EN BREVE:

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha establecido como objetivo principal de su Plan Estratégico 2017-2021 ayudar a los países en la implementación y consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El logro de la igualdad de género y la participación plena de las mujeres en la esfera pública y privada es fundamental para acelerar los resultados del desarrollo sostenible en todos los aspectos. Esto ha sido destacado en el marco de la Agenda 2030, y en concreto, el ODS 5 tiene como resultado explícito “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”. Pero, al mismo tiempo, las estrategias para emprender esta senda deben partir de la comprensión que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas, reflejados en el ODS 5, son un elemento transversal que impacta en la consecución de los 16 ODS restantes.

Esta es una tarea que no puede esperar, puesto que las mujeres y las niñas son quienes generalmente cuentan con mayores tasas de pobreza, mayores vulnerabilidades económicas y mayores cargas de trabajo no remunerado. El principio rector de “no dejar a nadie atrás” apunta a la necesidad de abordar las desigualdades de género y empoderar a las mujeres y niñas como elemento central para lograr el desarrollo sostenible. El enfoque de igualdad de género busca por un lado controlar los posibles efectos e impactos adversos que dejan a unas u otros en situación de desventaja –cuidando de no incurrir en discriminación por género–; y por otro, promueve la igualdad de oportunidades con especial énfasis en el fortalecimiento de las capacidades y competencias de las mujeres y las niñas.

Sin bien en los últimos años se identifican avances para el logro de la igualdad de género, las desigualdades de género son un rasgo estructural de América Latina y el Caribe y se entrecruzan y refuerzan con las desigualdades socioeconómicas. Los progresos en la garantía de los derechos de las mujeres en la región no son homogéneos y están matizados por especificidades nacionales. Se identifican distintas velocidades en la implementación de las políticas públicas para el logro de la igualdad de género y la autonomía de las mujeres . A su vez, la región transita por nuevos escenarios económicos, políticos y sociales que suponen desafíos adicionales para la igualdad de género.

En la región, las mujeres siguen estando sobrerrepresentación en los hogares en situación de pobreza. Mientras que, en 2002, el índice de feminidad de los hogares en situación de pobreza ascendía a 105 mujeres por cada 100 hombres; en 2017 este valor se ubica en 113 mujeres por cada 100 hombres. Por su parte, la pobreza extrema de las mujeres también aumentó en el mismo período; pasando de 108 mujeres por cada 100 hombres en 2002 a 116 mujeres por cada 100 hombres en 2017 (CEPAL, 2019) . Si bien los índices de pobreza más altos se encuentran en las zonas rurales, se observa que en las ciudades las mujeres enfrentan barreras particulares para alcanzar su autonomía económica y se encuentran sobrerrepresentadas entre la población en situación de pobreza y extrema pobreza (CEPAL, 2019) .

Se están produciendo cambios tecnológicos a gran velocidad y sus efectos se han expandido en la economía y la sociedad, transformando sistemas completos de producción, gestión y gobernanza (CEPAL, 2018). Las tecnologías digitales pueden impulsar la igualdad de género si se aprovechan para potenciar un cambio estructural con igualdad. No obstante, ante la ausencia de políticas coherentes y articuladas, se corre el riesgo de intensificar la baja diversificación productiva y de servicios, y perpetuar los nudos estructurales de la desigualdad de género.

En esta sección encontraras herramientas, investigaciones, políticas, buenas prácticas y lecciones aprendidas sobre Economía y Trabajo con Lentes de Género en seis línea:

  • Desarrollo Humano y Pobreza Multidimensional

  • Empleo y trabajo decente

  • Empresas por la igualdad

  • Protección social

  • Desarrollo Económico Local

  • Inclusión Financiera

Desde el Área de Género del PNUD para América Latina y el caribe acompañamos a los países de la región en:

  • Data

  • Politicas Públicas

  • Diálogo Social y Político

  • Cursos Virtuales y Presenciales

  • Gestión de Conocimiento e Innovación