EN BREVE:

A pesar de los avances y los logros que se han alcanzado en materia de reducción de la pobreza y de la pobreza extrema en los últimos años la data indica que estos logros han sido profundamente desiguales manteniendo a las mujeres como uno de los grupos más afectados. A nivel mundial, los hombres aún poseen 50% más de la riqueza del mundo que las mujeres.  

En ese contexto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina y el Caribe ha creado una propuesta para la revisión de las dimensiones e indicadores de los Índices de Pobreza Multidimensional de los países de la región para que incorporen la perspectiva de género.

En los últimos 12 años, 60 millones de personas en América Latina y el Caribe salieron de la pobreza (según la definición de la línea de pobreza de 4 dólares al día) y cerca de 90 millones se incorporaron a las clases medias (según la línea de 10 a 50 dólares por día).   Desde el año 2002, tres factores fueron determinantes en la reducción de la pobreza en la región: las mejoras en ingresos laborales, la ampliación de transferencias sociales y los cambios demográficos que han incrementado la participación de jóvenes y mujeres en los mercados laborales.  A pesar de este progreso, quedan todavía muchos grupos – en especial mujeres, jóvenes, pueblos indígenas, afrodescendientes y personas mayores- excluidos de mercados laborales dinámicos y que no se benefician de las redes de protección social existentes. Para poder progresar, las brechas de desigualdad, exclusión y discriminación tienen que estrecharse. (RHDR, 2015) Un mayor crecimiento económico no conduce necesariamente a generar un mayor progreso social, sin embargo, debe ser inclusivo con el fin de crear empleos sostenibles y promover la igualdad.

La mirada de género evidencia que las causas y la situación de pobreza de hombres y mujeres son en algunas ocasiones diferentes: las carencias que enfrentan unos y otras son de distinta naturaleza y las personas enfrentan obstáculos diversos para salir de ella. También nos permite observar que mujeres y hombres no son grupos homogéneos sino diversos y señala la importancia de cruzar el género con otras variables como clase, edad, etnia, raza, discapacidad y ámbito rural/ urbano, para poder comprender realmente este fenómeno y sus implicaciones.

La incorporación de la perspectiva de género al análisis de la pobreza también ha permitido ver otros tipos de pobreza más allá de la carencia de ingresos: pobreza de tiempo, de oportunidades y de trabajo, la pobreza al interior de los hogares, la falta de vínculos sociales, la limitación de libertades políticas, etc., que deben ser tomadas en cuenta en las estrategias de lucha contra la pobreza.

El paradigma de desarrollo humano supera la visión más economicista de la pobreza y define la pobreza humana como la carencia del nivel mínimamente aceptable de capacidades que sufren las personas, para satisfacer sus necesidades humanas y fundamentales (PNUD, 1997). De esta forma, la equidad, la inclusión social, el empoderamiento de las mujeres y el respeto a los derechos humanos son condiciones necesarias para poder reducir la pobreza. Estas mismas metas están incluidas en los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) adoptados por los países en septiembre del 2015 como parte de la Agenda 2030, y en particular en el Objetivo 1  “Fin de la pobreza”,   en la meta 1.2) Para 2030, reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones con arreglo a las definiciones nacionales; meta 1.4) Para 2030, garantizar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la micro financiación; y meta 1.7) Crear marcos normativos sólidos en los planos nacional, regional e internacional, sobre la base de estrategias de desarrollo en favor de los pobres que tengan en cuenta las cuestiones de género, a fin de apoyar la inversión acelerada en medidas para erradicar la pobreza. 

En muchas ocasiones tanto la medición como el análisis de la pobreza siguen siendo ciegos al género. Una de las fuertes críticas que se realizan desde la perspectiva de género, es que en la medición se toma únicamente como unidad de análisis el hogar, obviando las brechas de género y de edad, así como las relaciones de poder asimétricas que existen en su interior. Así, este tipo de mediciones acaban afirmando que no hay diferencias relevantes entre la incidencia, intensidad y severidad de la pobreza entre hombres y mujeres.

