Contenido

Índice de Desarrollo Humano
ODM
Índice de Compromiso Cumplido
Participación Política
Economía y Pobreza
Salud
Educación
Violencia
Esfuerzos legales


Costa Rica


Índice de Desarrollo Humano (IDH)


Elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el IDH constituye una medida básica de comparación para evaluar los avances de todos los países del mundo en algunas dimensiones relevantes del desarrollo humano como son la esperanza de vida, la alfabetización de adultos, la matriculación combinada primaria, secundaria y terciaria y el PIB real percápita.

El IDH se mide en una escala de 0 a 1, y a partir de esa escala se consideran tres rangos de desarrollo humano: a) desarrollo humano alto, cuando el valor del IDH en una región o país es mayor o igual a 0.80; b) desarrollo humano medio, cuando el valor del IDH está entre 0.50 y 0.79; c) desarrollo humano bajo, cuando el valor del IDH es menor a 0.50.

Según el Informe Mundial de Desarrollo Humano de 2005, Costa Rica se encontraba en la posición 47 en un ranking de 177 países (con un valor 0,746), pasando en el Informe Mundial de Desarrollo Humano de 2006 a la posición 48 siempre entre 177 países (con un valor de 0,841), y manteniéndose en la categoría de países calificados de desarrollo humano alto; superado en la región sólo por Argentina (36), Chile (38) y Uruguay (43).

Índice de Desarrollo Relativo al Género (IDG)

Éste considera la información desagregada por sexo y mide el logro en las mismas dimensiones y con las mismas variables que el IDH, pero tomando en cuenta la desigualdad de logro entre mujeres y hombres. Mientras mayor sea la disparidad de género en cuanto al desarrollo humano básico, menor es el IDG de un país en comparación con su IDH. Costa Rica tuvo una posición relativa de 44 en el Informe 2005 (en un ranking de 140 países), y la posición 42 para el Informe 2006 (entre 136 países)

Costa Rica tuvo una posición relativa de 44 en el Informe 2005 (en un ranking de 140 países), y la posición 42 para el Informe 2006 (entre 136 países), con un valor de 0,831.

Según el Informe de Desarrollo Humano Mundial de 2006, la esperanza de vida de las mujeres en Costa Rica es aproximadamente cuatro años superior a la de los hombres (80.8 y 76.0 respectivamente). En cuanto a la tasa de alfabetización en adultos, existe una leve ventaja para las mujeres: ellas alcanzan el 95,1 % y los hombres el 94,1%. Las mujeres, con respecto a los hombres, tienen una ventaja de tres puntos en la tasa de matriculación bruta combinada (69% y 67%, respectivamente). Finalmente, en cuanto a los ingresos medios estimados en dólares (PPA), en Costa Rica se observa que las mujeres obtienen aproximadamente la mitad de los ingresos que obtienen los hombres (5.969 $ PPA las mujeres y los hombres 12.878).

Valor IDH
Valor IDG
Informe 2002 (datos 2000)
0,832
0,824
Informe 2005 (datos 2003)
0,838
0,829
Informe 2006 (datos 2004)
0,841
0,831

 

Índice de Potenciación de Género (IPG)

El IPG mide las oportunidades de las mujeres y refleja las desigualdades en tres esferas: participación política, participación económica y poder sobre los recursos económicos. Cuanto más cercano a uno sea el valor del IPG, menores son las desigualdades entre los hombres y las mujeres en los tres ámbitos considerados, y cuanto más cercano a cero sea su valor, mayores son las desigualdades.

Valor IDG
Informe 2002 (datos 2000)
0.670
Informe 2005 (datos 2003)
0.668
Informe 2006 (datos 2004)
0.675

 

Evaluando los indicadores que constituyen el índice según el Informe de 2006, el porcentaje de mujeres que ocupan puestos ejecutivos y administrativos es del 26%; sin embargo, la participación de las mujeres en los puestos profesionales y técnicos asciende al 40%. La proporción de mujeres en escaños parlamentarios es una de las más altas de la región del con un 38.6%. Finalmente, si la relación equitativa en los ingresos percibidos entre hombres y mujeres sería 1, en el caso de Costa Rica es de 0,46, lo que indica una cifra muy desfavorable para la mujer (menos de la mitad)


Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)


Los ODM suponen un respaldo político sin precedentes al impulso compartido de procesos de desarrollo centrados en las personas, en su bienestar y en la libertad. Los ocho ODM –concretos, medibles y exigibles- tienen su origen en la Declaración del Milenio (septiembre 2000) donde se formulan las prioridades de desarrollo para el siglo XXI, prioridades que hunden sus raíces en el mismo marco filosófico que inspira los Derechos Humanos.

