pnud img

La sociedad argentina dio muestras de progresos clave para el pleno ejercicio de derechos de distintos colectivos sociales. Foto: Virginia Garcia/PNUD Argentina

 

En los últimos años, la sociedad argentina dio nuestras de progresos clave para el pleno ejercicio de derechos de distintos colectivos sociales. Sin embargo, algunos de sus miembros aún enfrentan situaciones discriminatorias en diversos ámbitos. En ciertos casos y circunstancias, su calidad de vida se puede afectar en forma dramática.

Argentina ha dado pasos muy importantes en materia de Igualdad e Identidad de Géneros. La decisión del PNUD de apoyar al Gobierno Argentino en iniciativas tendientes a incrementar el acceso a derechos de la población LGBT, responde al compromiso y convicción de fomentar políticas para el respeto por la diversidad y la no discriminación, el acceso a la salud, al trabajo decente y la inclusión de sectores sociales vulnerables, sin dejar a nadie atrás.

Las poblaciones LGBT aspiran a una atención pública igualitaria, no siempre contemplada por los sistemas de salud, educación o empleo de los países, por lo que suelen vivir en las periferias del sistema. En este sentido, se hace patente la necesidad de abrir opciones a la diversidad y promover un ejercicio pleno de los derechos a través de políticas públicas creativas y flexibles, teniendo en cuenta que la clave en el desarrollo humano son las personas.

A continuación, presentamos dos iniciativas innovadoras, en donde PNUD Argentina trabajó junto al Gobierno para avanzar en la agenda de derechos de la población LGBT. Es de destacar que, en ambas iniciativas, PNUD trabajó con el Poder Ejecutivo en todos sus niveles (nacional, provincial y municipal). En ambas experiencias se promovió la inclusión de trabajadores/as trans tanto en los consultorios como en las oficinas de empleo.

Consultorios amigables para la diversidad sexual

El acceso a la salud pública para las poblaciones LGBT ha sido siempre un camino lleno de obstáculos. La discriminación manifiesta o implícita o la falta de comprensión de sus necesidades específicas han alejado a estas poblaciones de las ventajas de un servicio de salud público y gratuito.

PNUD Argentina llevó a cabo un proyecto de implementación de Consultorios Amigables para la Diversidad Sexual (CADS). Estos son espacios que funcionan dentro de los servicios públicos de salud para brindar atención médica clínica a la población LGBT. Son gestionados por el trabajo conjunto de organizaciones sociales, programas locales de VIH y Servicios de Hospitales Públicos.

La iniciativa se basó en la conformación de un equipo mixto de trabajo entre las organizaciones de la sociedad civil (OSC) que trabajan en temas de VIH-SIDA y/o derechos sexuales, y un equipo de salud inserto en el Hospital Público.  Conoce la conformaciòn de los equipos desde aquí.

Las funciones específicas de las OSC son dar a conocer los CADS entre los grupos de la diversidad, promover su visita regular a los servicios de salud y acompañar a los integrantes de dicha población cuando accedan a la consulta.

Por su parte, el equipo de salud asumió el compromiso de brindar prestaciones tales como atención clínica, tratamiento de hormonización gratuito, asesoramiento y diagnóstico en VIH y otras ITS, apoyo psicosocial y programar tratamientos específicos a requerimiento de los pacientes.

Para llegar a esta propuesta, y en el marco del proyecto, se realizó una investigación en 11 provincias del país, destinada a conocer la experiencia LGTB en las distintas regiones de la Argentina, y profundizar el conocimiento sobre el vínculo existente entre estos colectivos y el sistema público de salud.

El resultado arrojó 3 núcleos fuertes que limitaban el acceso y la calidad de la atención de los grupos de la diversidad: el temor a revelar la orientación sexual o las prácticas sexuales; la discriminación y estigmatización; y las limitaciones profesionales e institucionales para trabajar de modo más específico con dichas poblaciones.

El camino hacia la implementación estuvo facilitado por la experiencia de las OSC con trabajo en VIH/Sida y derechos sexuales, y el apoyo de la Dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual (DSyETS) de la Nación. Los CADS se implementaron en distintas localidades de 4 provincias: San Juan, Salta, Provincia de Buenos Aires, y Santa Fe.

Los Consultorios Amigables se constituyeron como la puerta de entrada al sistema de salud, y el compromiso de los trabajadores de la salud fue siempre el de acompañar a las personas que concurrieran por todas las etapas del proceso de atención, incluyendo el enlace con las otras áreas sanitarias involucradas (servicios especializados, departamentos de análisis, etc.).

Los Consultorios Amigables constituyen un desafío importante y demuestran la capacidad del PNUD y de agencias del Sistema ONU de asociarse y generar junto a contrapartes locales una respuesta eficaz, innovadora e inclusiva para abordar integralmente una problemática que implica tanto cuestiones de acceso a la salud pública como de pleno ejercicio de derechos de parte de toda la ciudadanía.

 

pnud img

Inclusión de personas trans en el universo laboral

La población trans es una de las poblaciones más excluidas en Argentina, así como en el resto de países. Su expectativa de vida en Argentina es de alrededor de 35 años. 95% de ellas no tienen un trabajo formal y 73% no consiguió completar sus estudios secundarios. En el 79% de los casos, el trabajo sexual es la principal fuente de empleo de las personas trans, faltando opciones para poder hacer una elección, condición que alcanza al 87,8% de las personas trans con educación primaria incompleta.

Históricamente, el Estado y sus instituciones han reproducido, e inclusive profundizado, las condiciones de exclusión y vulnerabilidad extrema que afectan a la población trans.

La situación de trabajo sexual desprotegido y la estigmatización de las identidades trans colocan a esta población en una condición de exposición sistémica al ejercicio de la criminalización y la violencia institucional, particularmente, por parte de la policía. 83,3% de las personas encuestadas sufrió algún tipo de abuso policial, siendo en el 82,7% de los casos bajo la figura de detención ilegal.

El PNUD Argentina trabajó en conjunto con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, para la publicación de la “Guía de acciones para una inclusión sociolaboral de travestis, transexuales y transgéneros”. También se desarrollaron diversas acciones, continuando con el compromiso de fomentar políticas que respeten la diversidad y no discriminación y faciliten el acceso a trabajo decente e inclusión de sectores sociales vulnerables.

Algunos de los resultados más destacados de esta iniciativa son:

  • 35 talleres en los que se formaron más de 2.000 trabajadores y trabajadoras de gerencias y oficinas de empleo de todo el país.
  • 1.022 personas trans fueron incorporadas al Seguro de Capacitación y Empleo. De éstas:
  • Más del 50% participó en el Taller de Orientación Laboral.
  • El 50% realizó algún curso de formación profesional en oficios.
  • Aproximadamente el 50% realizó algún tipo de entrenamiento para el trabajo
  • El 10% realizó un emprendimiento productivo. la Secretaría de Empleo de la Nación concretó la incorporación directa de tres activistas trans a su planta técnica.

En todos estos resultados, debe destacarse el rol fundamental que ha desempeñado la articulación de acciones con diferentes niveles de gobierno y la sociedad civil. La mayoría de las personas trans incluidas fueron derivadas por ONG o redes involucradas en la temática.

La principal lección aprendida es la necesidad de conseguir el involucramiento de la población trans organizada en todas las etapas, desde el planteamiento e identificación del problema.

 

img logo

 

 

Fuente: http://www.ar.undp.org/content/argentina/es/home/presscenter/articles/2019/AgendaDerechosLGBT.html