Contenido

Índice de Desarrollo Humano
ODM
Índice de Compromiso Cumplido
Participación Política
Economía y Pobreza
Salud
Educación
Violencia
Esfuerzos legales


Ecuador


Índice de Desarrollo Humano (IDH)


Elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el IDH constituye una medida básica de comparación para evaluar los avances de todos los países del mundo en algunas dimensiones relevantes del desarrollo humano como son la esperanza de vida, la alfabetización de adultos, la matriculación combinada primaria, secundaria y terciaria y el PIB real per cápita.

El IDH se mide en una escala de 0 a 1, y a partir de esa escala se consideran tres rangos de desarrollo humano: a) desarrollo humano alto, cuando el valor del IDH en una región o país es mayor o igual a 0.80; b) desarrollo humano medio, cuando el valor del IDH está entre 0.50 y 0.79; c) desarrollo humano bajo, cuando el valor del IDH es menor a 0.50

Según el Informe Sobre Desarrollo Humano Mundial 2006 la evolución de Ecuador ha sido positiva en el valor del indicador y el país se encuentra en la posición 83 del ranking mundial entre 177 países (con un valor 0,765), en la categoría de países calificados de desarrollo humano medio. Según el Informe Sobre Desarrollo Humano Mundial 2005 Ecuador se encontraba en la posición 82, con un valor de 0,759.

Índice de Desarrollo Relativo al Género (IDG)

Éste considera la información desagregada por sexo y mide el logro en las mismas dimensiones y con las mismas variables que el IDH, pero tomando en cuenta la desigualdad de logro entre mujeres y hombres. Mientras mayor sea la disparidad de género en cuanto al desarrollo humano básico, menor es el IDG de un país en comparación con su IDH.

Para el caso de Ecuador, tanto en el Informe Mundial 2005 como en el 2006 no se presentan datos disponibles ni con relación a la clasificación ni al valor del IDG; sin embargo sí se incluyen, en este último informe, otros datos que conforman el índice de desarrollo relativo al género, entre ellos: la esperanza de vida, el índice de alfabetización e ingresos percibidos.

La esperanza de vida en el Informe de Desarrollo Humano Mundial de 2006 fue de 77.5 para las mujeres y de 71.6 para los hombres. La tasa de alfabetización en adultos fue inferior para las mujeres (89,7% para las mujeres y 92,3% para los hombres). El apartado referente a la tasa de matrícula combinada no presenta datos informes. Finalmente, en cuanto a los ingresos medios estimados en dólares (PPA), en Ecuador se observa que los ingresos de las mujeres representan poco más de la mitad de los ingresos de los hombres (2.796 $ PPA las mujeres y los hombres 5.123).

Valor IDH
Valor IDG
Informe 2002 (datos 2000)
0,732
0,718
Informe 2005 (datos 2003)
0,759
...
Informe 2006 (datos 2004)
0,765
...

 

Índice de Potenciación de Género (IPG)

El IPG mide las oportunidades de las mujeres y refleja las desigualdades en tres esferas: participación política, participación económica y poder sobre los recursos económicos. Cuanto más cercano a uno sea el valor del IPG, menores son las desigualdades entre los hombres y las mujeres en los tres ámbitos considerados, y cuanto más cercano a cero sea su valor, mayores son las desigualdades.

Valor IDG
Informe 2002 (datos 2000)
0,484
Informe 2005 (datos 2003)
0,490
Informe 2006 (datos 2004)
0,524


El Informe Mundial 2005 ubica a Ecuador, según el IPG, a la posición 55 entre 80 países (con un valor de 0.490); mejorando la posición en el Informe Mundial 2006, pasando a la 49 entre 75 países (con un valor de 0.524).

Según el Informe Mundial 2006, las mujeres ocupaban el 34% de los puestos ejecutivos y administrativos y el 49% de los puestos profesionales técnicos. En cuanto a la participación política de las mujeres, se mantuvo en el 16%. Finalmente, si la relación equitativa en los ingresos percibidos entre hombres y mujeres sería 1, en el caso de Ecuador es 0,55, lo que indica una cifra aún desfavorable para la mujer (alrededor de la mitad).


Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)


Los ODM suponen un respaldo político sin precedentes al impulso compartido de procesos de desarrollo centrados en las personas, en su bienestar y en la libertad. Los ocho ODM –concretos, medibles y exigibles- tienen su origen en la Declaración del Milenio (septiembre 2000) donde se formulan las prioridades de desarrollo para el siglo XXI, prioridades que hunden sus raíces en el mismo marco filosófico que inspira los Derechos Humanos.

