Teniendo como justificación el Curso impartido por el PNUD-Colombia y el Área Regional de Género del PNUD sobre género y gestión del riesgo de desastres en el marco del Convenio firmado entre ambas instancias, varias alumnas del curso eligieron como proyecto final el incorporar la perspectiva de igualdad de género en el proceso que apoyan como Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, y en concreto: «Proyectar una distribución equitativa de los ingreso obtenidos a través de las compensaciones económicas como herramienta de inversión en la toma de decisiones de la unidad familiar, basado en la productividad y en la implementación de políticas de equidad de género entre los habitantes de ZAVA». La Unidad a través del denominado Proceso Galeras estableció los actos administrativos que se requieren para la ejecución de componentes sociales y económicos como son las COMPENSACIONES ECONOMICAS dentro del proceso de reasentamiento.Las Compensaciones, son los instrumentos adoptados para mitigar y compensar los impactos que se puedan generar por el reasentamiento de las personas, teniendo en cuenta su grado de vulnerabilidad social y el uso que estén dando sus bienes y la situación económica y productiva de la unidad; las mismas incluyen un componente social y un componente económico.

Como resultado de este trabajo el proceso llevado a cabo garantiza que todas las herramientas utilizadas incluyen una perspectiva de género desde el documento principal de la experiencia, como las siguientes herramientas: Formato de historia socio familiar; formato de composición familiar; formato de puntaje y caracterización económica de unidades económicas y lotes; acta de visita de seguimiento a unidades económicas reasentadas y el acta compromiso de inversión de recursos provenientes del pago de las compensaciones.

Razón para destacar esta experiencia:

La experiencia es destacable en cuanto a la perspectiva de género ya que su enfoque está orientado a las relaciones intrafamiliares y a la distribución equitativa del ingreso dentro de las mismas, fortaleciendo la posición de las mujeres y su acceso a los beneficios del proyecto y haciéndolas partícipes de la toma de decisiones.

Necesidades:

Las necesidades están basadas en diagnósticos de la zona: . Persistente y creciente carga de la pobreza sobre la mujer; • Acceso desigual e inadecuado a la educación y capacitación; • Acceso desigual e inapropiado a los servicios sanitarios y afines; • Violencia contra las mujeres; • Efectos de los conflictos armados y de otra clase sobre las mujeres; • Desigualdad en las estructuras políticas y económicas, en todas las formas de actividad productiva y en el acceso a los recursos; • Disparidad entre mujeres y hombres en el ejercicio del poder y la toma de decisiones en todos los niveles de autoridad; • Mecanismos insuficientes para promover la superación de la mujer; • Inadecuada promoción y protección de los derechos humanos de la mujer; • Estereotipos sobre la mujer y desigualdad en su acceso y participación en todos los sistemas de información, en especial los medios masivos de comunicación; • Desigualdades en materia de género, en el manejo de los recursos naturales y la protección del medio ambiente; • Persistente discriminación y violación de los derechos de las niñas.

Precondiciones:

Como regla general y según análisis efectuado por el Proceso Galeras, frente al pago de las compensaciones, es recurrente que las proyecciones de gasto o de inversión definidas, en la mayoría de las veces no incluyen las necesidades de las mujeres, como componente primordial de un proceso de activación económica. Las relaciones de género entre las unidades familiares que habitan la ZAVA del Volcán Galeras, derivan de los modos en que las culturas asignan las funciones y responsabilidades distintas a la mujer y al hombre. Ello determina diversas formas de acceder a los recursos financieros y materiales y a su vez a la toma de decisiones frente a la tierra y al ingreso de recursos. Sus implicaciones en la vida cotidiana son múltiples y se manifiestan por ejemplo, en la división del trabajo doméstico y extra-doméstico, en las responsabilidades familiares, en el campo de la educación, en las oportunidades de promoción profesional, en las instancias ejecutivas y en los procesos productivos adoptados para hombre y mujer.

Logros:

Con la implementación del proyecto elaborado en el marco del curso y aplicado a la realidad se logró incorporar la perspectiva de género en las herramientas utilizadas para la concesión de compesaciones por reasentamiento, beneficiando a las mujeres y mejorando su posición social, así como el reparto más igualitario en la toma de decisiones dentro de las familias. Para ello se atendía a los siguientes resultados: • Distribución del ingreso entre mujeres y de hombres, frente a los proyectos desarrollados. • Inclusión de hombre y mujer como un todo frente a la toma de decisiones • Dar prioridad a los deseos y necesidades de superación mediante una contribución económica para mujeres y de hombres; ene forma equitativa. • Productividad con enfoque de género familiar. • Crecimiento patrimonial y económico del núcleo familiar • Distribución equitativa de los recursos financieros dentro de una reactivación económica y productiva. • Incremento en el ingreso familiar. • Proyección de plan de vida de los usuarios de la ZAVA, del Volcán Galeras.

¿Cómo se logró?:

El proyecto se ejecutó en un primer ensayo, con la participación activa de cinco (5 ) núcleos familiares que habían iniciado su proyecto de vida basado en la productividad de sus predios, mediante la implementación de una granja integral adjunta a los predios de reasentamiento, que incluye cría de especies menores y siembra de terrenos en papa maíz y frijol entre otros y demás productos que se dan en la región. A partir de esta experiencia y con los resultados obtenidos se proyectó la implementación del método a toda la población ZAVA que recibe las ayudas denominadas compensaciones económicas, hasta cubrir la totalidad de la población en la vigencia 2013. El proceso esta siendo direccionado a obtener igualdad entre hombres y mujeres en materia de distribución de recursos y acceso a las oportunidades de la vida económica y social, lográndose un consenso acerca del vínculo fundamental entre la temática de género y el desarrollo sostenible. El direccionamiento estratégico frente al pago de cada compensación, establece metas y tácticas individuales, sin romper lazos del tejido social de los núcleos familiares involucrados en el proceso de reasentamiento, sino más bien concreta la independencia productiva para asegurar la igualdad entre hombres y mujeres en materia de distribución de recursos y acceso a las oportunidades de la vida económica, productiva y social, a través de un consenso entre la temática de género y el desarrollo sostenible.

¿Quiénes lo hicieron posible?:

El personal técnico del Proyecto de Proceso Galeras de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres a través del curso de formación.

Fortalezas y debilidades:

La principal fortaleza es que es un proceso constante y asumido por una entidad gubernamental. de las debilidades detectadas es que a nivel central no se asuman las herramientas como una herramienta de trabajo o no se repliquen en otras experiencias, o que no quede institucionalizado y no se tome en cuenta si cambia el personal técnico.

¿Qué aprendimos?:

Que es posible la integración de la perspectiva de género en un proyecto ya en marcha y que aborda temas delicados como es el otorgamiento de compensaciones, siempre y cuando el personal encargado asuma la perspectiva de igualdad de género como un enfoque central en su trabajo. Que los cursos de formación que tengan un componente práctico pueden tener mayores impactos.

Organización:
Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres

Contacto:
ELSY MELO MAYA; LILIAN PALACIOS MOLINA; JOHANA VANESA CORAL ALVARADO; SOCORRO CASTILLO CHAMORRO Y ROSA MARIA BURGOS

País:
Colombia

Correo:
[email protected]

 

descargar

descargar

descargar

descargar

descargar

 

descargar