De los ocho ODM formulados, sólo el Objetivo 3 se refiere explícitamente a la equidad de género. Numerosas voces han señalado la “ceguera de género” de los ODM y el reto ineludible que supone la transversalización del enfoque de género en todos ellos.

Objetivo 3 Meta 4 Indicadores
Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015. 9. Relación entre niñas y niños en la educación primaria, secundaria y superior
10. Relación entre las tasas de alfabetización de las mujeres y los hombres de 15 a 24 años
11. Proporción de mujeres entre los empleados asalariados en el sector no agrícola
12. Proporción de puestos ocupados por mujeres en el parlamento nacional

 

En Costa Rica, según los datos de Naciones Unidas, la relación entre niñas y niños en la educación primaria, secundaria y superior, ofrece las siguientes cifras: paridad en primaria para 2001, 1.03 en secundaria, y 1.17 en educación superior, lo que representa una situación favorable para las niñas. La relación entre las tasas de alfabetismo de las mujeres y los hombres de 15 a 24 años muestra para 2004 una igualdad.

La proporción de mujeres entre los empleados en el sector no agrícola en relación con el total de trabajadores en esas actividades, experimentó un alza continua desde 1991, con ciertos altibajos hasta alcanzar el 39.5% para el año 2003. En cuanto a la proporción de puestos ocupados por mujeres en el parlamento nacional se ha producido un considerable incremento desde el 16% de 1997 hasta alcanzar el 38.6% (según el último Informe de Desarrollo Humano).

 

Índices de compromiso cumplido (ICC)

El ICC constituye un instrumento técnico-político que busca medir el cumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales suscritos por los gobiernos en materia de equidad de género y adelanto de las mujeres, como una forma de control ciudadano que busca evidenciar con datos confiables la situación de las mujeres y su evolución en los 10 años establecidos por la Plataforma de Acción de Beijing. Este Índice se desarrolla ampliamente en el documento titulado ¿Han avanzado las mujeres? Índice de Compromiso Cumplido Latinoamericano 1995-2000, elaborado por FLACSO Chile y UNIFEM (descargar documento).

Con relación a la meta ponderada para la región para el ICC, establecida en el 77,75%, Costa Rica muestra un avance que lo coloca muy cerca de alcanzar la meta, con el 74,0% en el año 2000.

El ICC considera tres áreas temáticas, las cuales están constituidas por una serie de indicadores regionales que permiten medir los avances en el cumplimiento de las metas establecidas. Estas áreas temáticas son:

1. Participación y acceso al poder
2. Autonomía económica y pobreza
3. Salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos

 

Participación política


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a participación ciudadana y acceso al poder (ver documento). Se observa que en Costa Rica existe un avance considerable en cuanto al logro de la paridad esperada en la participación y acceso a poder de las mujeres, siendo el 50% la meta trazada para los indicadores que conforman a esta área temática: representación en el poder ejecutivo, legislativo y local.

En cuanto al indicador de representación en el poder ejecutivo, que incluye cargos de Ministras de Estado o Secretarias Ministeriales nacionales o federales, se observan los siguientes porcentajes: 11.0% en 1995, 20.0% en el 2000, logrando en el 2003 solo un cuarto de mujeres en el ejecutivo el (25,0%).

En torno a la representación en el poder legislativo, que incluye cargos parlamentarios nacionales o federales, se observa en Costa Rica un avance continuo en los tres años considerados: 15,8% en 1995, 19,3% en el 2000, alcanzando para 2003 el 35,1%, el cual representa el porcentaje más elevado de la región junto con Argentina. Comenta el Informe sobre el ICC que a ello ha contribuido, además de las cuotas, la existencia en el país la “Ley de Igualdad Real” que obliga a destinar un porcentaje del apoyo estatal a los partidos para capacitación política de las mujeres.

