“Según estadísticas, el 90% de las labores conocidas como trabajo doméstico son realizadas por mujeres, que reciben el nombre de amas de casa. Si no se dispone de tiempo y sí de dinero, existe una opción B: contratar a otra mujer para que realice el trabajo, la cual recibe el nombre de empleada del hogar”. Éste es uno de los testimonios que componen el documental¡Cuidado, resbala!, presentado en la pasada edición del Festival de Cine de Málaga, en el que se analiza la situación de una realidad