Asimismo, la perspectiva de género suele estar todavía ausente en las políticas antipobreza. Pero hay que destacar una nueva medida, un índice de pobreza multidimensional que incorpora dimensiones e indicadores de género. El objetivo de esta medición especifica es poder analizar y medir la pobreza multidimensional de las mujeres, con el fin de determinar los factores con mayor impacto en la pobreza de las mujeres y para los gobiernos establecer políticas públicas centrándose en aquellas variables y barreras identificadas. La propuesta del IPM se desarrolla en un documento borrador y se compone de 7 dimensiones y 37 indicadores. Es la primera vez, a nivel global, se desarrolla una iniciativa de estas características.


 




EVENTOS PRÓXIMOS






MULTIMEDIA

PUBLICACIONES

Genera Perspectiva

Pese a un incuestionable avance en la incorporación de las mujeres a la esfera productiva opera aún con altos signos de desigualdad. Las trabajadoras, las situadas en la economía del mercado y aún en los segmentos más privilegiados de dicha economía, enfrentan grandes dificultades para acceder y controlar recursos materiales y simbólicos al mismo nivel que los hombres (Rodríguez, 2009). Algunos de los signos más claros y contundentes de las desigualdades se reflejan del siguiente modo:Menor acceso al empleo, de manera que el aumento progresivo de la participación de las mujeres en la actividad económica no termina de compensar la infra-representación de mujeres en el mercado laboral. Mayor grado desempleo, con una relación constante en todos los países con tasas de desempleo mayores para las mujeres. Menor acceso a activos productivos como tierra, propiedades,  financieros, etc. Segregación laboral, tanto la que afecta a la concentración de mujeres en determinados sectores y actividades de la economía (segregación horizontal), como la que se refiere a los distintos puestos en el escalafón laboral (segregación vertical). Escasez de tiempo: De acuerdo con las últimas Encuestas de Uso del Tiempo (EUT) las mujeres trabajan muchas más horas que los hombres en todos los países de la región (dado al trabajo remunerado y no remunerado). La exclusiva responsabilidad de las mujeres en la reproducción social de la vida y la economía del cuidado son barreras concretas y muy significativas para la igualdad y el empoderamiento de las mujeres. Brecha salarial, con diferencias entre los ingresos medios de mujeres y hombres de en torno al 20%, a favor de estos últimos. Participación más elevada en el sector informal, con una proporción de mujeres urbanas ocupadas en sectores de baja productividad –primordialmente informales.  Y una baja representación política en las instituciones locales.

Para responder a esta situación, el Plan Estratégico del PNUD (2014-2017) hace hincapié en los vínculos críticos entre la sostenibilidad ambiental, los esfuerzos para erradicar la pobreza y reducir las desigualdades y el fortalecimiento de la resiliencia y la rápida recuperación. Asimismo, el Plan Estratégico plantea un fuerte compromiso para ayudar a los países a fortalecer su gobernabilidad local y el desarrollo local, sobre todo en la obtención de un acceso más equitativo a los servicios  para los grupos excluidos más pobres y otros. Y ha establecido un resultado específico global que apunta a aunar esfuerzos para “la reducción de la desigualdad de género y promover el empoderamiento de las mujeres” como una hoja ruta para avanzar en el desarrollo sostenible y la gobernabilidad democrática. Para operativizar estos objetivos el PNUD ha desarrollado dos estrategias;



La Estrategia de Igualdad de Género del PNUD (2014-2017) que se plantea velar por una mayor visibilidad y conciencia de las vinculaciones entre la igualdad de género, el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, prestando una mayor atención al trabajo remunerado y no remunerado, al acceso a los activos y control sobre recursos económicos y a la transformación de economías que incluyan el reconocimiento del trabajo de las mujeres en el mercado laboral,  mayoritariamente en situación de informalidad, y  formalización del mismo en la formulación de políticas públicas.



Y, la Estrategia integrada de gobernabilidad y desarrollo local del PNUD (Draft 2015)  (LDLG por sus siglas en inglés)  del PNUD plantea que el desarrollo de capacidades para la gobernabilidad local y el desarrollo local es esencial no sólo para el logro de los ODS, sino también en el apoyo a que los Estados sean más sensibles, incluyentes y responsables. Y se hace hincapié en la necesidad realizar mayores esfuerzos para garantizar que la planificación, gestión y seguimiento en los niveles subnacionales ayuden a conectar las prioridades nacionales con las acciones sobre el terreno, teniendo en cuenta las necesidades diferenciadas dentro de las zonas rurales, periurbanas y urbanas.

