29 Julio 2014

 

 

Redacción|   Panamá  | 20 de Julio de 2014

 

 

¿Por qué abordar este tema? ¿Cómo contribuye a la temática? ¿Qué nuevas luces aporta?
Creo que es importante abordar el tema para corroborar o revisar algunas ideas respecto a la correlación género/corrupción. Es muy probable que la cuestión esté vinculada a las condiciones sociales, económicas y culturales de cada región o país, de ahí la importancia de un estudio como éste, que espero pueda continuarse en otros países de la región. Por otra parte, en la medida en que se profundice el tema se podrán planificar acciones de lucha contra la corrupción en las que se potencien las competencias y habilidades de todas las personas.


A grandes rasgos, y según los hallazgos del estudio exploratorio realizado, ¿podríamos afirmar que existe algún vínculo entre corrupción y género?
Hasta ahora la investigación aporta pistas interesantes sobre la relación género/corrupción tanto en lo que respecta a la corrupción como fenómeno social como lo relativo a la corrupción en tanto problema público. No hemos recopilado, en cambio, evidencia firme que permita sostener la tesis esencialista, en el sentido de identificar el sexo de las personas con una mayor conciencia moral o menor propensión a cometer actos de corrupción.


¿Qué hallazgos se desprenden de los tres estudios de caso? ¿Existe alguna diferencia resaltable?
La mayor diferencia entre los estudios de caso refleja un hecho común en otras áreas de estudio y es la disparidad del acervo estadístico e investigativo en los distintos países de América Latina. El diseño de políticas públicas requiere contar con información actualizada y desagregada que permita captar adecuadamente la realidad sobre la que se pretende operar. En materia de corrupción es escasa la información desagregada por sexo.


¿Qué relevancia tiene el abordaje de manera conjunta de temas como son el género y la transparencia y la rendición de cuentas? ¿Supone algún valor agregado?
La información obtenida en una investigación de este tipo contribuirá a un más adecuado diseño de políticas públicas en materia de transparencia, rendición de cuentas y lucha contra la corrupción. En encuestas internacionales como el Barómetro Global de Corrupción de Transparency International se aprecia una marcada disposición de las mujeres a asumir un rol activo contra la corrupción. Conocer la incidencia del género en materia de corrupción permitirá crear las herramientas y programas adecuados que faciliten la intervención de la fuerza social de las mujeres.


¿Cuáles son los próximos pasos en esta iniciativa?
A partir de este estudio preliminar, lo ideal sería validar los datos obtenidos y las zonas grises donde no se puede conseguir información y elaborar una metodología más ajustada a la realidad latinoamericana para aplicarla en los demás países de la región, lo que permitiría obtener información valiosa no sólo a nivel país, sino que facilitaría un enfoque comparado.

Esta información permitiría proponer estrategias de participación activa de la ciudadanía en la mejora de la rendición de cuentas y el control de nuestras democracias, utilizando herramientas, programas y medios que tomen en cuenta la variable género y se ajusten a las particulares condiciones que varones y mujeres enfrentan en materia de corrupción.