Respecto al poder local, si bien se observan resultados que muestran un aumento en los tres años estudiados, aún son muy desfavorables para las mujeres, siendo: 6,6% en 1995, 5,0% en el 2000 llegando al 9,0% en el 2003.

 

Economía y pobreza


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a autonomía económica y pobreza (ver documento), que está conformada por indicadores que hacen visible las inequidades del mercado respecto de las mujeres y expresan las barreras económicas, sociales y culturales que enfrentan para el logro de su autonomía económica.

Los valores de ésta área temática para los años 1995, 2000 y 2005 fueron: 81.2%, 81.3% y 84.0% respectivamente; valores muy cercanos a la meta total ponderada para la región (98,30%), a partir de los indicadores que lo constituyen: 1) Relación de ingresos medios de las mujeres ocupadas respecto de los hombres ocupados; 2) Hogares con jefatura femenina en categoría no pobres; 3) Mujeres alfabetizadas de 15 a 24 años de edad.

Respecto a la relación de ingresos medios, Costa Rica muestra una evolución positiva en el logro de la meta trazada para la región (100%), siendo 69,0% en 1995, 70,0% en el 2000, llegando a 74.7% en el 2003.

En cuanto al porcentaje de hogares con jefatura femenina en categoría no pobres, siendo la meta regional el 95%, Costa Rica muestra porcentajes con avances significativos al final del período estudiado: 76,2% en 1995, 75,0% en el 2000, y 78,3% en el 2003, aunque todavía distante de la meta.

En torno al tercer indicador, la meta establecida para la región es que el 100% de mujeres de 15 a 24 sean alfabetizadas. Al respecto, los datos evidencian en Costa Rica una evolución ascendente, muy cerca de alcanzar la meta del 100%, siendo: 98,2% en 1995; 98,6% en el 2000, llegando al 98,7% en el 2003.

Por otra parte, el Informe Nacional de Desarrollo Humano de 2001 de Costa Rica señala que “los espacios laborales que las mujeres han logrado abrirse, principalmente a base de estudio, no llegan todavía a contrarrestar la tendencia hacia la feminización de la pobreza, que se caracteriza básicamente por la presencia de jefatura femenina en un porcentaje creciente de los hogares pobres”.

El fenómeno anterior se ve reflejado en el mundo laboral, según el Informe Estado de la Nación de Costa Rica de 2000. Desde 1995 la Población Económicamente Activa femenina ha crecido más del doble que la masculina, ubicándose principalmente en los sectores de servicios y comercio, y ha acortado, aunque en forma muy lenta, su brecha salarial respecto de los hombres. Ellas representan casi la mitad de las personas empleadas como profesionales o técnicas, especialmente en el sector público, aunque desempeñan menos de la tercera parte de los puestos directivos, tanto en el sector público como en el privado.

Ese fenómeno es en realidad el núcleo de convergencia de una serie de problemas asociados que contribuyen a aumentar la vulnerabilidad de algunas mujeres. Uno de ellos es el alto porcentaje de hijos nacidos fuera del matrimonio (el 53% del total de nacimientos en el año 2000), de los cuales el 59% no tuvo padre declarado. Además, una proporción creciente de los nacimientos se da en madres menores de 20 años (21,2% en el 2000). Todo ello genera una cantidad considerable de mujeres jóvenes que se convierten en jefas de hogar, muchas de ellas sin ningún apoyo, lo cual limita sensiblemente no sólo sus oportunidades de desarrollo personal, sino también las de sus hijos. En efecto, las cifras muestran que es a las jefas de hogar jóvenes (34 años o menos) a quienes más afectan la pobreza y la pobreza extrema (en este último caso 8 puntos porcentuales por encima del promedio nacional).

Asimismo, las tasas de desempleo abierto y subempleo visible son más altas en las mujeres que en los hombres, y es mucho mayor el porcentaje de mujeres que no pueden compatibilizar un empleo con el trabajo del hogar. Finalmente, el logro de alfabetización universal de mujeres de 15 a 24 años tiene una evolución ascendente y alcanza para el 2003 un porcentaje del 98.7%.

Según estadísticas de género de la CEPAL, se observa entre otros datos que la tasa de desempleo urbano en el 2002 era en Costa Rica del 7.7% para la mujer y del 6.2% para los hombres. Además, se agrega que el ingreso per cápita urbano por mujer era el 44.0 % del ingreso per cápita urbano por hombre, siempre en el 2002.