En este marco, el PNUD se prepara para la integración de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en la Localización de la Agenda 2030 y que asimismo los países han señalado como prioridad es la integración de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en los espacios locales como acciones centrales para la erradicación de la pobreza (ODS 1), la reducción de las desigualdades (ODS 10) y la gobernabilidad y la paz (ODS 16). 

La estrategia plantea que las intervenciones del PNUD deberían centrarse en cinco áreas potenciales: (i) políticas locales eficaces; (ii) empoderamiento económico de las autoridades locales; (iii) seguridad y ambiente de paz; (iv) capacidades adecuadas para el desarrollo; y (v) participación ciudadana. Todas las intervenciones deben ser respaldadas por un sólido análisis institucional y de contexto. La naturaleza holística del desarrollo humano sostenible requiere que la estrategia LGLD adopte una perspectiva multi-sectorial para comprender las relaciones entre los problemas y los desafíos de desarrollo local. (UNDP 2015: 10).




Actividades

UIM INICIA EN GRANADA MISIÓN TÉCNICA INTERNACIONAL SOBRE GOBIERNO LOCAL CON ENFOQUE DE GÉNERO

La Misión tiene como objeto propiciar la actualización de conocimientos a autoridades municipales, directivas/os, técnicas/os, líderes/as y profesionales del ámbito local desde el enfoque de género, de derechos humanos y derechos de las mujeres, fortaleciendo el liderazgo, el empoderamiento político y económico y sus capacidades en técnicas de gestión y gerencia pública local, a fin de favorecer la representación sustantiva y compromisos efectivos en la incorporación de la perspectiva de género en planes y políticas a nivel territorial y la acción política a favor de la igualdad sustantiva.

Leer más

FINALIZA CUMBRE DE GÉNERO "SIN MUJERES NO HAY DEMOCRACIA, SU EMPODERAMIENTO Y AUTONOMÍA SON FUNDAMENTALES PARA SOCIEDADES JUSTAS”

Un total de 500 personas de 23 países participaron en los cuatro días que se extendió la cumbre que abordó la posición de la mujer en la sociedad actual y que trabajó bajo la consigna “Los derechos de las mujeres y la igualdad de género en la democracia y el desarrollo local: Desafíos hacia la Agenda 2030”.

Leer más

Para no dejar a nadie atrás hay que fortalecer políticas públicas pro-mujeres y el desarrollo económico local

En las últimas dos décadas, se realizaron importantes avances en la región latinoamericana y caribeña en relación con algunos aspectos de igualdad de género y la reducción de la pobreza. Esto ha sido el resultado de diversos procesos, iniciativas y políticas sociales innovadoras, así como cambios culturales que han dado lugar a un mayor acceso de las mujeres a la educación, al empleo, a los recursos, al prestigio y a la valorización de sus capacidades en la sociedad y la economía.

Leer más

Premio Buenas Prácticas Locales con Enfoque de Género

18 de mayo de 2018, Cuenca, Ecuador. La jornada de cierre de la IV Cumbre Iberoamericana de Agendas Locales de Género reconoció el liderazgo y buenas prácticas que están realizando los municipios en materia de igualdad y empoderamiento de las mujeres. Esto constituye un ejemplo para los cerca de 25 mil municipios iberoamericanos.
Leer más

Hacia un desarrollo local sin que nadie quede atrás: Cumbre de Género hace un llamado para reducir desigualdades de género y promover empoderamiento económico de las mujeres

17 de mayo de 2018. Cuenca, Ecuador. La tercera jornada de trabajo enmarcada en la IV Cumbre Iberoamericana de Agendas Locales de Género, que desde el día 15 y hasta el 18 de mayo, se celebra en la ciudad ecuatoriana de Cuenca, ha tenido como eje central del desarrollo de sus actividades, la autonomía económica de las mujeres.
Leer más

Recursos

Entrepreneures dans L’économie haïtienne : Des marchés aux politiques publiques

Le PNUD, qui promeut un développement humain durable, s’est toujours tenu aux côtés des femmes dans leur lutte pour l’égalité des sexes et leur autonomisation.

Cet engagement se manifeste en Haïti à travers des programmes de participation politique, notamment dans les processus électoraux, mais également dans des programmes visant leur inclusion économique. Dans cette optique, le PNUD appuie les micro, petites et moyennes entreprises gérées par les femmes, encourage leur formation professionnelle et appuie la création d’emplois inclusifs et décents.

