12 Abril 2021
Por PNUD Brasil

La Agencia Espacial Brasileña (AEB) y el PNUD establecieron una alianza en un proyecto de cooperación técnica internacional para incrementar el desarrollo del programa espacial del país. Entre las acciones previstas, hay actividades educativas en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas (STEAM), fomentando el interés por carreras en el sector aeroespacial, especialmente por parte de mujeres y niñas.


La alianza, firmada en diciembre del 2020, con proyección a cuatro años, tiene inversiones de R $ 17,7 millones y pretende ampliar las actividades del Centro Vocacional Tecnológico Espacial Brasileño (CVT-E), ubicado en Parnamirim (Estado de Rio Grande do Norte).

Inaugurado en 2017, el CVT-Espacial realiza actividades tecnológicas y educativas, centrándose en la difusión del conocimiento científico y tecnológico en el área espacial. Anualmente, atiende a más de 1,500 estudiantes de escuelas públicas en los municipios del estado. También forma personal técnico y docente, estudiantes universitarios y otros profesionales.

“CVT-Espacial ha tenido, los últimos años, un impacto muy grande en la vida de los jóvenes que han pasado por allí y que decidieron seguir una carrera en el sector aeroespacial”, dice el presidente de AEB, Carlos Moura, enfatizando que el enfoque ahora será estimular la participación de mujeres y niñas. 

El proyecto firmado con el PNUD prevé mapear las tecnologías educativas disponibles para la educación a distancia; desarrollar metodologías para acciones de divulgación científica en las escuelas; y formular lineamientos para la incorporación de estos insumos por parte de las escuelas públicas. Otras acciones incluyen expandir el desempeño de la Agencia Espacial Brasileña en las áreas STEAM de las escuelas primarias y secundarias, con el objetivo de alentar a los estudiantes a seguir carreras en el área espacial.

El proyecto desarrollará acciones para atraer a las niñas a carreras de ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas, alentando a las que ya han elegido estas áreas a persistir. Los datos del Dieese (Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socio-Económicos) de 2017 señalan que las mujeres representaban sólo el 13,7% del total de trabajadores de la industria aeroespacial brasileña.

“Históricamente, la participación de las mujeres en las ciencias exactas es de menor que la de los hombres, debido al papel que se les atribuye en la sociedad, lo que significa que no todas son capaces de desarrollar una carrera de manera más continua”, dice Moura.

AEB ya ha desarrollado acciones en el campo de la educación, incluyendo la creación de redes educativas, olimpiadas del conocimiento, desafíos científicos y nuevas tecnologías. En 2019 se capacitaron en el país 3.619 estudiantes y 1.728 docentes, desde el nivel básico hasta el superior.

“Es necesario incrementar la escala de esfuerzos, inspirándose en la experiencia internacional y ampliar el enfoque en el fortalecimiento de la participación femenina. La idea es lograr que el sector cuente con la mano de obra y los conocimientos que necesita hoy y necesitará en el futuro ”, dijo el coordinador de la Unidad de Desarrollo Socioeconómico Inclusivo del PNUD Brasil, Cristiano Prado.

Para las organizaciones asociadas, se debe fomentar el interés en el sector aeroespacial desde la niñez y la adolescencia. “En las actividades educativas que realiza AEB, encontramos que la afinidad por las temáticas del espacio no se limita a un género establece diferencia de género. Los niños fluyen indistintamente”, explica Moura.

El proyecto debe estructurar un programa para el desarrollo de competencias espaciales, que se articulará en conjunto con el Ministerio de Educación, con el fin de insertarse en el currículo de la escuela secundaria. 

La Agencia Brasileña de Cooperación, vinculada al Ministerio de Relaciones Exteriores, monitoreará las acciones resultantes del proyecto. 

En la opinión de Prado, desde el PNUD Brasil, el nivel de desarrollo y la autonomía tecnológica de un país están directamente relacionados con su crecimiento económico y social. “Los últimos años, el papel de la exploración espacial como inductor del desarrollo tecnológico de vanguardia en varias cadenas productivas se ha vuelto cada vez más relevante, capaz de generar rendimientos crecientes para los países”.

Las tecnologías espaciales se adoptan en actividades militares, en telecomunicaciones, en levantamientos y prospección de recursos naturales, en el monitoreo de cambios en el medio ambiente, en el monitoreo de fronteras y costas marinas, en meteorología y en la predicción del tiempo y el clima, en el combate de desastres naturales, entre otros.

“A través de los instrumentos, metodologías desarrolladas y conocimientos acumulados por las dos organizaciones, el PNUD contribuirá a que AEB fortalezca su desempeño con la industria nacional y la sociedad en general, ampliando la gobernanza, fortaleciendo el marco regulatorio, desarrollando habilidades y contribuyendo al desarrollo nacional”, concluye Prado.

 

 

Temática Agenda 2030