29 Julio 2020
Por:Frances Guy Asesor de Género, Oficina Regional del PNUD para los Estados Árabes

Ilustración: Mary Long/Shutterstock.com

 

En diciembre de 2017, Bloomberg fue noticia cuando publicó un informe que sugería que los equipos inclusivos toman mejores decisiones hasta un 87% de las veces. El informe también señalaba que tener una toma de decisiones más inclusiva conduce a decisiones más rápidas.

Recientemente, artículos periodísticos han señalado que los gobiernos que aparentemente se han ocupado bien de la pandemia de COVID-19, como Nueva Zelanda, Alemania y Taiwán, son aquellos en que las mujeres ocupan puestos clave. Se necesitará un análisis más amplio a su debido tiempo para decidir si la mera presencia de mujeres marca la diferencia, pero un informe del Foro Económico Mundial de 2019 señaló que tener mujeres en puestos de toma de decisiones a todos los niveles estatales en Canadá hizo una diferencia apreciable en el sector de la salud.

Todo esto es importante, ya que los gobiernos del mundo afirman querer reconstruir mejor una vez que hayan pasado los efectos inmediatos en la salud y a nivel socioeconómico de la crisis de COVID-19.

Pero nada de esto es nuevo. Tomó muchos años de acción concertada por parte de grupos de mujeres y presión por parte de activistas en el terreno para que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reconozca el papel clave que desempeñan las mujeres para garantizar la paz y la seguridad en el mundo al aprobar la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (RCSNU 1325) en octubre de 2000. Desde entonces, se han aprobado nueve resoluciones más sobre la paz y la seguridad de las mujeres. Se ha investigado sobre el impacto de la participación de las mujeres en las negociaciones de paz y se ha realizado un esfuerzo considerable por parte de ONU Mujeres, la Liga Internacional de Mujeres de Paz y Libertad (WILPF, por sus siglas en inglés) y la Red Internacional de Acción de la Sociedad Civil (ICAN, por sus siglas en inglés) para incluir a las mujeres en las conversaciones sobre paz.

Sin embargo, todavía hay grandes brechas y lamentablemente muchos conflictos languidecientes. Una parte clave de estas resoluciones que no se ha implementado bien es el llamado a garantizar que las mujeres participen en la toma de decisiones económicas y políticas en situaciones posteriores a conflictos. Eso no significa que las mujeres no estén tomando decisiones clave en sus comunidades, pero puede significar que sus voces no se escuchan.

Las mujeres son a menudo el pegamento que mantiene unidas a las sociedades en conflictos y en tiempos de desplazamiento y retorno. La evidencia de Irlanda del Norte, Colombia y Filipinas muestra que apoyar los esfuerzos de las mujeres constructoras de paz a nivel local puede ayudar a construir una paz más amplia.

Para tratar de alentar a las voces de las mujeres a ser escuchadas, el PNUD, en colaboración con ONU Mujeres, WILPF e ICAN, lanzó una discusión virtual el mes pasado para explorar el papel de las mujeres constructoras de la paz en la toma de decisiones económicas y políticas posteriores al conflicto. Hasta el 30 de junio, la consulta externa se centra en tres temas, incluidos los roles de las mujeres en la respuesta a COVID-19. Los resultados se compartirán en el vigésimo aniversario de la RCSNU 1325 a finales de este año, y los mejores enfoques de las consultas se implementarán en futuros proyectos del PNUD. Alentamos a todos a aprovechar esta oportunidad para compartir sus perspectivas y unirse a esta discusión.

 

Fuente:https://www.undp.org/content/undp/es/home/blog/2020/to-build-back--women-must-be-included-in-decision-making.html

 

 

Tematica 5 covid19 Genero