 

Más información

DELGEN - Igualdad de Género y Empoderamiento Económico de las Mujeres en los Territorios

La igualdad de género es un objetivo de desarrollo clave de la Agenda 2030 y acelerador de los otros ODS, esencial para lograr un desarrollo local sostenible.

El empoderamiento económico y el acceso al trabajo digno para las mujeres y los jóvenes constituye un pilar fundamental para la creación de sistemas territoriales que enlacen competitividad y eficiencia económica con inclusión y cohesión social.

Hay evidencia empírica de que el empoderamiento económico de las mujeres contribuye a que avancen social y políticamente.

 

Ver folleto

 

Nota Conceptual – Desarrollo Económico Local y Género – Una agenda para un desarrollo local más igualitario e inclusivo donde nadie se quede atrás

En las últimas décadas, agencias de Naciones Unidas, actores internacionales, regionales y locales así como, gobiernos, ONG y organizaciones de la cooperación descentralizada han puesto en marcha múltiples iniciativas para favorecer un desarrollo local más inclusivo, igualitario y sostenible. Muchos de estos esfuerzos han estado dirigidos a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como principios y acciones para el desarrollo local y para los procesos de localización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 

Ver nota conceptual

Pobreza y Desigualdad - Informe LatinoAmericano 2015

Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, presenta el Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2015 como un aporte a la discusión sobre pobreza y desigualdad desde una perspectiva particular, la de la desigualdad territorial, que corresponde a una de las aristas menos abordadas del problema, y que impacta con especial fuerza a los sectores rurales de América Latina.

La dimensión de análisis sobre la que se profundiza en esta oportunidad es la de igualdad de género, para lo que se aborda la desigual distribución territorial de las brechas de género, específicamente vinculadas a la autonomía económica de las mujeres, analizando tanto los factores territoriales que generan dichas brechas como aquellos que podrían ayudar en su reducción. 

Más Información

Video

Enfoque territorial para el empoderamiento de la mujer rural - América Latina y el Caribe

Este trabajo se interesa por investigar enfoques innovadores para abordar la temática del empoderamiento económico de las mujeres rurales pobres. Para ello, se examinan los elementos conceptuales y de política que surgen del enfoque territorial del desarrollo y del enfoque de género, en una perspectiva de articulación entre ambos que contribuirá a extraer aprendizajes y recomendaciones de política pública. Se trata de proponer un enfoque alternativo que permita actuar en una perspectiva integral, multidisciplinaria y territorial, con el propósito de incrementar el control y la participación de las mujeres rurales pobres en procesos productivos que contribuyan a su empoderamiento y reduzcan el hambre y la pobreza. Más Información


Genera TV 

Loading Player...
Watching: ENTREVISTA - FABIOLA LEIVA | II FORO DEL
Loading...

Experiencias

Género y territorio: construyendo modelos inclusivos | Rosa Matos

El desarrollo local es un término amplio que se fundamenta en la identificación de las potencialidades propias de un territorio[1] en combinación con una visión estratégica que incluye su identidad cultural, los aspectos económicos y el género, entre otros, como componentes esenciales en la articulación de actores y procesos para la gobernanza. En este marco, el Desarrollo Económico Local promueve la colaboración entre los sectores público, privado y sociedad civil, priorizando sacar el máximo provecho a los recursos del territorio para generar riqueza y mejorar la calidad de vida de sus habitantes[2].
Leer más

Artesanas beneficiarias del proyecto de Autonomía Económica en Valverde, Republica Dominicana

Si te empiezo a decir todo lo que se hace con la fibra del banano, no termino…”, dice Renata Montesinos, una beneficiaria del proyecto Impulsando la Autonomía Económica y la participación de las mujeres en la provincia Valverde, que ejecuta el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Agencia de Desarrollo Económico Local de Valverde (ADELVA), con apoyo financiero de la Fundación Popular.

Leer más

República Dominicana. Impulsando la autonomía económica y participación de las Mujeres en Valverde.

El proyecto "Impulsando la Autonomía económica y participación de las Mujeres en la provincia de Valverde" es implementado por el PNUD y la Agencia de Desarrollo Económico Local de Valverde (ADELVA), con el fin de visibilizar y reconocer a las mujeres como agentes claves dinamizadoras y aportadas al desarrollo económico y social del territorio y a nivel nacional promoviendo contextos más igualitarios. 

