03 Septiembre 2020
Por: Luis Felipe López-Calva Subsecretario General Adjunto de la ONU y Director Regional de América Latina y el Caribe

Cuando los hogares se enfrentan a un impacto adverso repentino en sus ingresos, como una pandemia que les impide trabajar o un desastre natural que destruye sus medios de vida, la rápida prestación de asistencia social de emergencia puede ser un salvavidas fundamental. A raíz del COVID-19, ha habido debates locales, nacionales y globales sobre qué tipos de asistencia de emergencia deben implementarse, así como las ramificaciones fiscales de implementarlos; sin embargo, muchos de estos debates a menudo pasan por alto cuestiones fundamentales de entrega. Un documento reciente del PNUD encuentra que un ingreso básico temporal global para los hogares pobres y vulnerables está "al alcance" en términos de costo como porcentaje del PIB. Pero, ¿está “al alcance” en términos de capacidad de implementación? Este #GraphForThought analiza la cuestión de la factibilidad en América Latina y el Caribe, reconociendo que incluso si los recursos económicos y la voluntad política están ahí, implementar este tipo de programas requiere una amplia capacidad administrativa, que es costosa y requiere mucho tiempo.

 

América Latina y el Caribe ha sido pionera a nivel mundial en la implementación de programas de transferencia monetaria, y muchos países de la región han invertido para desarrollar esta capacidad durante los últimos 20 años. Los registros sociales, “sistemas de información que apoyan la divulgación, la admisión, el registro y la determinación de la elegibilidad potencial para uno o más programas sociales”, son un elemento fundamental de esta capacidad. En varios países de la región, los registros sociales han sido esenciales para la rápida ampliación y entrega de beneficios durante esta crisis. Cuando la cobertura de estos sistemas es alta y la información se actualiza continuamente, estos sistemas de información tienen el potencial de servir también como poderosos sistemas de inclusión. Sin embargo, como mostrará este #GraphForThought, existe una gran heterogeneidad en la región al respecto, y todos los países están aprendiendo nuevas lecciones sobre cómo mejorar sus registros sociales para hacer que sus sistemas de protección social sean más inclusivos y resilientes.

Con el fin de hacer una comprensión actualizada de la cobertura de los sistemas de registro social en la región, este #GraphForThought recopila los datos más recientes para varios países de la región sobre el número de personas inscritas en los registros sociales nacionales (donde los datos disponibles eran públicos). Al dividir el número total de personas registradas por la población total del país (utilizando estimaciones de población de la ONU), podemos estimar la proporción de población cubierta por el registro social. El siguiente gráfico muestra esta información para varios países de la región de ALC (las barras azules). Como podemos ver, los niveles de cobertura están lejos de ser uniformes. Mientras que países como Costa Rica y Colombia tienen una cobertura de más de las tres cuartas partes de su población, países como Paraguay, Ecuador y El Salvador tienen una cobertura de menos de una cuarta parte.

 

Un uso clave de los registros sociales en muchos países de ALC es la entrega de transferencias monetarias (aunque a menudo brindan acceso a múltiples tipos de beneficios de asistencia social y, de esta manera, también pueden servir como dispositivos de coordinación). Los puntos amarillos en el gráfico muestran la cobertura de las transferencias monetarias antes de COVID-19 en cada país (utilizando datos del Anexo 1 de Gentilini et al 2020).

Como podemos ver, en algunos países, los registros sociales cubren un segmento mucho más amplio de la población que aquellos que actualmente reciben transferencias de efectivo (lo que sugiere un amplio margen para una rápida expansión horizontal de los beneficios), mientras que en otros países este alcance es mucho más limitado. A medida que los países trabajan para brindar ayuda de emergencia durante COVID-19, estos problemas se están materializando en tiempo real. Por ejemplo, países con registros más extensos, como República Dominicana (SIUBEN), estaban en condiciones de expandir rápidamente el alcance de los programas de emergencia. Otros países con una sólida cobertura de registros sociales, pero con un alcance limitado más allá de los pobres, como Brasil (Cadastro Único), trabajaron para encontrar soluciones innovadoras. Por ejemplo, desarrollando una aplicación a través de la cual los ciudadanos puedan autoreportar su información en línea para solicitar beneficios de emergencia. Otros países, como Honduras (RUP), están trabajando para invertir rápidamente en aumentar sus sistemas de información existentes para poder orientar sus programas de emergencia a los hogares adecuados.

También es importante tener en cuenta cómo estos registros sociales recopilan y actualizan su información. Mientras que algunos ofrecen registro abierto y continuo, otros se basan en barridas de censo cada pocos años (y por lo tanto, es probable que se pierdan muchos hogares recientemente empobrecidos en el contexto de la pandemia). Además, aunque algunos ofrecen inscripción en línea, otros requieren el registro en persona (presentando así nuevas barreras y preocupaciones en el contexto de la pandemia). Este tipo de decisiones operativas son de gran importancia para el potencial de los registros sociales de servir no solo como sistemas de información sino también como sistemas de inclusión.

Con este mismo fin, también es fundamental que los países amplíen la cobertura de los registros sociales tanto para incluir al "faltante del medio" como para garantizar que se realicen esfuerzos adicionales para incluir a los "pobres ocultos". El "faltante del medio " se refiere a grupos como hogares vulnerables o trabajadores informales que pueden no haber sido "pobres" antes de la pandemia, pero que ahora pueden ser elegibles para los beneficios de asistencia social. De hecho, como muestra un artículo reciente de Lustig et al, la proporción de ingresos de los hogares que está "en riesgo" durante el COVID-19 no es uniforme en toda la distribución de ingresos, pero en realidad es más alta para "aquellos (aproximadamente) en el medio de la distribución ex ante de ingresos".

Por otro lado, incluir a los “pobres ocultos” reconoce que incluir a los pobres es un problema que se agrava con el grado de pobreza, ya que los más pobres pueden ser precisamente aquellos con la documentación formal más limitada o que viven más allá del alcance tradicional del estado. (como poblaciones que viven en áreas remotas, asentamientos informales o en la calle). Esto requiere esfuerzos de registro y alcance activos, intencionales y sostenidos. Sin embargo, dada la urgencia de la situación actual, pueden ser necesarias soluciones alternativas a corto plazo. Por ejemplo, Lustig y Tommasi argumentan que en este contexto puede ser fundamental trabajar en estrecha colaboración con las redes sociales locales (como ONGs, organizaciones religiosas o movimientos sociales) que tienen una mayor proximidad a los hogares pobres y vulnerables para llegar de manera efectiva a estos grupos.

Ver los registros sociales como algo más que sistemas de información, e invertir en ellos en consecuencia, será fundamental para construir sistemas de protección social más inclusivos y resilientes. Como muestran Lustig et al, la capacidad de expandir rápidamente la asistencia social de emergencia ya ha logrado tener grandes efectos compensadores sobre las consecuencias de la pobreza de la pandemia en algunos países de ALC. Si bien COVID-19 está probando los límites de muchos de nuestros sistemas, también nos está enseñando cómo podemos fortalecerlos para estar mejor preparados para el futuro.

 

 

Fuente:https://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/presscenter/director-s-graph-for-thought/inclusion-requires-capacity---the-role-of-social-registries-in-e.html

 

Tematica 5 covid19 Genero