PNUD El Salvador
18 Julio 2018

El Ministerio de Relaciones Exteriores, con el apoyo del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), presentó a su equipo directivo y a la Comisión Institucional de Igualdad y No Violencia, la iniciativa de implementación del Sello de Igualdad de Género.

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores, con el apoyo del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), presentó a su equipo directivo y a la Comisión Institucional de Igualdad y No Violencia, la iniciativa de implementación del Sello de Igualdad de Género.

 

La presentación estuvo a cargo de Nelly Valladares, Oficial de Género de la Cancillería; Xenia Díaz, Asesora en Género de PNUD El Salvador y Emily Flores, Rectora para la Igualdad Sustantiva del ISDEMU.

El Salvador será uno de los primeros nueve países a nivel mundial que llevará adelante un proyecto piloto para la implementación de un Sello de Igualdad de Género en el Sector Público, una iniciativa impulsada por el Consejo de Ministras de la MUJER, el PNUD y los gobiernos de la región, para promover la igualdad entre hombres y mujeres en la administración pública y contribuir a la aceleración de la Agenda 2030.

La Cancillería, junto al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE), son las tres instituciones que se han comprometido inicialmente a ser parte de este piloto. La implementación será liderada por ISDEMU y la acompañarán el Ministerio de Hacienda y la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia, PNUD y AECID.

El proyecto “Fortalecimiento de Transversalidad del Principio de Igualdad en la Administración Pública a través de los Sellos de Igualdad en el Sector Público” busca dotar de herramientas y buenas prácticas a las instituciones del Sistema Nacional de Igualdad Sustantiva (SNIS), para la planificación, gestión del recurso humano y financiero, con enfoque de género.

El Sello de Igualdad implica que cada institución trabajará en cinco dimensiones: planificación, arquitectura e institucionalidad, fortalecimiento de capacidades, ambiente laboral y participación ciudadana y rendición de cuentas. Algunas acciones concretas puede ser por ejemplo promover la paridad en posiciones gerenciales; fortalecer políticas de conciliación vida laboral y familiar y políticas para erradicar el acoso sexual; desarrollar capacidades de liderazgo de mujeres, entre otras.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y las entidades del sector público comprometidas con esta iniciativa, trabajarán durante once meses para cumplir con los parámetros establecidos por el Sello y recibir la certificación en marzo de 2019.

 

Leer artículo original de PNUD El Salvador aquí.