Por PNUD República Dominicana
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres) y el Ministerio de la Mujer presentaron  el informe "Del compromiso a la acción: políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe",  con el objetivo de analizar las experiencias más promisorias que se registran en la región y en particular de Republica Dominicana. A partir de este conocimiento, se espera que las instituciones del Estado fortalezcan su capacidad de respuesta ante este flagelo.

El informe está basado en la información suministrada por 33 países en materia de prevención, atención, sanción y reparación de la violencia contra la mujer (VCM). En el documento se identifican algunos obstáculos comunes a los países estudiados, tales como la baja asignación de recursos para la implementación y monitoreo de los planes nacionales de prevención y atención a la violencia contra las mujeres, que limita la capacidad de liderazgo de los Ministerios de la Mujer y mecanismos nacionales para la igualdad de género.  

De igual forma, como otro obstáculo común en la región, fue detectada la  falta de un compromiso político robusto que incida en una mejor coordinación inter-institucional, en el entendido de que la violencia contra las mujeres es una problemática que amerita de un abordaje multisectorial.

El estudio alerta que el número de feminicidios  está en aumento, y dos de cada cinco son resultado de la violencia doméstica. Además, alrededor del 30% de las mujeres han sido víctimas de violencia por parte de su pareja y el 10.7% han sufrido violencia sexual fuera de la pareja, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En República Dominica, aunque se cuenta con  mecanismos y políticas para dar respuesta a la violencia contra las mujeres, el país ocupa uno de los tres  primeros lugares en la región en la manifestación más grave de la violencia, que es el feminicidio. En el año 2016, hubo un total de 88 feminicidios y a octubre de este año se reportan 83 casos, según datos de la Procuraduría General de la República Dominicana. Si la tendencia se mantiene a este ritmo, es probable que en 2017 el país supere el tercer lugar entre las tasas de feminicidios más altas después de El Salvador y Honduras. .

Entre las recomendaciones que ofrece el estudio se destaca la necesidad de incrementar la asignación presupuestaria a los Ministerios de la Mujer para la implementación de los planes nacionales y promover la creación de políticas que cuenten con un enfoque multidimensional con acciones que se puedan priorizar a nivel municipal.  

De igual forma se recomienda trabajar con los hombres para cambiar la percepción de las masculinidades, llevar las discusiones a las escuelas y lugares de trabajo, y tratar de que los hombres, especialmente los jóvenes, sean socios en la lucha para acabar con la violencia contra las mujeres.