Por: PNUD
30 Mayo 2019
  • América Latina Genera entrevista a Aline Flores, Presidente del Consejo Nacional de Inversiones; Coordinadora del Comité de Genero de Empresa Sostenible del COHEP, para el boletín del mes de mayo sobre el empoderamiento económico de las mujeres.

Licenciada en Administración de Empresas con orientación en mercadeo y finanzas, graduada de la Universidad St. Edwards en Austin, Texas, USA; posee Maestría en Administración de Empresas de INCAE (Instituto Centroamericano de Administración de Empresas). Actualmente pasante de la Carrera de Derecho. Presidente Ejecutivo de Grupo Flores, conglomerado empresarial hondureño multi inversiones con más de 93 años de trayectoria en el sector automotriz que integra a más de 700 colaboradores. En la actualidad funge como la Presidente del Consejo Nacional de Inversiones (CNI 2014 - a la fecha); así como Coordinadora del Comité de Género de Empresa Sostenible del COHEP, también es Miembro del Consejo Consultivo de Excelencia y Embajadora de la Campaña Niñas con Igualdad de Plan Internacional Honduras (2018 – a la fecha); y, miembro del Consejo Directivo de Ciudad Mujer en representación del sector privado (2018 – Actual). En el ámbito social y empresarial nacional y regional se ha destacado como Presidente del Consejo Empresarial de América Latina para Honduras (CEAL) (2016 - a la fecha), Presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP 2012-2016), miembro de la Clase Fundadora (Primera Promoción) de la Central América Leadership Initiative (CALI) programa del Aspen Institute; Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio del Istmo Centroamericano (FECAMCO 2011-2012); Presidente de la Federación de Entidades Privadas de Centroamérica, Panamá y República Dominicana (FEDEPRICAP 2012-2013); Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT 2009 -2012). 

Por su trayectoria empresarial y contribución a la sociedad ha sido objeto de varios reconocimientos como el premio a “Empresaria Ejemplar 2008-2009” (CAMACOL) y con la Hoja de Liquidámbar (Octubre 2010) otorgada por la Corporación Municipal del Distrito Central AMDC, que es el máximo galardón que entrega la municipalidad de Tegucigalpa a ciudadanos e instituciones que se distinguen por sus aportes en los diferentes campos del desarrollo. 

En el 2014, fue nombrada por la Revista “El Economista” del Salvador como Empresaria del Año y en el año 2015, 2016 y 2017 la Revista Forbes la nombra como una de las 50 mujeres más influyentes de Centroamérica. 

Ha participado en varias Conferencias y Foros Empresariales a nivel nacional e internacional visualizando la libre empresa e inversión privada para el desarrollo social y económico del país.

1. ¿Por qué es relevante avanzar la igualdad de género en el mundo empresarial?

Está comprobado que incide de manera directa en la productividad de los paises, porque apoyando a las mujeres apoyamos a las familias, ya que éstas representan el núcleo central de la sociedad. Este ya no es un tema de moda, es imperativo que desde el sector privado seamos capaces de reconocer que las competencias no tienen género.

Desde la cúpula empresarial deben realizarse esfuerzos por continuar cambiando los paradigmas que uínicamente nos han permitido reproducir más de lo mismo, debemos ser capaces de incidir a través de la socialización, formación, conformación de iniciativas, pero primero creando conciencia desde las gremiales y el sector para abrir los espacios de participación de más mujeres en posiciones de dirección.

En las empresas reconvirtiendo los procesos de reclutamiento y selección, en los cuales no se discrimine, por el contrario se privilegien las competencias en su justa medida, ya que desde el sector privado de Honduras no se pretende exigir cuotas, se pretende crear oportunidades, abrir espacios y demostrar capacidades, que más allá de la defensa de extremos, se debe privilegiar la complementariedad entre hombres y mujeres.

El reto continua siendo grande, ya que debemos trabajar con situaciones multifactoriales en el país, pero en la medida que desarrollemos capacidades para reconocer el potencial de los hombres y mujeres podremos avanzar en el tema de igualdad.

2. ¿Qué oportunidades o desafíos persisten?

Sin lugar a dudas, reconocer y aprender la realidad sobre los estereotipos que concientes o inconcientemente reproducimos y que únicamente cuando los reconocemos podemos ser capaces de hacer los cambios, para ello se requeire un proceso continuo de formación.

Existen oportunidades para cambiar la forma de educar a nuestros hijos y de incorporar en el sistema de educación el tema bajo una óptica integral y como un mecanismo de empoderamiento de las nuevas generaciones.

