La resiliencia de las comunidades comienza al estar preparadas, sin importar el tipo de desastre que enfrenten. En el epicentro de esta resiliencia es común encontrar a las mujeres