De los ocho ODM formulados, sólo el Objetivo 3 se refiere explícitamente a la equidad de género. Numerosas voces han señalado la “ceguera de género” de los ODM y el reto ineludible que supone la transversalización del enfoque de género en todos ellos.

Objetivo 3 Meta 4 Indicadores
Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015. 9. Relación entre niñas y niños en la educación primaria, secundaria y superior
10. Relación entre las tasas de alfabetización de las mujeres y los hombres de 15 a 24 años
11. Proporción de mujeres entre los empleados asalariados en el sector no agrícola
12. Proporción de puestos ocupados por mujeres en el parlamento nacional

 

En el Primer Informe de Avance de Ecuador sobre los ODM, se afirma que la Meta 4 es factible de ser alcanzada, asegurando que la tendencia muestra que no hay diferencias significativas en la tasa neta de matrícula primaria para hombres (90,2%) y para mujeres (90,7%). Sin embargo, se agrega, “para sostener esta meta se requiere mejorar la permanencia de las mujeres en la escuela, mejorar el acceso a la educación superior y mejorar las oportunidades de acceso a posiciones públicas y privadas”. Y en concreto se considera imprescindible:

“1. Garantizar acceso y permanencia de la mujer indígena a la educación básica y de las mujeres en general a la educación secundaria, así como mejorar su acceso a los niveles superiores formativos tanto técnicos, tecnológicos, universitarios y ocupacionales;

2. Ampliar la participación laboral de las mujeres que obraría de modo positivo en una política de reducción de la pobreza, promoviendo tanto crecimiento como redistribución;

3. Consolidar y ampliar la participación política de las mujeres, como un aspecto que contribuya a la democratización de la sociedad y a la gobernabilidad democrática;

4. Eliminar todas las formas de violencia contra la mujer ecuatoriana.”

El análisis de este informe es sin embargo poco detallado y no ofrece más información acerca de los cuatro indicadores que incluye el objetivo.

Por lo que se refiere a la relación entre niñas y niños en la educación primaria el mismo informe, titulado Avance de Ecuador sobre los ODM, puntualiza que básicamente se ha alcanzado la igualdad (0.99). Respecto a la relación entre niñas y niños en la educación secundaria y superior, se observa que el número de mujeres que acceden a estos niveles de educación supera a los hombres (1.12 en la educación secundaria y 1.18 en la educación superior). El índice de paridad entre hombres y mujeres, como porcentaje de las tasas de alfabetización de mujeres y hombres de 15 a 24 años, era para 1995 del 0.75 para las mujeres, con lo cual se prevé que se alcanzará la meta para el 2015. En cuanto a la proporción de puestos ocupados por mujeres en el parlamento nacional, según las estadísticas presentadas en el Primer Informe de Avance de Ecuador sobre los ODM, aún hacen falta esfuerzos para alcanzar la paridad, pues desde 1996 el valor de participación de mujeres se mantiene en 5.7, siendo la meta para el 2015 de 50.00.

 

Índices de compromiso cumplido (ICC)


El ICC constituye un instrumento técnico-político que busca medir el cumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales suscritos por los gobiernos en materia de equidad de género y adelanto de las mujeres, como una forma de control ciudadano que busca evidenciar con datos confiables la situación de las mujeres y su evolución en los 10 años establecidos por la Plataforma de Acción de Beijing. Este Índice se desarrolla ampliamente en el documento titulado ¿Han avanzado las mujeres? Índice de Compromiso Cumplido Latinoamericano 1995-2000, elaborado por FLACSO Chile y UNIFEM (descargar documento).

Con relación a la meta ponderada para la región para el ICC, establecida en el 77,75%, Ecuador muestra un leve avance en los dos primeros años considerados, siendo la variación del 56.2% en 1995, y 58.5% en el 2000, omitiendo datos en el 2003.

El ICC considera tres áreas temáticas, las cuales están constituidas por una serie de indicadores regionales que permiten medir los avances en el cumplimiento de las metas establecidas. Estas áreas temáticas son:

1. Participación y acceso al poder
2. Autonomía económica y pobreza
3. Salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos

Participación política


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a participación ciudadana y acceso al poder (ver documento). En este se observa que en Ecuador existen algunos avances en el logro de la paridad, siendo el 50% la meta trazada para los indicadores que conforman esta área temática: representación en el poder ejecutivo, legislativo y local.