En el sector empresarial continúa el reto de reconocer las potencialidades de las mujeres en posiciones de dirección, la necesidad de administrar con escalas salariales basadas en las actividades del puesto únicamente, en el involucramiento de los hombres al tema de igualdad, en visibilizar aun más los casos de éxito de mujeres talentosas y sobre todo propiciar que este sea un esfuerzo común.

Sin lugar a dudas, continuamos buscando los actores idóneos para que asuman las responsabilidades de articulación de las iniciativas de igualdad de género que permitan tener resultados significativos a corto plazo, pero eso no nos detiene a trabajar con iniciativas de actores conocedores del tema, comprometidos porque le apostamos a los efectos multiplicadores de las intervenciones.

3. ¿Es posible soñar con un futuro igualitario para las mujeres?

Soñar es solo el primer paso y es necesario hacerlo, sin embargo, el futuro depende más de pasar del soñar a la acción, se debe desde los diferentes escenarios de los países, comprometerse en la búsqueda de la igualdad.

Lograr el objetivo depende de la inversión en el desarrollo del capital humano de la población femenina, no sólo tiene sentido desde el punto de vista económico, sino que también es positivo para el desarrollo sostenible y para romper el ciclo intergeneracional de pobreza.

El asegurar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación, la formación, la salud, los programas sociales, es decisivo para mejorar las posibilidades de las niñas de tener un futuro productivo.

Infancia es futuro y por esa razón los países deben esforsarce por incorporar en sus sistemas educativos de nivel básico los elementos esenciales para una atención estandarizada a los niños y las niñas, empoderamiento de las fortalezas basado en las diferencias individuales y reconocimiento del rol de cada uno en la sociedad.

4. ¿Qué puede hacer el sector privado para avanzar la igualdad de género en el mundo empresarial?

Inicialmente reconocer la necesidad de incidir. En particular en Honduras, se logra a través de la conformación de un Comité de Género en la cúpula empresarial del país, lograr la participación de un número significativo de instituciones, asociaciones y gremiales empresariales e iniciar de manera responsable adquiriendo conocimiento del tema.

Posterioremente, incorporó en los objetivos la necesidad de sensibilizar a las Juntas Directivas de las gremiales empresariales para crear las condiciones de ingreso a mediano plazo de un mayor número de representación femenina y de igual forma incentivar a las empresas representadas a través de la socialización de los impactos directos de participación de las mujeres en posiciones de dirección.

Complementariamente capacitar a los responsables de procesos formales de reclutamiento y selección de personal para que ellos puedan reconocer que las competencias no tienen género.

Para un país como el nuestro en vias de desarrollo donde los retos son tantos, pero de igual forma las oportunidades por una población con el 51% de mujeres desde el sector privado se debe asumir la responsablidad de hacer algo y hacerlo bien, con iniciativas que permitan de manera escalonada colocar el tema el agenda e insistir de manera consistente en los espacios, quizas los resultados los veamos a mediano o largo plazo pero dejar de hacerlo no es opción.

5. ¿Qué están haciendo desde su organización para avanzar la igualdad?

En el año 2015 se firmó la Declaración de Principios de Igualdad y Equidad de Género en el Sector Empresarial, con el objetivo de romper las barreras estructurales y culturales dentro de las organizaciones, que limitan el avance de las mujeres, requieren el firme compromiso de todos; que por esta razón el liderazgo femenino es una realidad que cada día toma más fuerza, ya que las características propias de la mujer han logrado que su liderazgo sea necesario tanto en la vida familiar, como empresarial.

Desde el enfoque del sector privado, se trabaja en promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer. Se promuve en las empresas y en las organizaciones empresariales el trato igualitario entre mujeres y hombres, impulsando iniciativas destinadas a garantizar la igualdad de género al más alto nivel dentro de las empresas y en las organizaciones empresariales, promovemos una cultura empresarial inclusiva, eliminando los estereotipos, promoviendo ambientes de trabajo libres de cualquier tipo de acoso, discriminación e intimidación, crecimiento y desarrollo a través de programas de formación, capacitación, entrenamiento y orientación, con las mismas condiciones a mujeres y hombres. Difundimos buenas prácticas nacionales empresariales que promuevan igualdad y equidad de género, apoyar el desarrollo de capacidades empresariales sostenibles, económicas y socialmente en condiciones igualitarias.

También se realizan diferentes acciones en alianzas estrategicas con instutuciones publicas y privadas, entre ellas; acompañamiento en campañas, apoyo al fortalecimiento de la inicitiva ciudad mujer, orientadas a desarrollar capacidades en el modulo de autonomia economica, desarrollando capacidades en las mujeres para generar sus propios emprendimientos y generar ingresos para ellas y sus familias.