La iniciativa es un piloto que servirá para sentar las bases para otros proyectos similares en otras regiones del país, y que aportará en el abordaje y cumplimiento de la nueva Agenda Global 2030 en el reconocimiento de las mujeres y la necesidad de establecer la igualdad de género de manera transversal. 

 

El proyecto tiene como objetivos

  • Mejorar los conocimientos técnicos a grupos de mujeres sobre de temas que promuevan su autonomía económica y garanticen la igualdad de género, 
  • Promover espacios de diálogo y establecer acuerdos y alianzas entre grupos de mujeres y grupos asociativos liderados por hombres, 
  • Mejorar los conocimientos de las mujeres sobre la participación ciudadana y reforzar su liderazgo. 

 

Ver Brochure

Ver Diagnóstico de la situación de las mujeres en Valverde

Ver Resumen del proyecto (Inglés)

Ver Economía local e Inclusión Social y Política de las Mujeres

 

 

Colombia. Territorios productivos y con seguridad alimentaria para una población resiliente y en paz, en ecosistemas estratégicos en el Cauca. Desarrollo económico local.

Este programa del Fondo ODS se implementará en 4 municipios del Sur del Cauca, con un gran potencial para allanar el camino hacia el progreso en el desarrollo rural. El programa tiene como objetivo crear empleo, medios de vida, una mejor nutrición y, lo más importante, la paz en el Cauca, a través de la producción agrícola sostenible de los cultivos indígenas. Los grupos destinatarios incluyen aproximadamente 1.000 familias y 20 organizaciones rurales de agricultores.

 

El enfoque:

El programa llevará a cabo actividades en la región del Cauca con los siguientes objetivos:

  • El suministro de micronutrientes para lactantes, niños menores de 5 años y las mujeres embarazadas, la desparasitación y la capacitación para el uso adecuado.

 

  • A través del diálogo social, intercultural e intersectorial. Fortalecimiento de las capacidades locales para la participación, teniendo presente el enfoque de género que le damos a nuestros proyectos, el desarrollo económico inclusivo, la seguridad alimenticia y la nutrición

 

  • Apoyo progresivo de la autonomía de la comunidad en: la seguridad alimentaria y la nutrición, la integración de acciones y conocimientos, compromisos institucionales con las organizaciones y los productores locales y regionales.

 

  • La mejora de las capacidades económicas de los pequeños agricultores mediante el fortalecimiento de los medios de vida, la producción diversificada, las cadenas de valor y el desarrollo de mercados inclusivos como medio de construcción de la paz en los territorios.

 

Ver más en la web del proyecto: SDGF

 

Ver infografía

 

 

 

 

 

 

Honduras. Fomento a la cultura y el turismo para el desarrollo económico local.

El programa del Fondo ODS tiene como objetivo reducir los niveles de pobreza de las poblaciones rurales vulnerables, incluidos los jóvenes y las mujeres, a través del desarrollo de iniciativas de turismo cultural sostenible. Del número total de beneficiarios, al menos el 60% son mujeres. El programa busca promover el desarrollo económico local. Se parte de un enfoque participativo que incorpora grupos indígenas, el sector privado, y el establecimiento de alianzas con los servicios sociales para prevenir la violencia de género.

 

Sostenimiento de la cultura y el patrimonio de las personas de Lenca

Importantes atractivos turísticos y culturales de la zona Lenca tienen un gran potencial para mejorar la situación económica de sus residentes. El patrimonio cultural incluye artesanías, fiestas y tradiciones, las artes, la comida y la medicina natural.


El programa tiene como objetivo lograr sus objetivos a través de:

  • Asegurar que las mujeres y los jóvenes de la región Lenca son el centro de todas las estrategias, promover la autonomía y la participación activa.

 

  • Desarrollo de capacidades institucionales, la gestión comunitaria de los recursos naturales y las prácticas de negocios verdes.

 

  • Fomentar la participación de los beneficiarios en los procesos de toma de decisiones, tanto del programa y de sus comunidades.

 

Ver más en la web del proyecto: SDGF

 

Ver infografía

 

 

Convocatoria a las Buenas Prácticas