30 Julio 2014

 

 

En la presentación, organizada conjuntamente por el Ministerio de Asuntos de Género, Juventud y Desarrollo Infantil y la Oficina del PNUD de Trinidad y Tobago,  se enfatizó en la necesidad de proteger de la violencia a las mujeres y las niñas de nuestra región.

El Caribe es una región donde la incidencia de la violencia contra las mujeres es dramática. Esto fue destacado en el Informe sobre Desarrollo Humano del Caribe del PNUD del año 2012, que indicó que de 10 violaciones que se cometen en el mundo, 3 ocurren en el Caribe. Según los datos de Trinidad y Tobago, ha habido un aumento de los delitos de violencia sexual en el 2012 y del total de personas asesinadas en ese año en el país, el 35,4% fueron mujeres. Se plantearon algunas condiciones necesarias para la mejora de la respuesta estatal al tema, como la formación de los/as operadores/as de justicia en materia de género y violencia sexual, la mejora de los sistemas de gestión de la información, la agilización de los procesos judiciales y el efectivo acceso a la justicia de las mujeres sobrevivientes de violencia.

El ministro de Asuntos de Género, Juventud y Desarrollo Infantil de Trinidad y Tobago, Clifton De Coteau, hizo hincapié en la importancia de los centros de atención integral, la formación profesional dirigida a las mujeres jefas de hogar y la sensibilización de los hombres en el respeto hacia las mujeres.

Actualmente el Centro Regional del PNUD para América Latina y El Caribe está actualizando la información del estudio “El compromiso de los Estados: Planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y El Caribe”, con el objetivo de continuar su difusión, el intercambio de conocimiento entre países y la generación de diálogos nacionales en torno al tema. La propuesta requiere iniciar un profundo debate en el interior de los Estados que convierta a la violencia contra las mujeres en una auténtica política de Estado que dé sostenibilidad a los planes nacionales y que envíe a la sociedad un mensaje de tolerancia cero hacia la violencia contra las mujeres.