A partir de la década del sesenta, el Estado Chileno desarrolló programas cuyo propósito era obtener de las y los beneficiarios, una participación responsable y permanente, de manera que fuera la propia comunidad organizada quien efectuara la operación, administración y mantenimiento de los servicios de agua potable rural, una vez construidos. A diciembre de 2005, la población rural abastecida alcanza a 1.497.079 habitantes y son 1.456 los servicios de Agua Potable Rural existentes, de éstos, 149 son de carácter peri urbano y abastecen al 26% del total de los beneficiarios y beneficiarias de estos programas. De esta manera se ha realizado un significativo aporte al desarrollo social y económico de la población rural, pues las instalaciones de abastecimiento corresponden a infraestructura habilitante para la implementación de actividades productivas, comercio e instalación de nuevas viviendas, entre otros. En este contexto se sitúa el estudio de caso que muestra la exitosa experiencia desarrollada en materia de Incorporación del Enfoque de Género en el abastecimiento de Agua Potable y Saneamiento en zonas peri urbanas de Chile, cuyo interés está centrado en el hecho de representar una alternativa perfectamente viable frente a la privatización. El presente estudio se enmarca en los 143 servicios de Agua Potable Rural que tienen características de peri urbanos, cuentan conmás de 400 arranques domiciliarios cada uno, lo que suma un total de 96.711 arranques a nivel País (todos con micro medición) y una población abastecida de 483.555 personas, por lo que el impacto que tiene en la calidad de vida de las zonas rurales en un factor incuestionable. Los servicios de agua potable rural peri urbanos debieron asumir una transformación profunda en su estilo de gestión y en sus características técnicas durante los últimos diez años. Ello, debido a que se comenzaron a generar polos de desarrollo en sectores en donde hubo cambio en el uso del suelo que pasó de ser agrícola a comercial o habitacional, ya sea por migraciones poblacionales, instalaciones de industrias productivas, crecimiento del sector servicio, proyectos inmobiliarios. Es así como los propios Comités o Cooperativas de Agua Potable Rural son quienes administran, operan y mantienen su servicio (cobran las tarifas, realizan las inversiones, contratan personal administrativo y técnico). De esa forma han implementando estrategias de capacitación y en una gestión con enfoque empresarial, profesionalizando su gestión, asociándose o fusionándose para arribar a economías de escala, disminuyendo sus costos de operación y manteniendo tarifas accesibles a todos sus usuarios. -Para llevar adelante todas estas tarea, el Estado ha desarrollado alianzas estratégicas con diferentes servicios públicos que intervienen en este ámbito, tales como, el Servicio Nacional de Capacitación (SENCE), Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC), Departamento De Cooperativas del Ministerio de Economía, Dirección General de Aguas (DGA) o el Ministerio de Salud, entre otros, pero es cada servicio, junto a su comunidad, quien financia y determina de manera autónoma sus prioridades.

Razón para destacar esta experiencia:

Generación de políticas de inclusión de las mujeres las que han fomentado de manera directa la distribución equitativa en los cargos de responsabilidad en las organizaciones. Se podría decir que un programa de abastecimiento de agua que incorpore el enfoque de género como este buscará dar mejor respuesta a las diferentes necesidades y demandas de hombres y mujeres, dinamizar los procesos para la toma de decisiones y lograr un mayor compromiso de todos y todas en la implementación, funcionamiento y mantenimiento de los servicios de agua, así como en el cuidado de la salud de la familia y la comunidad.

Organización:
Programa de Agua Potable Rural, Ministerio de Obras Publicas. Chile

Contacto:
Denisse Charpentier C. Trabajadora Social

País:
Chile

Correo:
[email protected];[email protected]

 

descargar