano básico, menor es el IDG de un país en comparación con su IDH.

El Informe Sobre Desarrollo Humano Mundial 2006 coloca a Honduras en la posición relativa 89, entre 136 países (con un valor de 0,676). Este Informe muestra que la esperanza de vida de las mujeres era aproximadamente de cuatro años superior a la de los hombres (70.2 y 66.1 respectivamente) y la tasa de alfabetización en adultos se observa con una leve ventaja para las mujeres, siendo de 80,2% para ellas y de 79,8% para los hombres. Respecto a la tasa de matrícula combinada se observa una disparidad de 6 puntos porcentuales que beneficia a las mujeres respecto a la tasa de hombres (74% y 68% respectivamente). Finalmente, en cuanto a los ingresos medios estimados en dólares (PPA), en Honduras observa que los ingresos de las mujeres representan poco menos de la mitad de los ingresos de los hombres (1.771 $ PPA las mujeres y los hombres 3.964).

Valor IDH
Valor IDG
Informe 2002 (datos 2000)
0,638
0,628
Informe 2005 (datos 2003)
0,356
...
Informe 2006 (datos 2004)
0,683
0,676


Índice de Potenciación de Género (IPG)

El IPG mide las oportunidades de las mujeres y refleja las desigualdades en tres esferas: participación política, participación económica y poder sobre los recursos económicos. Cuanto más cercano a uno sea el valor del IPG, menores son las desigualdades entre los hombres y las mujeres en los tres ámbitos considerados, y cuanto más cercano a cero sea su valor, mayores son las desigualdades.

Valor IDG
Informe 2002 (datos 2000)
0,405
Informe 2005 (datos 2003)
0,356
Informe 2006 (datos 2004)
0,530


En el Informe Mundial sobre Desarrollo Humano de 2006, Honduras ocupa la posición número 47 en la clasificación mundial, con base al IPG de 75 países considerados (con un valor de 0,530). Este mismo Informe señala que en Honduras el porcentaje de mujeres legisladoras, altas funcionarias y directivas ocupan el 22% del total, además, en cuanto a mujeres en puestos profesionales y técnicos ascienden al 36%, y la proporción de mujeres en escaños parlamentarios llega al 23,4%. Finalmente, si la relación equitativa en los ingresos percibidos entre hombres y mujeres sería 1, el 0,45 reflejado en el caso de Honduras en el Informe Mundial 2006 pone de manifiesto una situación aún desfavorable para la mujer.


Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)


Los ODM suponen un respaldo político sin precedentes al impulso compartido de procesos de desarrollo centrados en las personas, en su bienestar y en la libertad. Los ocho ODM –concretos, medibles y exigibles- tienen su origen en la Declaración del Milenio (septiembre 2000) donde se formulan las prioridades de desarrollo para el siglo XXI, prioridades que hunden sus raíces en el mismo marco filosófico que inspira los Derechos Humanos.

De los ocho ODM formulados, sólo el Objetivo 3 se refiere explícitamente a la equidad de género. Numerosas voces han señalado la “ceguera de género” de los ODM y el reto ineludible que supone la transversalización del enfoque de género en todos ellos.

Objetivo 3 Meta 4 Indicadores
Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015. 9. Relación entre niñas y niños en la educación primaria, secundaria y superior
10. Relación entre las tasas de alfabetización de las mujeres y los hombres de 15 a 24 años
11. Proporción de mujeres entre los empleados asalariados en el sector no agrícola
12. Proporción de puestos ocupados por mujeres en el parlamento nacional

 

El Informe sobre las Metas del Milenio Honduras 2003 realiza un pequeño análisis del avance en la Meta 4 – Eliminar la desigualdad de género en la educación primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la educación antes del fin del año 2015- y completa la dimensión educativa con un estudio en la evolución de los aspectos contemplados en el IDG y el IPG.