En cuanto al indicador de representación en el poder ejecutivo, que incluye cargos de Ministras de Estado o Secretarias Ministeriales nacionales o federales, se observa en Ecuador algunos avances, que sin embargo todavía mantienen a este país lejano de la paridad, siendo: 6,7% en el 2000, y 13,3% en el año 2003, sin datos en 1995.

En torno a la representación en el poder legislativo, que incluye cargos parlamentarios nacionales o federales, los valores se mantienen con avances durante los tres años analizados: 4,9% en 1995, 6,7% en el 2000 y 13,3% en el 2003.

Respecto al poder local, Ecuador muestra un avance al final de los tres años considerados, siendo: 3,0% en 1995, 2,8% en el 2000 y 5,9% en el 2003, porcentaje que mantiene a este país aún distante de la paridad.

En 1997 una propuesta de cuota femenina del 20% fue presentada a la Cámara de Autoridades. Este porcentaje, se proponía, debería ser aumentado en cada elección subsecuente hasta que el 50 % sea alcanzado. Fue hasta el año 2000 cuando en el Artículo 7 de la Ley Electoral se especificó que la lista de candidatos al Congreso en cada distrito electoral tenía que incluir al menos 30% de mujeres. Si las listas con tres candidatos son registradas, al menos uno de los candidatos debe ser una mujer. Las listas con 4 a 6 candidatos deben incluir al menos a 2 mujeres, las listas de 7 a 9 candidatos deben incluir al menos a 3 mujeres, las listas de 10 a 12 candidatos deben incluir al menos a 4 mujeres. La reforma al Artículo 7 de la Ley Electoral de 2000 también incluye una cuota del 30 % sobre el nivel local.

 

Economía y pobreza


Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a autonomía económica y pobreza (ver documento), que está conformada por indicadores que hacen visible las inequidades del mercado respecto de las mujeres y expresan las barreras económicas, sociales y culturales que enfrentan para el logro de su autonomía económica.

Los valores generales de esta área temática para los años 1995, 2000 y 2003 fueron: 69,4%, 67,7% y 72,6% respectivamente; avances que sin embargo aún mantienen a Ecuador distante de la meta total ponderada para la región (98,30%), a partir de los indicadores que lo constituyen: 1) Relación de ingresos medios de las mujeres ocupadas respecto de los hombres ocupados; 2) Hogares con jefatura femenina en categoría no pobres; 3) Mujeres alfabetizadas de 15 a 24 años de edad.

Respecto a la relación de ingresos medios, Ecuador muestra un retroceso al final de los años analizados, siendo la meta trazada para la región (100%). Las variaciones en este indicador se observan así: 66,5% en 1995, 67,0% en el 2000, pasando a 66,5% en el 2003.

Según información publicada por el Centro de Documentación del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), por acuerdo Ministerial Nº 23 se fijó a partir del 1 de enero del 2007 la cantidad de 120 dólares mensuales como remuneración básica mínima unificada de las trabajadoras/es del servicio doméstico, siendo la remuneración básica actual para los trabajadores en general de 170 dólares.

En cuanto al porcentaje de hogares con jefatura femenina en categoría no pobres, siendo la meta regional el 95%, Ecuador se recuperó en el tercer año luego de haber retrocedido en segundo año: 44,6% en 1995, retrocediendo a 37,6% en el 2000, mejorando en el 2003 al llegar a 53,9% en, aunque todavía se mantiene lejos de la meta trazada.

En torno al tercer indicador, la meta establecida para la región es que el 100% de mujeres de 15 a 24 sean alfabetizadas. Al respecto Ecuador se encuentra a cuatro puntos porcentuales de la meta dada la evolución: 96,0% en 1995; 96,9% en el 2000, y 96.5% en el 2003.

Según estadísticas de género de la CEPAL, se observa entre otros datos que la tasa de desempleo urbano en el 2002 en Ecuador era del 13.9% para la mujer y del 5.8% para los hombres. Además, se agrega que el ingreso per cápita urbano por mujer era el 42.6 % del ingreso per cápita urbano por hombre, siempre en el 2002.

