EN BREVE:

El cambio climático y degradación ambiental tiene profundos impactos sociales, ambientales y económicos que afecta diferencialmente a mujeres y hombres, representando un gran desafío para el bienestar de las mujeres, especialmente para las más pobres, al ser extremadamente vulnerables a los cambios ambientales abruptos que ocasiona el cambio climático. Por otro lado, las mujeres observan y viven de primera mano estos cambios, por lo que su conocimiento puede ser de gran utilidad para encontrar maneras de disminuir las adversidades del cambio climático y, a largo plazo, contribuir a la detención y la inversión de este fenómeno. 

Los hombres y las mujeres utilizan los recursos naturales de distinta manera y, en consecuencia, se ven afectados de distinta manera por los cambios en estos recursos. La desigualdad de género y la exclusión social agravan los efectos negativos de la degradación ambiental en las mujeres y las niñas. A pesar de las recientes y prometedoras reformas normativas y jurídicas, las normas culturales discriminatorias en materia de género que aún persisten, la desigualdad en el acceso a las tierras, los recursos hídricos y los activos productivos, y la desigualdad en el poder de decisión siguen impidiendo que las mujeres y los hombres participen, contribuyan y se beneficien por igual de los proyectos y programas ambientales.

En este marco y para enfrentar estos desafíos, el Área de Género del centro regional del PNUD está trabajando de forma conjunta con las unidades de Desarrollo Sostenible y CC para visibilizar y promover la incorporación de esta perspectiva en los planes y políticas relacionadas con el Cambio climático, Gestión de riesgo de desastres y medio ambiente más en general, mostrando el impacto y correlación positiva entre el medio ambiente y la igualdad de género para un desarrollo más inclusivo, igualitario y sostenible.

En concreto, proveyendo asistencia y asesoría para conseguir que en las políticas, instrumentos de planificación y presupuestos de desarrollo regional, nacional y local se incorporen soluciones con perspectiva de género para la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos. Se promueve visibiliza, apoya además las estrechas alianzas de las OP con las diferentes instituciones intersectoriales para lograr cambios transformadores en materia de igualdad de género usando la implementación de las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC) y otros mecanismos clave de los fondos verticales, como estrategias que permitan ampliar la inversión en cambio climático y apoyar al desarrollo sostenible e inclusivo, en línea con el Acuerdos de Paris y los ODS.  Por último, se colabora en el desarrollo de análisis, evaluaciones y casos de estudios que permitan identificar lecciones aprendidas y recomendaciones para implementar medidas específicas y efectivas para la transversalización del enfoque de género en las acciones relacionadas con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.