Después de cuatro años de negociaciones, 196 delegaciones han adoptado el Acuerdo de París sobre el cambio climático en París, Francia desde del 30 de noviembre al 11 de diciembre del 2015. El acuerdo representa una oportunidad sin precedentes para mantener el planeta seguro mientras se avanza en el desarrollo humano y una fuerte señal de que los países, ricos y pobres, se han comprometido a trabajar juntos para luchar contra el cambio climático, la construcción de un mundo más resistente y equitativo para todos. Pero… desde el punto de vista de la Igualdad de Género ¿podemos ser tan optimistas?

 

 

Después de cuatro años de negociaciones, 196 delegaciones han adoptado el Acuerdo de París sobre el cambio climático en París, Francia desde del 30 de noviembre al 11 de diciembre del 2015. El acuerdo representa una oportunidad sin precedentes para mantener el planeta seguro mientras se avanza en el desarrollo humano y una fuerte señal de que los países, ricos y pobres, se han comprometido a trabajar juntos para luchar contra el cambio climático, la construcción de un mundo más resistente y equitativo para todos. Con 5 menciones directas al tema de Igualdad de Género en el Acuerdo quedan todavía retos. Las menciones se refieren a:

Reconocimientos de la propuesta del Presidente, donde se señala que el cambio climático concierne a toda la humanidad por lo que deben reconocerse obligaciones sobre los derechos humanos de poblaciones específicas, así como el derecho a la igualdad de género, empoderamiento de las mujeres y la igualdad intergeneracional.

• En la facilitación para la implementación y la conformidad (punto 103.) se insta a que el comité que se ha de constituir conforme al Art. 15, párrafo 2 del acuerdo mantenga un balance de género.

• En el Art. 7, punto 5, donde se reconoce que las acciones de adaptación deben ser dirigidas a los países, ser género –sensibles, participativas y con un enfoque de transparencia.

• En el Art. 11, Punto 2. Donde se describe el desarrollo de capacidades incluyendo que debe ser efectivo, interactivo, participativo, tener en cuenta los temas transversales y el enfoque de género.

Pero de los grandes acuerdos podemos identificar algunos de los retos más importantes para el tema de género:

• Proporcionar recursos financieros a escala a través de un nuevo objetivo colectivo de un piso de 100 mil millones de USD por año. El GCF y el FMAM seguirán desempeñando un papel importante y, en el nuevo régimen de las finanzas. En este caso, ¿Cómo se visibiliza la igualdad de género como eje principal para los desembolsos? ¿Cómo garantizamos que los recursos llegan a las pequeñas poblaciones, a mujeres indígenas…?

• Establecer un objetivo global en materia de adaptación para mejorar la capacidad de adaptación, de fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad. También acordaron presentar comunicaciones de adaptación a las prioridades, necesidades de apoyo, planes y acciones. ¿Cómo logramos que la mención al tema de género en las iniciativas de adaptación se concrete en resultados realmente centrados en potenciar la Igualdad?

• Exigir informes sobre ambas acciones y el apoyo brindado por los países para mejorar la transparencia (monitoreo, reporte y verificación). ¿Cómo damos herramientas a los países para que encuentren el sentido de incorporar el enfoque de género como una herramienta que garantice que no aumentan las brechas de género, como lo miden?

• Alentar a los países a tomar medidas sobre la conservación y mejora de los sumideros y depósitos de gases de efecto invernadero, en particular en los bosques, y para llevar a cabo actividades relacionadas con y en apoyo de REDD +. ¿Cómo logramos que las mujeres, sobre todo de comunidades indígenas tengan voz en estos procesos?

• Reconocer la importancia de abordar las pérdidas y daños asociados a los efectos adversos del cambio climático. ¿Cómo logramos generar datos desagregados y realizar análisis profundos y consecuentes sobre su relación con la Igualdad de Género?

A pesar de estas referencias y los retos que visualizamos ha habido muchos grupos, eventos que han intentado posicionar el tema de género durante la COP, veamos algunas:

1) Ausencia de «los derechos humanos» en sus partes operativas. Los grupos de la sociedad civil se han unido para apoyar los esfuerzos de México, Costa Rica y Chile por asegurar que no se pierda el texto de los derechos humanos. México ha enviado la siguiente carta a los diferentes países y la sociedad civil trabajó para la consecución de firmas: Consulta la Carta. AQUÍ.

2) El Grupo de Mujeres y Género que participa en la COP21 elaboró un documento que demanda un acuerdo climático justo y sensible, que respete y promueva los derechos humanos y la igualdad de género, garantizando el desarrollo sostenible y la integridad ambiental; que requiere un compromiso equitativo, vinculante y ambicioso en materia de mitigación conforme a los principios de las responsabilidades comunes pero diferenciadas. Dentro de sus exigencias también estuvo un paradigma energético sostenible que priorice los sistemas seguros, descentralizados y renovables que beneficien a las personas y comunidades; garantice el acceso al «financiamiento verde», y la participación pública plena, inclusiva y equitativa de hombres y mujeres en la toma de decisiones, con una mayor evaluación ex ante y periódica del impacto en los derechos humanos y la igualdad de género. VER

3) Posicionamiento de WEDO. El Grupo de Mujeres y Género se hacen una pregunta: ¿cuál es el propósito de un acuerdo climático global si no para salvar a las personas y el planeta? Vemos que el mundo quiere la esperanza, nos felicitarnos por los esfuerzos para avanzar en este proceso, a pesar de los líderes, estamos aquí para una revisión de la realidad. Este acuerdo, fundamentalmente, no se ocupa de las necesidades de los países más vulnerables, las comunidades y los pueblos del mundo. No es capaz de hacer frente a las estructuras de injusticia y desigualdad que han causado la crisis climática y mantener los contaminadores históricos a raya. VER

4) OXFAM. Indica que las catástrofes naturales afectan primero, y con más intensidad, a las comunidades más pobres. Y dado que representan el 70% de la población en pobreza extrema, son las mujeres quienes soportan la mayor carga frente a los impactos del cambio climático. Ante ello, en el marco del día temático de género en la COP21, diversos especialistas y organizaciones se reunieron para exigir que los negociadores no olviden que el acuerdo climático requiere un enfoque muy claro en género y derechos humanos. VER

El Martes 8 de diciembre de 2015, fue el Día del Género de la COP. Conoce más

1) Evento de lanzamiento del Toolkit Enfoque de Género en las Comunicaciones Nacionales, junto con el Programa Mundial de Carolina del Norte.

2) Evento: «Verificación de la realidad – como estas herramientas, la orientación, las finanzas y la cooperación en el marco de la CMNUCC para apoyar la aplicación de la política con enfoque de género sobre el terreno» Partes y expertos explorarán cómo (y cuánto) las recomendaciones de una reciente reunión del Grupo de Expertos sobre la aplicación del enfoque de género en la acción climática puede apoyar y mejorar la aplicación de las políticas y medidas en los planos regional, nacional y local. VER

3) Se desarrolló el panel «De la COP20 al mundo: Igualdad de género: un desafío ante el cambio climático y la contribución del Perú a la UNFCCC» en la COP21 en París. AQUI

Más información:

Conoce la Declaración completa: AQUI

Información desde PNUD: AQUI

 

Fotografia de: WEDO