Salud

Para analizar esta área retomamos principalmente el ICC relativo a salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos (ver documento). La evolución en Ecuador, en torno a esta área, muestra valores generales sólo de los dos primeros años analizados, siendo: 70,9% en 1995 y 72,8% en el 2000, ello a partir de los indicadores que lo constituyen:

1) Mujeres en edad fértil usuarias de métodos anticonceptivos modernos. Para este indicador la meta establecida a escala regional es de 60%, de ahí que se observe un leve avance en Ecuador en los dos primeros años de los que se muestran sus valores, siendo 28,6% de 1995 y 32,6% en el 2000.

2) Nacidos vivos de madres de 20 o más años. En cuanto a este indicador se estableció una meta regional de 95%, observándose en Ecuador constantes retrocesos: siendo para 1995 el 88,7%, pasando en el 2000 a 83,3%, y en el 2003 a 83,1%.

3) Atención institucional al parto. Este es uno de los indicadores que muestran avances durante los tres años analizados, partiendo de que la meta establecida para este indicador ha sido del 100%, siendo las variaciones: 63,5% (en 1995), 69,2% (en 2000), pasando a 72,6% (en el 2003).

En cuanto a los derechos sexuales y reproductivos, actualmente en el Ecuador se considera aborto terapéutico el que se realiza cuando el embarazo es producto de violación o incesto. En este país los abortos terapéuticos por estas causas son legales y pueden ser realizados en cualquier hospital que no sea manejado por organizaciones católicas. Sin embargo, en el Ecuador no son legales los abortos en otros supuestos, por tanto, son hechos fuera de la ley y en la clandestinidad, con el riesgo que ello supone para la salud de las mujeres.
El Código Penal de Ecuador, en el Capitulo I, referido a los Delitos Contra la Vida, en el Artículo 443 puntualiza textualmente que “el que por alimentos, bebidas, medicamentos o cualquier otro medio hubiere hecho abortar a una mujer que ha consentido en ello, será reprimido con prisión de dos a cinco años”. Por otra parte, en el Artículo 444 fija que “la mujer que voluntariamente hubiere consentido en que se le haga abortar, o causare por sí misma el aborto, será reprimida con prisión de uno a cinco años. Si consintiere en que se le haga abortar o causare por sí misma el aborto, para ocultar su deshonra, será reprimida con seis meses a dos años de prisión”.

 

Educación


El Instituto Nacional de Estadística y Censo del Ecuador (INEC) en sus estimaciones de la población de 15 años y más que podía leer y escribir para el 2003 consideraba que era un total de 92.5%. Hombres: 94% y mujeres: 91%.

Instituto de estadística de la UNESCO (UIS)
Tasa de alfabetismo y población analfabeta de 15 y más años
Por país y género / abril 2006

Tasa de alfabetismo (%) Población analfabeta de 15 y más años
País o territorio
Hombre Mujer Total
Hombre
Mujer
Total
% de mujeres
Fuente
Nicaragua
92,3
89,7
91,0
314.786
425.726
740.511
57,5
C2001
FUENTE: Naciones Unidas - División de Población. El estimado de población
usado corresponde al año del Censo o la Encuesta.
SIMBOLOS USADOS: c: CENSO


Según datos publicados por el Consejo Nacional de la mujer CONAMU (2003), al analizar la taza de analfabetismo en Ecuador, se puede observar una situación más favorable para las mujeres, especialmente en el primer grupo de edad (15 a 25); sin embargo, a medida que aumenta la edad las tasas de analfabetismo de las mujeres son mucho más altas que las de los hombres, evidenciando la inequidad en el acceso en épocas pasadas.

 

Tasas de analfabetismo por grupos de edad
Área urbana
Área rural
Área nacional

Grupos

Hombre

Mujer

Hombre

Mujer

Hombre

Mujer

15 a 24 años
1,4%
2,2%
5,5%
6,3%
2,6%
3,5%
25 A 39 años
2,7%
2,5%
11,9%
9,6%
5,4%
4,6%
40 a 64 años
7,9%
4,9%
35,6%
22,4%
16,3%
10,5%
65 y más años
25,2%
17,1%
61,8%
45,6%
39,2%
29,1%
Total
5,9%
4,4%
23,4%
17,0%
11,4%
8,5%
FUENTE: INEC - Sistema Integrado de Encuesta de Hogares, Módulo Empleo. Noviembre. 2003

Por otra parte, el CONAMU publica que en Ecuador la repitencia es del 5% para hombres y 3,5% para mujeres, considerada uno de los principales obstáculos que frenan el desarrollo educativo. La constante es que los hombres en todas las edades y niveles educativos tienen tasas de repitencia más altas que las de las mujeres, demostrando ellas mejores posibilidades de continuar con la educación. “A ello se debe que en la última década se han estrechado y van diluyéndose las diferencias en años de escolaridad entre los sexos”, concluye el CONAMU.