Salud


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos (ver documento). La evolución en Costa Rica, en torno a esta área temática incluida en el ICC, muestra un incremento. Si bien, sólo se muestran datos con relación a 1995 y 2000, con valores de 87.6% y 91.6% respectivamente, Costa Rica supera el promedio regional en 2 de los 3 de los indicadores que lo constituyen:

1) Mujeres en edad fértil usuarias de métodos anticonceptivos modernos. Para este indicador la meta establecida a escala regional es de 60%, de ahí que se afirme que Costa Rica muestra un avance considerable, pues pasó del 46,4% de 1995, al 56,3% en 2000, muy cercano a la meta establecida.

2) Nacidos vivos de madres de 20 o más años. En cuanto a este indicador se estableció una meta regional de 95%, observándose en Costa Rica un leve avance en los datos presentados: siendo para 1995 el 81,1%, para el 2000 el 78,8%, pasando a 79,7% en el 2003.

3) Atención institucional al parto. Este indicador destaca como uno de los más altos de la región, partiendo de que la meta establecida para éste ha sido del 100%, pues los porcentajes han ido en aumento en los tres años estudiados: 96,0% (en 1995), 98,4% (en 2000), a 98.5% (en el 2003), muy cerca de alcanzar la meta.

En cuanto a los derechos sexuales y reproductivos de la mujer el aborto es ilegal en Costa Rica. Solamente está permitido en ciertas situaciones claramente definidas (especificadas en el Artículo 121 del Código Penal), y es tratado en los Artículos 118 al 122 del Código Penal, estipulando penas que van de 60 días a 3 años de prisión. Las causas por las que se permite el aborto es con el fin de salvar la vida de la mujer o de preservar su salud y no se permite en los casos de violación o incesto, daño del feto, razones económicas o sociales ni solicitud especial.

Según el documento “Violencia contra La Mujer en la Década de los Noventa” se estima que en 1993 se realizaron cerca de 8,500 abortos clandestinos en Costa Rica, con las repercusiones que eso tiene para la salud de las mujeres. La Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) se hace eco de las observaciones finales del Comité de Derechos Humanos de la ONU que observó “con preocupación las consecuencias que tiene para la mujer el mantenimiento de la penalización de todos los abortos, en particular por el peligro para la vida que entrañan los abortos clandestinos. El Comité recomienda que se modifique la ley que penaliza todos los abortos, para introducir excepciones a la prohibición general de todos los abortos”. Según el código penal, artículo 121, puntualiza que “no es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios”.

 

Educación


En el documento “Los Géneros en la Educación Superior Universitaria de Costa Rica”, publicada por UNESCO en Octubre de 2003, se asegura que de 1984 a 1996 se dio un aumento significativo en el porcentaje de estudiantes de sexo femenino de las instituciones universitarias del sector público, llegando incluso a ser mayor que el de los hombres. A partir del 2000, el crecimiento que se venía dando en la participación de las mujeres en la matrícula de la educación superior universitaria estatal se estabiliza: en el 2000, del total de la matrícula, el 46,6% son hombres y 53,4% son mujeres, casi el mismo que en 1996 (46,5 para los hombres y 53,5 para los hombres).

El logro de alfabetización universal de mujeres de 15 a 24 años tiene una evolución ascendente y alcanza para 2003 el porcentaje del 98.7%.

Por otra parte, en el Informe Estado de la Nación de Costa Rica de 2000, se reafirma que la condición educativa de la mujer costarricense ha tenido una evolución claramente favorable, no sólo respecto de su situación anterior, sino también en relación con los hombres. Se reflexiona, no obstante, que subsisten preocupaciones sobre la existencia de un “currículum oculto” a lo largo del proceso educativo, que conduciría a fenómenos de segregación en la elección de carreras universitarias.

