Por: PNUD Chile
12 Junio 2019
La comuna de Til-Til en la provincia de Chacabuco. Foto: PNUD Chile / Cerebro Audiovisual.

 

 

Nancy Lulión Contreras estaba acostumbrada a ser madre y esposa a tiempo completo, y a una gran cantidad de trabajo (no remunerado) en el cuidado de su casa y su familia en la provincia de Chacabuco, al norte de la capital chilena, Santiago.

El desarrollo de Chacabuco, que ahora alberga varias grandes empresas de extracción de recursos naturales y a 210.000 habitantes, debido a las recientes expansiones inmobiliarias, ha sido un factor de riesgo ya que más personas y la infraestructura están expuestas a los riesgos que suponen las empresas de extracción.

En 2016, luego de la ruptura de un oleoducto minero, se derramaron residuos de cobre que afectaron a Colina, la comuna de Nancy.

“Esto generó una gran alarma pública porque cuando uno piensa en desastres mineros, piensa en contaminación, por lo que la comunidad local reaccionó de inmediato con mucha fuerza”, dijo Alberto Parra, quien encabeza la iniciativa de Resiliencia y Desarrollo Territorial del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) en Chile.

A partir de esta crisis, Chile ganó una lideresa. Nancy, simplemente no podía pararse allí y mirar. El desbordamiento del cobre y el riesgo potencial para su comunidad hicieron que ella quisiera levantarse y hablar por su gente.

Una niña exploradora

Nancy fue una niña exploradora durante su infancia y adolescencia en Til-Til. Fueron estas experiencias y su aprecio por la comunidad y el medio ambiente lo que le dio forma a su carácter, y también le permitió comprender cuán importante es el liderazgo si se quieren cambiar las cosas. “Se lo debo todo a mi padre, que me motivó a convertirme en scout y que fue un líder social aquí en Chacabuco”, afirma Nancy.

Chacabuco es una provincia que consta de tres comunas: Lampa, Colina y Til-Til. Nancy Lulión ha presidido la junta de vecinos — Huertos Familiares — en Til-Til desde 2004, una comuna que enfrenta una alta exposición al riesgo de desastres.

2005 fue decisivo en la vida de Nancy y su comunidad. Durante ese año, se dieron cuenta de que los vertederos de grandes empresas como Codelco, Anglo American y Polpaico estaban cerca de sus hogares, por lo que decidieron actuar.

“Comenzamos una investigación con los vecinos (“Huertos Familiares”), y nos dimos cuenta de que los relaves y la producción eran mucho más grandes de lo que pensábamos al principio. En ese momento, estaba pensando en las organizaciones que tenemos ante nosotros: cómo podrían no darse cuenta y por qué no informaron correctamente a toda la comunidad”, dijo Nancy. “En ese momento (2007) la información era mínima. Las leyes ambientales eran menos estrictas de lo que son ahora. Estudiar cada proyecto sin ser un experto y tener la presión de transmitir con precisión la información a su gente es difícil”, asegura.

 

documento 2

Las familias locales juegan un papel activo en los Huertos Familiares. PNUD Chile / Cerebro Audiovisual

 

El terremoto

De 2007 a 2010 no hubo muchos cambios concretos. Nancy comienza a recordar lo que marcó un cambio verdaderamente definitivo en la relación entre los vecinos y las grandes empresas. “En 2010, después del terremoto, adoptamos una actitud más proactiva. Ya sabíamos la magnitud de los tanques de relaves y no queríamos sentirnos más inseguros. Entonces, decidimos preguntarle a la compañía, y en marzo pedimos respuestas sobre el desarrollo de nuevos proyectos. Hasta entonces, no hubo advertencias tempranas”, dijo, y agregó: “Recuerdo que una vez hablé con un funcionario del gobierno, y él me dijo que no habría ningún problema, porque esas instalaciones estaban preparadas para resistir terremotos de hasta 12 grados en la escala de Richter”.

Nuevos jugadores

La comunidad solicitó reuniones con todos los grandes actores, incluido el Gobierno. Nancy estaba bajo mucha presión en ese momento, porque representaba a toda su comunidad. Ella sintió que tenía que obtener resultados pronto. Después del cambio de Gobierno en 2014, pudo hablar con el nuevo gobernador de la provincia de Chacabuco. Pese a que la respuesta no fue tan positiva al principio, Nancy y Adela Bahamondes (gobernadora de 2014 a 2018) se convirtieron en aliadas.

