Créditos: PNUD

“Nos hemos venido capacitando frente al manejo de nuestros cultivos, hemos cambiado algunas prácticas que le hacían daño a nuestras tierras”: Delma Díaz, de Cereté.

 

Bogotá D. C., 8 de marzo de 2022 -MADS-. Trescientas mujeres de 18 departamentos participaron de los Diálogos Climáticos de Colombia, cuyos resultados serán la base para la construcción de la hoja de ruta del Plan de Acción de Género y Cambio Climático que el país ejecutará al año 2030.

Así lo informó hoy, en el Día Internacional de la Mujer, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Participaron de estos espacios mujeres de Amazonas, Caquetá, Guaviare, Guainía, Vaupés, Putumayo, Meta, Sucre, Córdoba, Bolívar, La Guajira, Nariño, Cundinamarca, zona rural de Bogotá, Tolima, Huila, Boyacá y Caldas. Sus aportes fortalecerán este plan que forma parte de la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), hoja de ruta mediante la cual el país avanza hacia sus metas ambientales.

El ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, indicó que este plan garantizará que cada acción de mitigación y adaptación de cara a los próximos 10 años integre de forma efectiva el enfoque de género.

“Este año presentaremos la hoja de ruta y tendremos un piloto en Córdoba, que nos permitirá conocer mucho mejor el poder de las mujeres como actores sociales fundamentales en el cumplimiento de nuestras metas, un poder que ya está demostrado, pero que ahora podremos vincular de una forma más concreta a las estrategias”, afirmó el ministro Correa.

“Estos diálogos realizados con mujeres del país, con el apoyo de la iniciativa Promesa Climática del PNUD, son un mecanismo para acelerar la lucha en contra del cambio climático, porque buscan articular las propuestas de las mujeres como agentes de cambio con la institucionalidad ambiental del país”, destacó Sara Ferrer, representante Residente de PNUD Colombia.

 

El 52 % de la población

Jessica Pinilla Orozco, experta en Género y consultora de la Cooperación Alemana para el Desarrollo GIZ en Colombia, manifestó que en el país las mujeres son mayoría, representan el 52 % de la población y dijo que todos los municipios tienen algún riesgo de vulnerabilidad al cambio climático. “Las mujeres desempeñan principalmente roles tradicionales, establecidos culturalmente y que les imponen la mayor parte de la carga de las tareas de economía del cuidado”, explicó.

Agregó que, al estar a cargo de las labores de cuidado no remuneradas, las mujeres carecen de seguridad social y autonomía económica, quedando más expuestas a las afectaciones del cambio climático: “Ellas tienen experiencias y conocimientos únicos e indispensables relacionados con la seguridad alimentaria, la económica circular y la conservación de la biodiversidad, entre otros, para lograr resiliencia climática”.

 

Hacia la resiliencia socio-ecológica

A su turno, Juan Andrés Casas, punto focal de Género y Cambio Climático del Minambiente, sostuvo que la hoja de ruta busca priorizar las propuestas para desarrollar procesos particulares que permitan alimentar las diferentes estrategias, los insumos que se pueden reconocer y las necesidades que se tienen frente a la gestión de conocimiento y cambio climático, “todo con el fin de lograr una participación efectiva, plena y sustantiva que permita proponer un país más igualitario con miras a la resiliencia socio-ecológica”.

 

Experiencia de éxito en Córdoba

Hay un proceso que viene llevándose a cabo y que genera lineamientos de implementación de lo que será el Plan de Acción de Enfoque de Género.

Tiene que ver con 50 mujeres de la Asociación de Mujeres Campesinas Emprendedoras de Rabolargo (Amcer), en Cereté, Córdoba, quienes implementan medidas de adaptación en la cadena de maíz y han incorporado prácticas sostenibles como el uso de fertilizantes adecuados y el asocio con el cultivo del fríjol.

Ellas han obtenido resultados en el rendimiento de sus cultivos, pero además están interesadas en fortalecer su organización y demostrar que como mujeres pueden actuar frente a los desafíos del cambio climático en su rol de cuidadoras, administradoras y cultivadoras.

“Nos hemos venido capacitando frente al manejo de nuestros cultivos, hemos cambiado algunas prácticas que le hacían daño a nuestras tierras, y estamos involucrando a la juventud para que nos ayude a conservar nuestro territorio, y que sea consciente de que todos debemos actuar y desde todas partes frente a esa realidad del clima”, dijo Delma Díaz, líder de Amcer.

 

Lo hicieron posible

Los diálogos fueron liderados por la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, Adaptado y Resiliente del Minambiente, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el marco de su iniciativa Promesa Climática, GIZ con su proyecto ‘Apoyo al cumplimiento de las metas climáticas de Colombia, ProNDC’. Además, contó con la participación de las organizaciones Asociación Nacional de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas de Colombia, Trenzadas Somos Más y la Mesa de Incidencia Política de las Mujeres Rurales de Colombia.

La sistematización de los diálogos ‘Las Mujeres de Colombia en la Gestión del Cambio Climático’ estará disponible para consulta en la página web del Minambiente en las próximas semanas: https://www.minambiente.gov.co/.

https://www.co.undp.org/content/colombia/es/home/presscenter/articles/2022/03/trescientas-mujeres-de-18-departamentos-se-fortalecen-en-gestion.html