América Latina (18 países): Personas que completaron
la educación Primaria, alrededor del 2002
(En porcentajes)

Grupo Etario
Costa Rica 2002

0-4

5-9

10-14

15-19

20-24

25-29

30-34

35-39

40-44

45-49

50-54

55-59

60-64

65 y más

Ambos
sexos
94,3 92,8 91,3 88,7 87,2 84,6 86,1 85,9 87,1 79,3 73,1 61,1 52,4 35,7
Hombres 93,9 92,4 89,8 87,3 86,5 84,8 84,3 85,9 86,9 81,1 75,9 64,5 56,6 37,2
Mujeres 94,8 93,3 91,8 90,3 87,9 84,4 87,9 85,9 87,4 77,6 70,4 58,1 48,6 34,4
FUENTE: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), La conclusión
universal de la educación primaria en América Latina: ¿estamos realmente tan cerca? Informe Regional sobre
los objetivos de desarrollo del Milenio vinculados a la educación, Santiago de Chile, Oficina Regional de
Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC), octubre del 2004.

 

Violencia


El Informe Nacional de Desarrollo Humano de 2001 señala que “la aprobación de la Ley contra la Violencia Doméstica y de la Ley contra la Explotación Sexual de Personas Menores de Edad, en 1999, sacó a la luz dos de los fenómenos que más gravemente atentan contra la seguridad personal y la salud de las mujeres”.

Desde 1997 las denuncias por violencia doméstica han aumentado en más de 5.000 al año. La línea telefónica establecida por el INAMU en 1997 para atender a mujeres agredidas recibió más de 37.000 llamadas en el año 2000. En Costa Rica, según datos del INAMU, una de cada cuatro mujeres dijo haber sido amenazada de muerte, y una de cada ocho dijo haber sido atacada con un arma. En el 2000, dieciséis mujeres murieron por violencia intrafamiliar y cinco por violencia sexual. En el 2001 fueron asesinadas 15 mujeres, de las cuales 9 murieron en circunstancias en las que medió una relación de pareja y 6 por violencia sexual. Para el año 2002, 26 mujeres fueron asesinadas. Durante el 2003 se contabilizaron 29 víctimas de la violencia de género.

Según datos de ISIS Internacional, un estudio de opinión pública en población urbana realizado en 1996 por el Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia demostró que: un 36,3 por ciento de entrevistados/as afirma conocer a un hombre que golpea frecuentemente a su pareja; 35,1 por ciento declara saber de ancianos/as que son maltratados en el hogar; un 21,4 por ciento afirma conocer a un hombre que obliga a su esposa a tener relaciones sexuales forzadas; un 21 por ciento dijo conocer a personas que tienen contacto sexual con niñas, niños y adolescentes; y un 19,5 por ciento dijo saber de personas que enseñan pornografía a niños y niñas. (Fuente: García, Ana Isabel et al. Sistemas públicos contra la violencia doméstica en América Latina, 2000)

El pasado mes de abril, de 2007, fue aprobada en Costa Rica la Ley de Penalizacion de la Violencia Contra las Mujeres. Aprobada por 45 diputadas y diputados, con únicamente tres votos en contra, esta nueva Ley establece como delitos la violencia física, emocional, sexual y patrimonial, en el contexto de una relación de matrimonio, en unión de hecho declarada o no. Entre las conductas tipificadas como violencia psicológica se encuentran: insultar, desvalorizar, ridiculizar, avergonzar o atemorizar, reiterada y de manera pública o privada.

Se tipifica además el delito de feminicidio, imponiendo una pena de prisión de 20 a 35 años a quien asesine a una mujer con la que mantenga una relación de matrimonio, en unión de hecho declarada o no. Igualmente se sanciona con pena de prisión de 6 meses a 2 años a quien incumpla una medida de protección dictada por una autoridad competente, dentro de un proceso de violencia doméstica.

En mayo de 2007 el Presidente de la República, Oscar Arias Sánchez, y la Vicepresidenta de la República y Ministra de Justicia, Laura Chinchilla Miranda, firmaron la nueva Ley para la penalización de la violencia contra las mujeres.

Esta nueva Ley contempla once nuevos delitos que no estában incluidos en el Código Penal vigente hasta entonces, estos son: femicidio, maltrato, restricción a la libertad de tránsito, violencia emocional, conductas sexuales abusivas, explotación sexual, limitación al ejercicio del derecho a la propiedad, distracción de las utilidades de las actividades económicas familiares, explotación económica, obstaculización del acceso a la justicia e incumplimiento de una medida de protección.

Las autoridades judiciales pueden, con la entrada en vigencia de esta ley, cambiar la condena de cárcel por penas alternativas en las siguientes situaciones:
a) Cuando el culpable es condenado por primera vez por un delito que constituya violencia contra las mujeres
b) Cuando la sanción que se impone es menor de 3 años de prisión
c) Si la sanción fue mayor de 3 años de prisión, cuando la persona ha descontado al menos la mitad de la pena de prisión impuesta.