Y los cambios continuaron con una nueva junta directiva en Anglo American. Ursula Weber asumió el cargo de gerente de desarrollo social en la empresa minera. Por lo tanto, serían tres mujeres en posiciones clave quienes enfrentarían el problema.

Nancy describió todo el escenario: “Aquí hay tres actores involucrados: primero, el Estado, a través del Gobierno y organismos públicos como Servicios Agrícolas y Ganaderos (SAG), Ministerio de Salud, Dirección General de Agua (DGA), Oficina de Emergencias del Ministerio del Interior (ONEMI), que ha desempeñado un papel de gran importancia. El Gobierno ha sido un muy buen líder en su tipo de instituciones. Y, por supuesto, empresas privadas: Anglo American, Codelco, Polpaico, KDM, Aguas Andinas”.

Según Nancy, las empresas han escuchado el llamado de la gente. “Lo importante aquí es que la sociedad civil está jugando un papel fundamental. Es de donde vienen las ideas, la experiencia … Y estos dos actores que mencioné antes (Gobierno y sector privado) han podido tomarlos”, asegura.

2016: un nuevo comienzo con el PNUD

El Gobierno local y la compañía minera angloamericana se acercaron al PNUD en 2016 para mediar la situación, brindar apoyo técnico y llegar a las comunidades locales. El PNUD reunió a todas las partes en la “Mesa Territorial” o la “Mesa de Diálogo Territorial”, reuniendo a representantes del sector público y privado, junto con líderes comunitarios, entre ellos Nancy, que ha participado en Mesa Territorial en nombre de su comunidad.

“Esto nace del miedo en la comunidad de lo que significa tener presas de relave a cuatro kilómetros de sus hogares. La gente comienza a murmurar y especular, y vemos que hay una clara necesidad de ver lo que tenemos, y nos damos cuenta de que realmente tenemos que escuchar a la gente, y la amenaza está latente”, afirma Nancy. “Con Anglo American empezamos a hablar, a conocernos. Y nos dimos cuenta de que nos encantaría poder obtener algún tipo de alternativa en caso de colapsos, de poder salvar nuestras vidas … Así, de esta manera, salvar nuestras vidas en caso de algún tipo de desastre”, explica.

Anglo American, como responsabilidad social, tomó a la comunidad y les dijo “veamoslo en serio”. “Cuando una compañía te dice que ven los problemas con seriedad, eso genera confianza. Y nos propusieron buscar una alternativa donde también nos sintiéramos seguros para hablar sobre estos temas libremente y buscar una entidad que le diera confianza a la comunidad, y ahí es donde se pronuncia al PNUD”, recuerda Nancy.

 

 

documento 3

En 2016 se creó una ‘Mesa de Diálogo Territorial’ y se está capacitando a los residentes en situaciones de riesgo de desastres. Foto: PNUD Chile

 

La Mesa Territorial para la Reducción de Riesgo de Desastre (RRD) y el Desarrollo Sostenible se constituyó en 2016 en un espacio de articulación público-privada y sigue operativa en la actualidad. A través de la metodología de diálogo democrático del PNUD, 30 representantes del Sector Privado (donante), la Sociedad Civil y la Institución Pública (contraparte del proyecto), han sido capacitados en la reducción del riesgo de desastres y su vinculación con el desarrollo, por medio de las agendas internacionales suscritas por el país (COP, Sendai, Agenda 2030, etc.).

La Mesa ha desarrollado productos como el estudio técnico-comunitario “Análisis de Riesgo Territorial en el marco del Desarrollo Sostenible en la Provincia de Chacabuco”. En base a las necesidades identificadas, se ha desarrollado el primer Plan de Coordinación Público-Privado para la RRD y como estrategia de sostenibilidad, se ha elaborado un Plan de inversión Público-privado en RRD, fortaleciendo la resiliencia en la Provincia a través de la intervención social, económica y medio ambiental.

 

Fuente://medium.com/@pnud/c%C3%B3mo-una-mujer-chilena-abri%C3%B3-camino-para-inspirar-y-proteger-a-su-comunidad-7a54a37f77f1