Comenta este Informe que en Honduras, “la igualdad y equidad entre los géneros no se puede observar únicamente mediante la relación entre los niños y las niñas que ingresan a los diferentes niveles educativos. Para el 2001, los datos muestran cifras más positivas hacia las niñas en la educación primaria pues había 101 niñas por cada 100 niños, y en la educación secundaria esta razón aumentaba a 132 niñas por cada 100 niños. La brecha de género se explica porque los niños del campo y de los barrios marginales se ven más presionados que las niñas a salir a trabajar fuera del hogar”, explica el Informe.

Durante la década del noventa y hasta el 2001, la relación entre las tasas de alfabetización de las mujeres y de los hombres entre 15 y 24 años de edad ha sido en promedio de 103 mujeres por cada 100 hombres. Según el Informe sobre las Metas del Milenio Honduras 2003 el acceso no es el principal problema de las niñas hondureñas con relación a la educación, sino que se hace necesario analizar otros aspectos que reflejan en mayor medida las inequidades existentes: adaptación del enfoque de género en el currículo educativo, la promoción de opciones educativas no tradicionales para las mujeres y hombres, etc.

Índices de compromiso cumplido (ICC)


El ICC constituye un instrumento técnico-político que busca medir el cumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales suscritos por los gobiernos en materia de equidad de género y adelanto de las mujeres, como una forma de control ciudadano que busca evidenciar con datos confiables la situación de las mujeres y su evolución en los 10 años establecidos por la Plataforma de Acción de Beijing. Este Índice se desarrolla ampliamente en el documento titulado ¿Han avanzado las mujeres? Índice de Compromiso Cumplido Latinoamericano 1995-2000, elaborado por FLACSO Chile y UNIFEM (descargar documento).

Con relación a la meta ponderada para la región para el ICC, establecida en el 77,75%, Honduras muestra un avance constante en los tres años considerados, siendo la variación del 55.1% en 1995, 59.6% en el 2000, y 64.1% en el 2003.

El ICC considera tres áreas temáticas, las cuales están constituidas por una serie de indicadores regionales que permiten medir los avances en el cumplimiento de las metas establecidas. Estas áreas temáticas son:

1. Participación y acceso al poder
2. Autonomía económica y pobreza
3. Salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos

Participación política


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a participación ciudadana y acceso al poder (ver documento). Al respecto se observa en Honduras un retraso en cuanto al logro de la paridad esperada, siendo el 50% la meta trazada para los indicadores que conforman esta área temática: representación en el poder ejecutivo, legislativo y local.En cuanto al indicador de representación en el poder ejecutivo, que incluye cargos de Ministras de Estado o Secretarias Ministeriales nacionales o federales, se observan los siguientes porcentajes: 8,3% en 1995, 26,7% en el 2000, retrocediendo en el 2003 al 20,0%.En torno a la representación en el poder legislativo, que incluye cargos parlamentarios nacionales o federales, se observa en Honduras un retroceso en el último de los años considerados: 7,0% en 1995, 9,4% en el 2000, retrocediendo para el 2003 hasta el 6,4%, el cual representa el porcentaje más bajo de la región para ese año.Respecto al poder local, Honduras muestra un estancamiento en los dos últimos años analizados, lo cual se traduce en una situación muy desfavorable para las mujeres en cuando al acceso al poder local, siendo: 11,3% en 1995, y manteniéndose en el 9,1% en el año 2000 y en el 2003.En 1954 se adquiere el derecho al sufragio, pero con limitantes. No es hasta 1957 que las mujeres hondureñas ejercen plenamente el sufragio por primera vez. Uno de los principales hitos en esta área fue la promulgación en 2000 de la Ley de Igualdad de Oportunidades, que expresa la obligatoriedad de un mínimo del 30% de participación femenina; sin embargo, la Ley no ha parecido potenciar y aumentar la participación de las mujeres hasta los resultados obtenidos en las elecciones generales de 2005, en las que, como se publica en la página web del PNUD de este país, “31 mujeres fueron electas para ocupar el cargo de diputadas, correspondiendo al 24%, sin embargo las mujeres perdieron representación en los niveles locales con 24 alcaldesas electas, correspondiendo al 8 % de personas electas a este cargo”.

