Más de 100 representantes de gobiernos, empresas, ONG y de la sociedad civil discutieron sobre igualdad de género en las empresas durante el evento paralelo de la 61 Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer 2017 (CSW61), organizado el 21 de marzo 2017 en Nueva York por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Gobierno de Panamá.

 

El panel “Programa de Certificación del Sello de Igualdad de Género para el Sector Privado: Impulsando el rol del sector privado para promover el empoderamiento económico de las mujeres y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)", se llevó a cabo en la sede de la ONU y contó con autoridades y representantes de África, Europa y América Latina. 

 

La discusión reflejó las lecciones aprendidas, el impacto positivo en los empleados - mujeres y hombres por igual - y el desempeño de las empresas que han implementado el Sello de Igualdad de Género del PNUD.
A través del Programa de Certificación del Sello de Igualdad de Género, el PNUD apoya a los gobiernos para ayudar a las empresas públicas y privadas a promover la igualdad de género en el lugar de trabajo, abordando el balance entre el trabajo y la vida privada, la promoción de la gestión y el liderazgo de las mujeres, y el establecimiento de lugares de trabajo inclusivos y seguros. A la fecha, más de 400 empresas de 10 países de América Latina han sido certificadas por sus gobiernos para cumplir con los estándares de igualdad de género.

El evento estuvo presidido por Susan McDade, Administradora Auxiliar Adjunta y Subdirectora de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe del PNUD, y la Embajadora Laura Flores, Representante Permanente de Panamá ante la ONU.

 

El panel estuvo integrado por el Embajador Cristián Barros, Representante Permanente del Gobierno de Chile ante las Naciones Unidas; Pius Bigirimana, Secretario Permanente del Ministerio de Género, Trabajo y Desarrollo Social del Gobierno de Uganda; César Mejía, Gerente de Recursos Humanos y Sostenibilidad de Cementos Argos de Colombia; y Edwidge K. Mutale, Secretario Permanente del Ministerio de Género del Gobierno de Zambia. También participó Beatriz Becerra Basterrechea , miembro de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo.

 

"La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ofrecen una hoja de ruta para construir el mundo que queremos y no dejar a nadie atrás. La igualdad de género es fundamental para esta agenda y los ODS, tanto como derecho humano fundamental, como impulsor del progreso de todos los objetivos de desarrollo ", dijo Susan McDade.

 

 “Para lograr la meta 50/50 es importante que trabajemos en conjunto”, aseguró la Embajadora Laura Flores. “Luego de adoptada la Agenda 2030, con los objetivos trazados -entre estos el número cinco-, consideramos que este programa es una herramienta clave para que ambos sectores público y privado unan esfuerzos para reducir las brechas existentes, agregó.

Según un informe de McKinsey, un escenario en el que las mujeres desempeñan un papel idéntico a los hombres en los mercados laborales podría agregar tanto como $ 28 billones, o 26 por ciento, al PIB mundial anual en 2025. Este impacto es equivalente de las economías de Estados Unidos y China combinadas.

 

 

Mas información