Violencia


Según ISIS Internacional, una encuesta realizada en Quito por el Centro de Planificación y Estudios (CEPLAES), señala que el 60 por ciento de las mujeres eran o habían sido golpeadas por sus esposos o convivientes. De entre ellas, un 37,3 por ciento era maltratada frecuentemente; el 25 por ciento sufría agresiones "a veces" y el 35,6 por ciento era agredida "rara vez". (Aguilar y Camacho, Nada Justifica la Violencia, CEPLAES, 1997).

Según el Informe Estadístico N° 9 de la Fundación María Guare de Guayaquil, entre octubre de 1996 y abril de 1997 se denunciaron 6.153 casos de agresión intrafamiliar en la Comisaría de la Mujer y la Familia de esa ciudad. Un 92,72% de las víctimas son mujeres, de las cuales un 53,39 por ciento mantiene una relación marital de siete años o más. La agresión se da en un 88,97 por ciento en el hogar. En un 74,90% de los casos la agredida es quien hace la denuncia.

La mirada regional que ofrece el Banco Mundial para 2003 indica que las principales problemáticas de género en Ecuador son la mortalidad materna (160 por cada 100.000 nacidos vivos) y la violencia doméstica.

Esfuerzos legales para la igualdad en el país

En 1980, con la creación de la Oficina Nacional de la Mujer, en el Ministerio de Bienestar Social, se inicia un proceso de fortalecimiento institucional para contar con recursos propios y desarrollar propuestas de mayor impacto en la vida de las mujeres. En 1986, la elevación de estatus, a Dirección Nacional de la Mujer DINAMU, dentro del mismo Ministerio de Bienestar Social, constituyó un adelanto significativo en este proceso.

La autonomía institucional y el poder de decisión para influir al más alto nivel y contribuir a la vigencia de la igualdad de oportunidades y de los derechos humanos de las mujeres, fue una preocupación permanente tanto de los movimientos de mujeres como de las diferentes Directoras de la DINAMU, el cual se transformó en 1997 en el CONAMU.

El CONAMU es un organismo de derecho público con una finalidad social y pública, con personería jurídica y régimen administrativo y financiero propio. Está adscrito a la Presidencia de la República. Se creó mediante Decreto Ejecutivo No. 764 publicado en el Registro Oficial No.182 del 28 de octubre de 1997, como organismo rector de políticas públicas de promoción y protección de los derechos humanos de las mujeres y la equidad de género. Como resultado del proceso de reformas constitucionales el CONAMU adquiere un rango superior convirtiéndose en el primer Consejo de Derechos del país.

La Constitución Política del Ecuador es el principal marco jurídico de creación y funcionamiento del CONAMU; establece en su artículo 41 que “El Estado formulará y ejecutará políticas para alcanzar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, a través de un organismo especializado que funcionará en la forma que determine la ley, incorporará el enfoque de género en planes y programas, y brindará asistencia técnica para su obligatoria aplicación en el sector público”.

El CONAMU tiene como función principal la rectoría de políticas públicas en materia de género, con capacidad para normar, regular e institucionalizar la inserción del enfoque de género en los planes, programas y proyectos y su obligatoria aplicación en todos los organismos del sector público. Entre las principales actividades que realiza están:

  • Formular y promover políticas con enfoque de género;
  • Coordinar la formulación, ejecución, el seguimiento y la evaluación de planes, políticas, programas y proyectos en beneficio de la equidad de género;
  • Coordinar acciones para la elaboración, el análisis de estrategias favorables a la equidad de género;
  • Fomentar el respeto de los derechos humanos de las mujeres
  • Establecer un marco jurídico que garantice el pleno ejercicio de los derechos de las mujeres, entre otras.

La misión del Consejo se enmarca en el Plan de Igualdad de Oportunidades 2005-2009 (PIO), construido con la participación de diversas organizaciones de mujeres sectoriales o territoriales, como un instrumento técnico-político que permite al conjunto del Estado asumir las necesidades e intereses de las mujeres ecuatorianas como políticas de Estado a ser implementadas en el mediano y largo plazo para transformar positivamente su vida como imperativo democrático.