Economía y pobreza


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a autonomía económica y pobreza (ver documento) , que está conformada por indicadores que hacen visible las inequidades del mercado respecto de las mujeres y expresan las barreras económicas, sociales y culturales que enfrentan para el logro de su autonomía económica.

Los valores de esta área temática para los años 1995, 2000 y 2005 fueron: 57,9%, 61,6% y 69,1% respectivamente; valores muy lejanos a la meta total ponderada para la región (98,30%), a partir de los indicadores que lo constituyen: 1) Relación de ingresos medios de las mujeres ocupadas respecto de los hombres ocupados; 2) Hogares con jefatura femenina en categoría no pobres; 3) Mujeres alfabetizadas de 15 a 24 años de edad.

Respecto a la relación de ingresos medios, Honduras muestra una evolución positiva en el logro de la meta trazada para la región (100%), alcanzando el 63,0% en 1995, el 64,7% en el 2000, llegando a 75,6% en el 2003.

En cuanto al porcentaje de hogares con jefatura femenina en categoría no pobres, Honduras muestra avances para los años considerados: 25,0% en 1995, 31,9% en el 2000, y 39,3% en el 2003, sin embargo se mantiene lejos de la meta regional considerara para este indicador (95%).

En torno al tercer indicador, la meta establecida para la región es que el 100% de mujeres de 15 a 24 sean alfabetizadas. Al respecto, los datos evidencian en Honduras una evolución ascendente, muy cerca de alcanzar la meta del 100%, siendo: 83,9% en 1995; 86,6% en el 2000, llegando al 90,9% en el 2003

Según estadísticas de género de la CEPAL, se observa entre otros datos que la tasa de desempleo urbano en el 2002 era del 5.6% para la mujer y del 6.3% para los hombres. Además, se agrega que el ingreso per cápita nacional por mujer era el 43.2 % del ingreso per cápita nacional por hombre, en el 2002.


Salud


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos (ver documento). La evolución en Honduras muestra un incremento en los años considerados: 73,7% en 1995, 74,8% en el 2000, y 82,2% en el 2003, muy cercano a la meta total ponderada para el área (84,948%) según los indicadores que lo constituyen:

1) Mujeres en edad fértil usuarias de métodos anticonceptivos modernos. Para este indicador la meta establecida a escala regional es de 60%, de ahí que se afirme que Honduras muestra un avance considerable, superando la meta establecida en el último de los años analizados, siendo: 46,7% en 1995, 50,0% en el 2000, sobre pasando la meta con el 61,8% en el 2003.

2) Nacidos vivos de madres de 20 o más años. En cuanto a este indicador se estableció una meta regional de 95%, observándose en Honduras un leve retroceso continuo en los datos presentados: siendo para 1995 el 87,1%, para el 2000 el 86,7%, pasando a 86,2% en el 2003.

3) Atención institucional al parto. Este indicador muestra leves avances, partiendo de que la meta establecida para éste ha sido del 100%, pues los porcentajes han ido en aumento en los tres años estudiados: 54,2% en 1995, 54,0% en el 2000, y 61,7% en el 2003, manteniéndose aún lejos de alcanzar la meta.

Un diagnóstico regional del Banco Mundial de 2003, considera las principales problemáticas de género en el país son la mortalidad materna –con una tasa de 220 muertes por cada 100.000 nacidos vivos- y la violencia contra las mujeres. Por su parte, la investigación Perfil de género en Centroamérica promovido por FLACSO Chile y la Agencia Española de Cooperación (AECI) muestra en Honduras una tasa de mortalidad materna de 108 muertes por 100.000 nacidos vivos.