Costa Rica se convierte así en el segundo país en el mundo que cuenta con una Ley que penaliza la violencia contra las mujeres.

Esfuerzos legales para la igualdad en el país


La acción gubernamental dirigida específicamente hacia la mujer se inicia en 1974 con la creación de la Oficina de Programas para la Mujer y la Familia, como dependencia directa del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes (MCJD), la instancia encargada de coordinar las acciones relativas a la celebración de la Primera Conferencia Mundial de la Mujer en México (1975). Posteriormente ha sufrido una serie de transformaciones, tanto en su nombre como en su estatuto. En 1986 se estableció como Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia (CMF), en tanto órgano adscrito al MCJD pero con personería jurídica y patrimonio propio. El CMF forma parte de la Red Subregional y Regional de Oficinas de la Mujer auspiciada por UNICEF en toda América Latina.

En abril de 1998, la Asamblea Legislativa aprobó la transformación del Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y Familia en el Instituto Nacional de las Mujeres, INAMU, entidad autónoma y descentralizada con amplitud de funciones y atribuciones. Además, se creó el rango de Ministra de la Condición de la Mujer quien a su vez asume la Presidencia Ejecutiva del Instituto. Además de este organismo especializado, los distintos Ministerios han impulsado acciones y programas dedicados a la promoción de la mujer.

El Instituto Nacional de las Mujeres señaló la necesidad de incorporar una perspectiva de género en el diseño, ejecución y evaluación de los cuatro Planes, de Gobierno impulsados por la última administración (2002-2006) con el objetivo de poner en relieve la situación diferente y desigual de las mujeres en el ámbito económico, social, político y cultural, y así diseñar acciones capaces de remover dichas inequidades. Además, como integrante de la institucionalidad del sector público, inscribió un conjunto de acciones estratégicas en los planes Nacionales de Desarrollo, de Seguridad Integral y Participación Ciudadana y Vida Nueva.

Además, por medio del establecimiento del Sistema Estatal para la Igualdad y la Equidad de Género (SEIEG), así como de la Política Nacional en esta materia, el INAMU procura fortalecer las actuaciones de las instituciones públicas, dirigidas a garantizar el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

Entre algunos instrumentos jurídicos relativos a los derechos de las mujeres recopilados por el INAMU en su página web están:

Número
de ley/
decreto
Nombre
Fecha
5895 Reformas al Código de Familia, sobre sucesiones, matrimonio y otros

Ratificación de la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer
23 de marzo de 1976
Adoptada por la ONU el 18 de diciembre
de 1979, entró en vigencia el 3 de septiembre de 1981.
Ratificada en Costa Rica
en 1984
7142 Ley de Promoción de la Igualdad Social de la Mujer 8 de marzo de 1990
7430 Ley de Fomento de la Lactancia Materna 14 de septiembre de 1994
7476 Ley contra el Hostigamiento Sexual en el Empleo y la Docencia 3 de febrero de 1995
7499 Ratificación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer Adoptada por la OEA el 9 de junio de 1994, ratificada el 22 de junio de 1995.
7538 Reformas al Código de Familia, sobre adopción, reconocimiento y patria potestad 22 de agosto de 1995
7532 Ley de Unión de Hecho (reformas al Código de Familia) 8 de agosto de 1995
7621 Reformas al artículo 95 del Código de Trabajo 5 de septiembre de 1996
7586 Ley contra la Violencia Doméstica 10 de abril de 1996
7735 Ley General de Protección a la Madre Adolescente 19 de diciembre de 1997
7491 Reforma al artículo 95 Código de Trabajo, sobre derechos en período de maternidad 19 de abril de 1995
7653 Reformas al Código Electoral, sobre participación política de las mujeres 28 de noviembre
de 1996
7654 Ley de Pensiones Alimentarias 19 de diciembre de 1996
7600 Ley de Igualdad de Oportunidades para Personas con Discapacidad
Reforma al Capítulo Sétimo del Título Primero y los artículos 69, 101, 102, 104 y 106
del Código de Trabajo sobre el trabajo de mujeres menores de edad
y servicio doméstico (vetada el 14 de agosto de 1997)
2 de mayo de 1996