En la elaboración de este Plan el CONAMU invirtió enormes esfuerzos económicos, técnicos, humanos y financieros en un proceso participativo de consulta en el cual han trabajado centeneras de mujeres diversas: indígenas, afroecuatorianas, campesinas, jóvenes, mujeres de organizaciones nacionales regionales, trabajadoras sexuales, liderezas sociales y políticas, autoridades locales, autoridades políticas y el equipo del Consejo Nacional de las Mujeres, constituyéndose en una herramienta de exigibilidad a cada una de las instancias e instituciones encargadas del diseño, formulación y ejecución de las políticas públicas del Estado ecuatoriano y como mandato de rectoría para el CONAMU.

El PIO se compone de cuatro subsistemas de derechos:

  • Promoción y protección de la participación social, política, ejercicio de la ciudadanía y gobernabilidad democrática;
  • Promoción y protección del derecho a una vida libre de violencia, a la paz, a la salud, a los derechos sexuales y reproductivos y al acceso a la justicia;
  • Protección y promoción de los derechos económicos, sociales y ambientales, al trabajo y acceso sustentable a recursos e iniciativas financieras; y,
  • Promoción y protección de los derechos culturales, interculturales, educativos, calidad de vida y autonomía de las mujere

El Plan de Igualdad de Oportunidades 2005-2009 - PIO, fue declarado Política de Estado mediante Decreto Ejecutivo No 120-A, publicado en el Registro Oficial No. 234 de 22 de marzo de 2.006 las mujeres ecuatorianas.

América Latina Genera y el CONAMU han colaborado estrechamente desde el inicio del proyecto. El Mecanismo Nacional de Igualdad del Ecuador participó en una primera fase de la implementación del proyecto, durante la cuál se identificaron las respuestas más adecuadas a las necesidades expresadas y sentidas en materia de gender mainstreaming en noviembre del 2005. A través del punto focal de género de la oficina PNUD-Ecuador la institución hizo llegar un documento con la información solicitada por un cuestionario. A partir de esa fecha se han intercambiado recursos y comunicaciones permanentes entre ambas partes con el objetivo de estrechar esta colaboración y apoyo mutuo.

La Constitución Política del Ecuador de 1998 incorpora de manera transversal el enfoque de género y la protección de los derechos humanos específicos de las mujeres a lo largo de todo el texto. Cabe resaltar que tiene como fundamento la Convención para Eliminación de Todas las formas de discriminación hacia la mujer –CEDAW (firmado –1980- y ratificado –1981-; así como su Protocolo Facultativo (firmado –1999- y ratificado –2002), el Programa de Acción de El Cairo, la Convención Belén do Para (firmada y ratificada en 1995) y la Plataforma de Acción de Beijing que se constituye en un valioso instrumento de justicia y empoderamiento de las mujeres ecuatorianas en el que se establecen principios fundamentales como:

1) la no discriminación y la igualdad ante la ley;
2) el derecho a la integridad personal y a una vida libre de violencia;
3) el derecho a la libre opción sexual; el derecho a recibir información y educación sobre sexualidad;
4) el derecho a decidir cuándo y cuántos hijos procrear;
5) el derecho a percibir idéntica remuneración por trabajo de igual valor;
6) la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres para acceder y decidir sobre los recursos de la producción y la propiedad;
7) el derecho a no ser discriminadas por maternidad;
8) el derecho a la participación equitativa de las mujeres en las instancias de dirección y decisión.

La obligatoriedad del Estado de incorporar el enfoque de género en la planificación económica y social entre los más importantes.

Ecuador ha ratificado los Convenios 100, 103 y 111 de la OIT, no así los Convenios 156 sobre responsabilidades familiares y el 183 sobre protección de la maternidad.

En la legislación secundaria destacamos la promulgación de la Ley sobre Violencia contra la Mujer y la Familia (1995), la Ley de Maternidad Gratuita y la atención a la infancia (1994), las Reformas al Código Penal y de Procedimiento Penal (2005) y la Ley de Cuotas (2000) y la Ley de Amparo Laboral sobre la Mujer (1997) entre las más importantes.

 

callejero

• Quiénes somos• Contáctanos• Regístrate• Boletín• Mapa del sitio
 
| ¡síguenos en las redes!
2006-2014 © Todos los derechos reservados
Se permite la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal, citando la fuente