Según el Centro de Derechos de la Mujer, en Honduras, con base en los egresos hospitalarios, se estima que el aborto no especificado (espontáneo e inducido, incompleto y sin complicaciones) constituye la tercera causa de mortalidad. En una encuesta aplicada a 182 gineco-obstetras del país, 99% dijeron haberse encontrado con abortos incompletos y/o complicaciones de aborto en su práctica médica.

En Honduras el aborto no es permitido por la ley en ningún caso. Sin embargo, el Código de Ética Médica de Honduras le permite a los médicos practicar el aborto para salvar la vida de la madre. Se requiere la consulta de un médico o grupo de médicos para obtener un aborto legal, y el consentimiento de la mujer, así como el de su esposo o pariente más cercano.

El Código Penal de Honduras, en el artículo 126, puntualiza que “el aborto es la muerte de un ser humano en cualquier momento del embarazo o durante el parto”, y agrega que “quien intencionalmente cause un aborto será castigado:1) Con tres (3) a seis (6) años de reclusión si la mujer lo hubiese consentido; 2) Con seis (6) a ocho (8) años de reclusión si el agente obra sin el consentimiento de la madre y sin emplear violencia o intimidación; 3) Con ocho (8) a diez (10) años de reclusión si el agente emplea violencia, intimidación o engaño. Mientras que en el artículo 127 se amplia sobre las sanciones, especificando que “se impondrán las penas señaladas en el artículo anterior y la de multa de quince mil (L. 15,000.00) a treinta mil Lempiras (L. 30,000.00) al médico que, abusando de su profesión, causa o coopera en el aborto. Las mismas sanciones se aplicarán a los practicantes de medicina, paramédicos, enfermeros, parteros o comadronas que cometan o participen en la comisión del aborto”. Y en el artículo 128 se aclara que “la mujer que produzca su aborto o consienta que otra persona se lo cause, será sancionada con reclusión de tres (3) a seis (6) años”.

Educación


Además de la información que el Informe de los ODM ofrece sobre la educación, encontramos que los indicadores educativos analizados en el documento La equidad en el sistema educativo en Honduras, PNUD 2003, revelan quela educación hondureña presenta grandes dificultades de acceso, principalmente en los niveles de preescolar y secundaria, donde las tasas de matrícula son relativamente bajas. Se ha logrado una buena cobertura en la educación primaria pero está pendiente la continuidad de la educación secundaria. Los datos presentados en dicho documento reflejan que los porcentajes de matrícula del nivel preescolar no presentan diferencias significativas por sexo, no así en el nivel primario donde la tasa de matrícula es mayor en los niños en un 7% con respecto a las niñas; en el nivel secundario se comporta de manera contraria, siendo mayor en las niñas en un 23% con respecto a los niños.

En este documento, publicado por el PNUD en el 2003, se afirma que en Honduras la población escolar que recibió los servicios de educación preescolar, primaria y secundaria en el año 2000 fue de 1,486,425 alumnos de ambos sexos, siendo el 51% niñas. El documento agrega que el mayor porcentaje de alumnos matriculados corresponde al nivel primario, con un 74% (esto se debe al carácter obligatorio de la educación primaria); 18% en el secundario y el 8% en el preescolar. Finalmente, en este documento del PNUD Honduras, se valora que la estrategia y los programas de la educación preescolar hasta el 2000 han sido extremadamente limitados y no han logrado la expansión de la cobertura por medio de la educación formal. “Esa limitación se asocia con la escasez de recursos presupuestarios, de recursos humanos capacitados y de materiales didácticos”, se asegura en el documento.

Por su parte, la organización Oxfam Internacional afirmaba en el 2004, que “la educación en Honduras se encuentra en una situación crítica”. Una tercera parte de los niños/as no completan la educación primaria, y el 25% de las mujeres son analfabetas. Más de 130.000 niños con edades comprendidas entre 6 y 12 años no están escolarizados, debido a que sus familias son demasiado pobres. El veinte por ciento no tiene dinero para cuadernos o lapiceros, y muchos de ellos ni siquiera pueden comprar ropa ni zapatos, asegura la organización.

