Por PNUD LAC
27 Septiembre 2018
Crédito de foto: Ryan Brown/UN Women
Una contribución financiera de 58 millones de dólares se dirige a poner fin al femicidio en la región mas peligrosa par alas mujeres

Nueva York, 27 de septiembre de 2018 – Con una inversión de 58 millones de dólares (50 millones de euros), la Iniciativa Spotlight anunciada hoy por la Unión Europea y las Naciones Unidas financiará programas nuevos en Argentina, El Salvador, Guatemala, Honduras y México, a fin de ayudar a las mujeres y las niñas a vivir una existencia libre de violencia y de erradicar el femicidio en Latinoamérica, donde en 17 países casi 1700 mujeres fueron asesinadas en el 2014.

Según ha declarado la alta representante y vicepresidenta Federica Mogherini, “poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas es una de las primeras prioridades de nuestra agenda. Gracias a la Iniciativa Spotlight, tenemos una coalición global en torno a este objetivo y vamos a hacer toda clase de esfuerzos y actuaciones en el ámbito de la educación, la sensibilización, la prevención y la impartición de justicia. Queremos garantizar que las mujeres y las niñas nunca vuelvan a vivir con miedo, en Latinoamérica, en Europa y en todo el mundo.”

La vicesecretaria general de las Naciones Unidas, Amina J. Mohammed, ha declarado: “Abordar globalmente el problema del femicidio desde cada uno de los diferentes ángulos es esencial para alcanzar resultados positivos y duraderos. Ninguna mujer debe morir por el hecho de serlo”.

Según la directora ejecutiva responsable del área de la Mujer de las Naciones Unidas, Phumzile Mlambo-Ngcuka, “la violencia de género afecta a todos los países y a las mujeres y las niñas en toda partes. Mediante la Iniciativa Spotlight , la UE y las Naciones Unidas se esfuerzan por impulsar una amplia colaboración con todas las agencias de las Naciones Unidas, la sociedad civil y los gobiernos, con el objetivo preciso de poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas de una vez por todas”.

Los nuevos programas abordarán las lagunas legislativas y políticas, consolidarán las instituciones, promoverán la igualdad entre mujeres y hombres, prestarán servicios de calidad a las personas supervivientes y ofrecerán reparación a las víctimas de la violencia y su familia.

La Iniciativa Spotlight colaborará estrechamente con la sociedad civil, las agencias de las Naciones Unidas y los gobiernos de los cinco países del programa para facilitar intervenciones globales de alta calidad que puedan salvar las vidas de mujeres y niñas. Se prestará especial atención a las mujeres y las niñas que corren mayor riesgo de ser víctimas de violencia y a quienes no suelen llegar los programas tradicionales, de manera que nadie se quede atrás.

Se encuentran en Latinoamérica 14 de los 25 países con las tasas más altas de femicidio del mundo. En 2016, 254 mujeres y niñas fueron asesinadas en Argentina, 349 en El Salvador, 211 en Guatemala, 466 en Honduras y 2 813 en México.

En América Latina, el PNUD se ha aliado con ONU Mujeres, UNFPA, UNICEF y otras agencias asociadas, en un trabajo que se centrará en la eliminación de la violencia contra las mujeres y niñas y en particular la lucha contra el femicidio, a través fortalecimiento e implementación de legislaciones y políticas públicas, el trabajo con instituciones del Estado para mejorar su respuesta; la prevención a través de programas y campañas basadas en la evidencia, el establecimiento de servicios esenciales para víctimas y sobrevivientes; la recopilación y uso de datos sobre prevalencia e incidencia de casos de violencia contra las mujeres y niñas y femicidios de calidad, desagregados y comparables; y el trabajo y fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil en su trabajo en la eliminación de la violencia contra las mujeres y niñas y el femicidio.

La Iniciativa Spotlight es una asociación plurianual mundial entre la Unión Europea y las Naciones Unidas para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. La iniciativa, puesta en marcha con un compromiso de financiación inicial por un importe de 580 millones de dólares (500 millones de euros) aportados por la Unión Europea, representa un esfuerzo sin precedentes a escala mundial para invertir en la igualdad entre mujeres y hombres y en el empoderamiento de las mujeres como una condición previa y motor para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2015, gobiernos de todo el mundo se comprometieron a atajar todas las formas de discriminación y las desigualdades. La Agenda 2030 obliga a «no dejar a nadie atrás», con el compromiso de que ningún objetivo se considerará alcanzado hasta que no lo sea por todos los segmentos de la sociedad, por todas las personas y en todas partes, incluso por aquellas que se hayan quedado más atrás. Lamentablemente, entre ellas se cuentan también millones de mujeres y niñas que todavía sufren en silencio, cada día, diversas formas de violencia y abusos.