Créditos: PNUD

El 25 de noviembre, Día Internacional para la Erradicación de la violencia contra las mujeres y en el inicio de los 16 días de activismo, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), se unieron a la campaña #PintaElMundoDeNaranja para poner #finalaviolencia contra las niñas y las mujeres, y llevaron a cabo la Fiesta de la Sororidad, en la que a través del arte, las mujeres alzaron su voz contra la violencia de género.

La Fiesta de la Sororidad se realizó con el apoyo de Cadejo Brewing Company, en Santa Ana, San Miguel y San Salvador. El objetivo de la iniciativa era reivindicar los derechos de la mujer en los espacios públicos, así como sensibilizar y generar conciencia entre las y los clientes, personal y empresarios de los restaurantes, para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres.

En la sede de San Salvador, se llevó a cabo la inauguración del evento, con la participación de la Representante Residente del PNUD, Georgiana Braga Orillard; el jefe adjunto de la misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Salvador Gutiérrez; el gerente general de Cadejo, David Falkenstein, y la artista e integrante de la Colectiva Amorales, Keyla Cáceres, junto a otras artistas nacionales.

“La violencia contra las mujeres afecta diversos ámbitos de la vida familiar y social, con consecuencias en la productividad y el desarrollo de sociedades inclusivas y sostenibles en todo el mundo. No podemos hablar de desarrollo si no pensamos en erradicar la violencia contra las mujeres», destacó la Representante del PNUD. Al mismo tiempo, destacó la importancia de los 16 días de activismo para detener la violencia de género (del 25 de noviembre al 10 de diciembre), “teniendo muy presente que 7 de cada 10 mujeres experimentan violencia a lo largo de su vida”.

En el evento se destacó la disponibilidad de la empresa y su apertura para la realización de la actividad, que contribuye a generar espacios de esparcimiento en los que se reivindiquen los derechos de las mujeres y las masculinidades positivas, eliminando estereotipos. Además, destacaron que las mujeres merecen espacios públicos y privados seguros, libres de acoso y violencia.

“Consideramos que este evento y otros esfuerzos similares son el inicio de un camino para convertir los centros de esparcimiento en lugares seguros para las mujeres, que promuevan la igualdad de género, combatan el acoso y el abuso y generen espacios seguros para todas las personas”, enfatizó

“No podemos normalizar la violencia. Les invitamos a sumarnos para que las mujeres puedan estar ene spacios seguros” y sensibilizando a más población para detener la violencia de género y reivindicar los derechos de las mujeres

Este día se reivindica a nivel mundial el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia, ya que se ha reconocido históricamente la existencia de relaciones de poder entre hombres y mujeres desiguales, que han impedido el desarrollo de las mujeres manteniéndolas en condiciones de subordinación por medio de la violencia.

Los hombres juegan un papel indispensable para la eliminación de todo acto que genere un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres en los ámbitos públicos y privados, el cambio de paradigmas en las relaciones entre hombres y mujeres hacia una vida en igualdad efectiva en el día a día, es una lucha constante que debe librarse si queremos cambios reales en El Salvador y esta misión tan importante es la que convocó  éste día de recordar estas luchas y unirnos para hacer realidad una vida libre de violencia para las mujeres.

En el caso de feminicidios, violencia sexual y otros delitos recogidos en la Ley Integral para una vida libre de violencia, en El Salvador, durante primer semestre del 2021 se reportaron al menos 60 feminicidios y 11 suicidios feminicidas por inducción o ayuda lo que significa un aumento de un 34% respecto del mismo período del año anterior (53 casos) según datos de la Fiscalía General de la República. No son solo estadísticas, detrás de cada cifra hay vidas truncadas.

Es indispensables que toda la sociedad salvadoreña se una para la eliminación de todas las formas de violencia hacia las niñas, las adolescentes, las mujeres adultas y adultas mayores y que los actores sociales como es la empresa privada se sumen a desarrollar nuevas masculinidades incidiendo en el cambio de una relación desigual entre hombres y mujeres, de esta manera todas alzamos la voz recordando que “vivas nos queremos”, “ni una menos”, “no es no”, “lo normal es la igualdad” y que “queremos niñas no madres”.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 llama a eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, por lo que, con esta actividad, los organizadores también buscan incidir para que a futuro otros espacios privados también se sumen a iniciativas que garanticen seguridad para las mujeres, promuevan la igualdad de género, eliminen la publicidad sexista y organicen otras iniciativas similares.

Lograr la igualdad de género al 2030 requiere adoptar medidas urgentes para eliminar las causas profundas de la discriminación que sigue restringiendo los derechos de las mujeres, tanto en la esfera pública como privada.