El Instituto de estadísticas de la UNESCO presenta una tabla de alfabetismo, por país y por género, que para el 2006 muestra la brecha de género existente en la población alfabeta de Honduras, brecha que como ya ha sido puntualizado antes se explica porque los niños del campo y de los barrios marginales se ven más presionados que las niñas a salir a trabajar fuera del hogar.

Instituto de estadística de la UNESCO (UIS)
Tasa de alfabetismo y población analfabeta de 15 y más años
Por país y género / abril 2006

Tasa de alfabetismo (%) Población analfabeta de 15 y más años
País o territorio
Hombre Mujer Total
Hombre
Mujer
Total
% de mujeres
Fuente
Honduras
80,0
79,8 80,2
390.854
382.419
773.274
49,5
c2001
FUENTE: Naciones Unidas - División de Población. El estimado de población usado
corresponde al año del Censo o la Encuesta.
SIMBOLOS USADOS: c: CENSO


Violencia


El Informe Nacional sobre la situación de la violencia de género contra las mujeres, PNUD, Tegucigalpa 1999, reconoce que “el problema de la violencia contra las mujeres está siendo enfocado por los distintos sectores, sobretodo a la violencia en la familia y en la pareja, y que los avances para identificar, denunciar y corregir las agresiones a las mujeres en el espacio público, no son aún de relevancia política al mismo nivel que los anteriores (…) el tema de la violencia contra las mujeres está ampliamente enfocado hacia las mujeres adultas, y todavía falta incluir la situación de las niñas y las adolescentes con igual grado de visibilidad”.

Amnistía Internacional en su informe del 2004, afirma que “varias mujeres, en su mayoría jóvenes, fueron asesinadas, decapitadas y descuartizadas, sobre todo en San Pedro Sula, en el norte de Honduras. En algunos casos, las víctimas recibieron disparos en la cabeza, y en otros fueron apuñaladas con cuchillos u otras armas blancas. La policía puso en marcha algunas investigaciones, pero éstas no progresaron y nadie compareció ante la justicia por tales muertes”

Según datos publicados en el documento Violencia contra las mujeres en Honduras: Una reflexión en el camino (2005), publicado por el Centro de Derechos de Mujeres, se afirma que en la encuesta de Epidemiología y Salud Familiar (ENESF) realizada en el 2002, el 15.8% de las mujeres mayores de 14 años informó haber recibido alguna vez maltrato físico; con lo cual, ponderando el dato a la población total en esas edades, se puede afirmar que al menos 234,216 mujeres hondureñas reconocen haber sido maltratadas físicamente alguna vez en su vida.

En el mismo documento se afirma que del total de mujeres de 15 años y más, al menos una vez han sido maltratadas físicamente. En el 67% de los casos la violencia provino del esposo, compañero de hogar, o por su novio; en el 27% el maltrato provino de otro miembro de la familia y en el 6% fue llevada a cabo por otra persona, conocida o desconocida.

Del total de las mujeres que sufrieron agresiones de su pareja en los últimos 12 meses anteriores a la encuesta, sólo el 37.3% buscó ayuda en algún lugar. Los lugares más frecuentes para buscar ayuda fueron: su familia en el 41.8% de los casos y con amigas el 27.8%. A la Fiscalía Especial de la Mujer sólo acuden el 8.9% de los casos, a la Policía el 5.5% y a los Juzgados el 5.3%. Las iglesias son un punto de apoyo para el 7.6% de mujeres agredidas que buscan ayuda. Finalmente, respecto al abuso sexual, al consultar a las mujeres si alguna vez antes de cumplir 12 años habían sido víctimas de abuso sexual, el 4.9% de las mujeres contestó positivamente. En la mitad de los casos el agresor era un familiar, incluido el propio padre y en la tercera parte de los casos el agresor era una persona conocida.