24 de julio de 1997
7801 Ley de Creación del Instituto Nacional de las Mujeres 30 de marzo de 1998
7739 Código de la Niñez y la Adolescencia 6 de enero de 1998

7909
Reforma del artículo 376, del Código Penal, Ley N° 4573 A: 5 de mayo de 2000
P: 1 de junio de 2000
7935 Ley Integral para la Persona Adulta Mayor 25 de octubre de 1999

7954
Creación de la Galería de la Mujer del INAMU 13 de enero de 2000
27913-S Decreto sobre Creación de la Comisión Interinstitucional sobre salud y derechos reproductivos y sexuales. 9 de junio de 1999

8017
Centros de Atención Integral A: 05 de septiembre de 2000
P: 21 de septiembre de 2000
8089 Aprobación del Protocolo Facultativo de la CEDAW.
Costa Rica firmó en 1999 y lo ratifica en 2001.
Agosto de 2001
8101 Ley de Paternidad Responsable 16 de abril de 2001
8128 Creación de un Juzgado de Violencia Doméstica en el Segundo Circuito Judicial de San José 29 de agosto de 2001
8129 Creación de Juzgado de Violencia Doméstica en Circuito Judicial de Heredia, en Primer Circuito Judicial de Alajuela, en Circuito Judicial de Cartago y de un Juzgado Penal en el Cantón de la Unión, provincia de Cartago. A: 6 de septiembre de 2001
P: 24 de septiembre de 2001

8143
Adición de un párrafo 2º al Art. 174 Código Penal A: 5 de noviembre de 2001
P:21 de noviembre de 2001
8184 Adición de un nuevo artículo 9 a la Ley de atención a las mujeres en condiciones de pobreza No. 7769. A: 17de diciembre de 2001
P: 10 de enero de 2002
8237 Reforma al artículo 17 del Código de la Niñez y la Adolescencia, Ley N° 7739 A: 9 de abril de 2002
P: 26 de abril de 2002
261 Ley General de la Persona Joven A: 2 de mayo de 2002
P: 20 de mayo de 2002
8312 Modificación de los artículos 1, 4, 5 y 12 de la Ley General de Protección a la Madre Adolescente, No. 7735 y derogación del inciso C) de su artículo 8 A: 30 de septiembre de 2002
P: 21 de octubre de 2002
8320 Democratización de las Instancias de decisión del Banco Popular y de Desarrollo Popular. A: 21 de octubre de 2002
P: 5 de noviembre de 2002
8322 Democratización de las instancias de decisión del Banco Popular y de Desarrollo Comunal
5 de noviembre de 2002
8343 Ley de Contingencia Fiscal A: 18 de diciembre de 2002
P:27 de diciembre de 2002
Decreto
Ejecutivo
N° 29221-
MTSS
Creación de la Unidad de Equidad de Género en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social A: 20 de diciembre de 2000
P: 9 de enero de 2001
Decreto
Ejecutivo
N° 26180-MEP
Reglamento para prevenir, investigar y sancionar el hostigamiento sexual en el Ministerio de Educación Pública 4 de julio de 1997
Decreto
Ejecutivo
N° C-MCM
Premio Nacional “Ángela Acuña Braun” 29 de mayo de 2001
Decreto N°
29929 MICIT-MCM
Aplicabilidad de las pruebas ADN en procesos de paternidad responsable A: 17 de octubre de 2001
Decreto
Ejecutivo
N° 30007-
Reglamento para los Comités de estudio del Niño, Niña y Adolescente Agredido A: 23 de noviembre del 2001
P: 6 de diciembre del 2001
Decreto
Ejecutivo
N° 30622-C
Reglamento a la Ley General de la Persona Joven, Ley 8261 A: 12 de agosto del 2002
P: 21 de agosto del 2002
Directriz
N° 30
Se emite directriz dirigida a todos los jerarcas de ministerios e instituciones autónomas. 7 de agosto de 2001
En Informe Nacional de Desarrollo Humano de 2001 y INAMU (http://www.inamu.go.cr)
 

callejero

• Quiénes somos• Contáctanos• Regístrate• Boletín• Mapa del sitio
 
| ¡síguenos en las redes!
2006-2014 © Todos los derechos reservados
Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal, citando la fuente