02 Febrero 2018

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, junto a organismos de defensa de los derechos e igualdad de las mujeres, presentó ayer los proyectos que se adelantan para acelerar el proceso de igualdad de género en el sector público, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.


ENTIDADES PÚBLICAS TENDRÁN ‘SELLO’ DE IGUALDAD DE GÉNERO

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en colaboración con representantes de organizaciones estatales de la región dedicados a la protección de los derechos y el desarrollo de las mujeres, trabajan en alternativas para acelerar la igualdad de género en el sector público del país.

Esta labor es parte de la agenda fijada para alcanzar la meta número cinco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que consiste en “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas” para 2030.

Entre las propuestas que adelanta el PNUD para lograr la equidad entre hombres y mujeres están el desarrollo de una guía práctica para acelerar el proceso de equidad de género en el Estado, el cual denominan “sello de igualdad de género en el sector público”.

Las instituciones que reciben el “sello” son reconocidas por alcanzar estándares específicos en esta materia. Se evalúan aspectos como salarios, número de mujeres en posiciones directivas, balance vida/trabajo, eliminación de acoso sexual y el lenguaje sexista.

La directora del Programa de Género para América Latina y el PNUD, María Eugenia Piza López, explicó que en la región de América Latina hay avances en materia de protección y reconocimiento de los derechos de las mujeres a participar, pero todavía persiste la brecha entre hombres y mujeres.

Piza López indicó que la poca participación de las féminas es visible en partidos políticos, parlamentos o asambleas, municipios y en empresas públicas. De igual modo, las mujeres aún reciben menos paga por el mismo trabajo en comparación con los hombres.

No obstante, Piza López aclaró que el “sello de igualdad de género en el sector público”, por sí solo, no acortará la brecha, ya que aplicarlo depende de la voluntad política y el compromiso de las autoridades.

La opinión de Piza López fue respaldada por la ministra de la Mujer de la República Dominicana, Janet Camilo. Para Camilo, esta voluntad se reflejaría con la participación de un mayor porcentaje de mujeres en las estructuras de mando y en las decisiones de Estado.

En tanto, la directora del Instituto Nacional de la Mujer, Liriola Loteau, explicó que junto a República Dominicana comenzarán a trabajar en la implementación de este “sello” para las entidades del Estado.

Fuente