08 Marzo 2018

Declaración del Administrador del PNUD, Achim Steiner, en el Día Internacional de la Mujer. Tema: “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres

 

Los movimientos de mujeres dominan hoy la conversación mundial. Desde #MeToo o #YoTambién y #TimesUp, que ponen de relieve el acoso y abuso sexuales, a #NiUnaMenos, el movimiento que protesta contra el femicidio, las voces de las mujeres que exigen igualdad han dado la vuelta al mundo, y ya se puede sentir el cambio.



Estos movimientos y marchas le infunden un significado especial al Día Internacional de la Mujer de este año. Hoy rendimos homenajea a las activistas que trabajan incansablemente para “decirle sus verdades al patriarcado” y que nos instan a todos a alcanzar la igualdad de derechos de las mujeres.   

Ahora es el momento para poner fin al acoso y abuso sexuales. Es un imperativo moral colectivo evitar este comportamiento, que se debe erradicar dondequiera que se encuentre. Debemos trabajar unidos para cambiar nuestras culturas y crear espacios seguros para las denuncias.

Ahora es el momento para poner fin a la violencia contra las mujeres. Cuarenta y nueve países carecen de leyes que protejan a las mujeres contra la violencia doméstica, y en 37 países los autores de violaciones están exentos de responsabilidad penal si están casados o se casan con la víctima después de cometer el acto.  

Ahora es el momento para promover la participación política de las mujeres.  Las mujeres representan solo el 23,5 % de los parlamentarios del mundo. Es imprescindible que las mujeres tengan igual participación que los hombres en la toma de decisiones. 

Ahora es el momento de eliminar la desigualdad salarial por razón de género. La desigualdad salarial por razón de género es del 23 % a nivel mundial y, al ritmo de cambio actual, tomará 100 años para poner fin a esta brecha. Tenemos que valorar el trabajo de las mujeres y reducir la carga desproporcionada de cuidados y trabajo doméstico no remunerados. Este trabajo priva a las mujeres del tiempo para ganar dinero y participar en la vida pública, y priva a las comunidades y a las naciones de la plena contribución de las mujeres.   

Ahora es el momento para asegurar la igualdad de oportunidades para las mujeres rurales. El 43 % del total mundial de los trabajadores agrícolas son mujeres, y las mujeres rurales constituyen la mayoría de estas trabajadoras, pero necesitan igualdad de acceso a recursos, a la información y a la toma de decisiones. A pesar de sus funciones cruciales en el cultivo de alimentos y, de manera fundamental, en la adaptación y el fortalecimiento de la capacidad de adaptación al cambio climático, las mujeres de las zonas rurales están rezagadas con respecto a los hombres de las zonas rurales o a las mujeres urbanas desde el punto de vista del desarrollo.

Ahora es el momento de rendir homenaje a las activistas que trabajan en favor de la igualdad y los derechos de las mujeres.  

En este Día Internacional de la Mujer, unidos rindámosles homenaje y honremos su trabajo de la mejor manera posible: redoblando nuestros esfuerzos para construir un mundo libre de discriminación y exclusión, con miras a hacer posible que todas las mujeres y hombres lleven una vida de dignidad y oportunidad. 

Las activistas han generado un ímpetu en favor del cambio fundado en las promesas de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Los 17 Objetivos (que van desde la erradicación de la pobreza hasta el impulso del crecimiento equitativo y el logro de una educación de calidad para todos) están estrechamente interrelacionados, y la igualdad de género es fundamental para el logro de todos ellos. Eso significa que todos tenemos un papel que desempeñar en el apoyo al empoderamiento de las mujeres, en casa, en nuestras comunidades y en nuestros lugares de trabajo.

Juntos, al lograr la igualdad de las mujeres y la Agenda 2030, podremos garantizar que ninguna mujer se quede atrás.