27 Marzo 2015

 

 

El trabajo de las Naciones Unidas para reducir riesgos de desastres se basa en el conocimiento y la experiencia de los países y otras partes interesadas en las últimas décadas. Han existido, sobre este tema, diferentes hitos, la semana del 14 al 18 de marzo del 2015 marcó otro de estos hitos, la celebración de la IV Conferencia Mundial sobre Desastres, en Sendai. Japón. La perspectiva de género ha ido avanzando a lo largo del tiempo y vinculándose cada vez más al tema de riesgos.. pero... ¿qué ha pasado en Sendai?

El Marco de Acción de Hyogo (2005-2015) supuso la ruta de acción para todos los países de cara a la Reducción del Riesgo de Desastres durante los 10 años que estableció el trabajo conjunto. El marco propuso una serie de prioridades de acción entre las que se incluyó: "Se debe incorporar una perspectiva de género en todas las políticas, planes y procesos de decisión sobre la gestión del riesgo de desastre, incluidos los relativos a la evaluación de los riesgos, la alerta temprana, la gestión de la información y la educación y la formación".

Durante la Conferencia de Sendai el tema de género ha tenido un foco muy localizado, la importancia de la participación de las mujeres en todos los procesos de la gestión de riesgos de desastres. Eventos paralelos celebrados también reforzaron este hecho, con el título: "Movilizar el liderazgo de las mujeres para la reducción de desastres" se pone de manifiesto el énfasis que se le quiere dar al tema, pero ¿es suficiente?

Te invitamos a que generes tu propio criterio con la revisión de los documentos que han sido emitidos durante la conferencia:

La "declaración de Sendai", donde incluyen algunos elementos de género en los principios y en la prioridad 4.

"Movilizar el liderazgo de las mujeres para la reducción de desastres" Documento donde se presentan las ideas principales para la participación de las mujeres que destaca:

La Institucionalización. La priorización de la igualdad de género y liderazgo de las mujeres en todos los aspectos de gobernabilidad de la RRD, en particular nacional y local de planificación, es una clave en obtener resultados de reducción de riesgo de desastre sostenible para hombres y mujeres.

Representación. Las mujeres, como individuos y grupos organizados, son agentes y dirigentes de estrategias colaborativas de cambio, innovación, resistencia, solidaridad y supervivencia en sus comunidades. Su perspectiva y conocimiento local proporcionan importantes contribuciones a la construcción de resiliencia.

Participación y capacidad. Las mujeres deben ser colocadas como actores activos y tomadoras de decisión en los esfuerzos de RRD y no sólo como un recursos económico y humano para la RRD. El liderazgo de las mujeres se facilita aún más cuando son sistemáticamente incluidas e informadas y cuando se admite su participación.

Rendición de cuentas. En el marco Post-2015 para la reducción de desastres se espera establecer métricas para medir el impacto y el progreso de los compromisos a niveles mundial, regional, nacional y local. Datos de género accesibles e información sobre el progreso en este tema serán claves para monitorear el progreso del empoderamiento de las mujeres en el liderazgo en RRD.