En las dos últimas décadas la participación laboral en Chile ha sido creciente aunque la tasa de actividad de las mujeres chilenas se ubica por debajo del promedio regional. La ocupación femenina ha seguido la misma tendencia, pero las características de sus puestos de trabajo revelan una calidad inferior a la de los hombres y continúan registrándose considerables brechas de género en los ingresos laborales.

 

 Este documento analiza los determinantes que contribuyen a los diferentes comportamientos y resultados laborales obtenidos por hombres y mujeres condicionadas por la existencia de restricciones de género "intrínsecas" e "impuestas". Para ello se exploran con técnicas econométricas los determinantes de la participación laboral de hombres y mujeres, del empleo y de la categoría de trabajo a la que acceden. Se emplean modelos de probabilidad para el conjunto de hombres y mujeres y, posteriormente, para los individuos en pareja, casados o unidos, así como descomposiciones de las brechas obtenidas. La finalidad última es proporcionar evidencia empírica para que las políticas sociales y laborales enfrenten con más eficacia las desigualdades de género y contribuir a los procesos de empoderamiento económico femenino.

 

Ver estudio