07 Noviembre 2016

 

 

San José, Noviembre 2016. Tras el taller regional celebrado en marzo del 2016, la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias, CNE, de Costa Rica tomó el testigo y ha avanzado de forma innegable hacia la construcción de una institución más igualitaria. Para ello ha iniciado el proceso de desarrollo de capacidades basado en la metodología de PNUD, cuyo primer taller ha sido apoyado por el Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central, CEPREDENAC y financiado por USAID/OFDA.

En agosto de este año la CNE, crea su unidad de Género e Inclusión social, amparada por la ley de creación de unidades de género en las instituciones del estado. Este es el primer paso de un proceso que están impulsando desde la institución y que da forma a los procesos de Mainstreaming en las instituciones del estado.

Se han cumplido veinte años desde que los Estados asumieran abiertamente la estrategia de mainstreaming de género en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing. Desde entonces, son muchos los esfuerzos realizados en múltiples países del mundo, por parte de instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil, para poner en práctica dicha estrategia que tiene como finalidad la consecución de la igualdad de género. Pese a los avances, varios análisis han demostrado que los esfuerzos no han redundado en la transformación de los órdenes institucionales ni en la inducción de cambios profundos de la acción pública.

Si consideramos que el desarrollo de capacidades es el "cómo" del desarrollo humano, y que éste se queda incompleto si no aborda la igualdad de género, es indispensable desarrollar y fortalecer la capacidad de los Estados, organizaciones e instituciones para hacer efectivo el mainstreaming o transversalidad de género en todo su potencial transformador.

El maintreaming es por tanto un proceso estratégico que representa "un conjunto de actividades o eventos, sistémica o mutuamente relacionados, en forma organizada o coordinada, los cuales interactúan en fases temporales sucesivas para transformar insumos o elementos de entrada en resultados que constituyen el fin o propósito del proceso" (FLACSO, 2011). Este proceso estratégico abarca múltiples dimensiones. Sin lugar a dudas, cuenta con una clara dimensión política, ya que se trata de cambiar un orden basado en relaciones de poder desiguales. Pero para que el proceso funcione, se requiere tener en cuenta otras dimensiones que interactúan con la esfera política y la hacen factible, como son las dimensiones institucional, administrativa, social, cultural y técnica.

Para poner en marcha este proceso la CNE diseñó, junto a PNUD y CEPREDENAC un taller para personal clave de la institución (alrededor de 45 personas) basado en una parte de formación sobre marcos normativos internacionales, regionales y nacionales, conceptos básicos; y una segunda parte de trabajo práctico que permita tener un primer "Ranking de capacidades" institucionales y una hoja de ruta.

Para aprovechar el inicio de trabajo de la Unidad de convocó también un día de trabajo con municipalidades, que incluía oficinas de Gestión de Riesgos y Oficinas de la Mujer o de Gestión social, que permitieran iniciar un proceso de articulación nacional liderado por la CNE.

Para más información del evento: AQUI

Para conocer más de la Guía de Desarrollo de Capacidades: AQUÍ

Para conocer sobre eventos anteriores: AQUI

Para conocer más sobre el trabajo del PNUD: AQUÍ