Esfuerzos legales para la igualdad en el país


La participación ciudadana y la participación de las mujeres organizadas desde la perspectiva de autonomía y corresponsabilidad han contribuido a la construcción de un nuevo marco jurídico así como a la creación de una nueva institucionalidad en el Estado, para dar paso a una concepción más integral de la democracia y la gobernabilidad.

Entre los principales cambios jurídicos-institucionales podemos mencionar los siguientes:

  • La Reforma Policial en el periodo 1994-1998, por medio de la cual se abolió el servicio militar obligatorio; el traspaso al control civil del cuerpo policial; la creación del Consejo Nacional de Seguridad Interior y la creación de la Secretaria de Seguridad. En este proceso cabe destacar la lucha desarrollada por el Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, las que en conjunto con otras organizaciones sociales promovieron el establecimiento del servicio militar voluntario.
  • La Reforma Judicial, la que en su primera etapa logra la vigencia parcial de la Ley de la Carrera Judicial, el establecimiento de la escuela y bibliotecas judiciales, la creación del Ministerio Publico, la creación de los juzgados de lo contencioso-administrativo, de familia y de menores, así como la creación de la inspectoría de tribunales.
  • La Reforma Legislativa que dio paso a la creación de la figura del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, el Instituto Nacional de la Mujer, las Consejerías de Familia y la reforma electoral para el establecimiento del voto separado para elegir al presidente y alcaldes.
  • La aprobación de la Ley contra la Violencia Doméstica y la Ley de Igualdad de Oportunidades, para lo cual fue de gran importancia la movilización desarrollada por diversas expresiones organizadas del Movimiento de mujeres, así como el papel que jugó la Comisión de Género del Congreso Nacional.
  • La elaboración y aprobación de la Política Nacional de la Mujer/ Primer Plan de Igualdad de Oportunidades 2002-2007.

Señala el Informe sobre las Metas del Milenio de 2003 que en Honduras existe un marco legal e institucional que provee la base para una sociedad más equitativa. Dicha base se sustenta en la creación de leyes como la de Igualdad de Oportunidades y la Ley contra la Violencia Doméstica, además, se han ratificado algunos Convenios y Tratados Internacionales que fortalecen jurídicamente la situación de la mujer. Aun así, falta ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). Honduras firmó (1980) y ratificó (1983) la CEDAW y ha firmado (1994) y ratificado (1995) la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer o Convención Belém do Pará.
En cuanto a los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo claves para promover la equidad entre los géneros, Honduras ha ratificado los Convenios 100 y 111 sobre la discriminación y la igual remuneración, sin embargo, no ha ratificado los Convenios 156 sobre responsabilidades familiares y el 183 sobre la protección de la maternidad.

Entre las instituciones vinculadas al tema de género, cabe mencionar la creación de la Fiscalía de la Mujer, las Consejerías de la Familia y en 1999 el Instituto Nacional de la Mujer (INAM) que es la oficina gubernamental –con rango de Secretaría de Estado- encargada de generar y promover una política de género del Estado.
En la Estrategia de Reducción de la Pobreza, se menciona, entre otras medidas, equiparar el acceso de la mujer en el mercado laboral y las remuneraciones, y promover una mayor tasa de participación de la mujer en cargos de elección y puestos directos.

Entre las organizaciones de la sociedad civil dedicadas al apoyo del desarrollo de las mujeres y la igualdad, el Informe destaca el Centro de Derechos de las Mujeres (CDM), el Movimiento de Mujeres Visitación Padilla, Casa Alianza, El Centro de Estudios de la Mujer en Honduras (CEM-H) y el Colectivo Feminista de Mujeres Universitarias.

 

callejero

• Quiénes somos• Contáctanos• Regístrate• Boletín• Mapa del sitio
 
| ¡síguenos en las redes!
2006-2014 © Todos los derechos reservados
Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal, citando la fuente